Hacienda

Anuario Ripe 2019


Conozca las economías que tendrán un mejor desempeño este año

La balanza comercial del Inegi revela que las exportaciones este año suman más de US$$450.000 millones

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

La llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México ha hecho que los inversionistas y la economía en general esté prevenida ante la transformación que trae consigo sus políticas de Estado, cuestionadas por diversos analistas y entidades.

Carlos Serrano, economista en jefe de Bbva en México, aseguró durante su intervención en la Cumbre de Negocios del Imef que “si no se cambia el rumbo y no se reanudan los farmaouts (asociaciones), podemos llegar a perder el grado de inversión, no ahora, pero sí en los próximos tres o cuatro años, simplemente porque no hay el espacio fiscal para que este apoyo venga por parte del Gobierno”.

Una de las alertas más recientes la dio la Cepal. En su último informe de proyecciones económicas, destacó que en 2019 la economía mexicana no registrará crecimiento. Ese 0% en la variación del PIB mexicano que reveló la Cepal, es para muchos analistas un estado de “recesión técnica”. Esto lo confirmó el último Sistema de Indicadores Cíclicos divulgado por el Inegi, confirmando un estancamiento de la economía hasta el tercer trimestre.

Esta es la razón por la que el mayor reto de México en 2020 será empezar a crecer después de un ciclo de estancamiento, que llevó a agencias como Moody’s a recortar su pronóstico de crecimiento para este país de 0,5% a 0,2% en 2019, y de 1,5% a 1,3% para el próximo año, alegando dos factores sensibles para la economía: el descenso en el consumo privado y en la inversión. De hecho, esta agencia mantuvo en “negativa” la perspectiva de calificación. “La formulación de políticas inconsistentes y los mensajes contradictorios están socavando la confianza de los inversionistas y las perspectivas económicas a medio plazo”, explicó la agencia en un informe.

Tanto el Fondo Monetario Internacional como la Cepal tienen proyectado que el PIB de México crecerá 1,3%, mientras que el Banco Mundial es mucho más optimista y fija esa cifra en 1,6%.

Giovanni Reyes, profesor investigador Universidad el Rosario, resaltó que “desde 2002 la economía mexicana no ha tenido un desempeño arriba del promedio latinoamericano, ubicándose por debajo o en la línea del promedio de la región”, y agregó que este no ha sido de los países que baja su tasa de la pobreza como ha ocurrido en Brasil, en Chile, Argentina o Ecuador. “México no baja tanto como se esperaría la situación de la pobreza, de manera que el crecimiento económico no está teniendo tanto impacto como se espera, en jalonar la situación del empleo”, agregó.

A pesar de los esfuerzos de López Obrador de reunirse con los empresarios más destacados de su país, como Carlos Slim, la inversión privada no aumenta y a eso se suma la estrategia de austeridad pública. No obstante, la Cepal aseguró que se empezaron a hacer los correctivos a finales de este año con las acciones para apoyar la economía del gobierno (US$ 24.250 millones) y el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado (US$ 42.951 millones).

“Estamos en un nuevo régimen, es una cuarta transformación y se ha llamado así porque es un cambio estructural”, dijo Patricia Galeana, embajadora de México en Colombia. Y agregó: “esto ha llevado a que haya reticencia entre algunos sectores, por lo que habíamos tenido en nuestro país, se había vuelto a concentrar el poder y la riqueza, pero el gobierno actual dice que debemos ver la situación de los más desposeídos porque si no, no se puede hablar de que haya un avance en un país”.

Por otro lado, Henry Murraín, director ejecutivo de Corpovisionarios, explicó que"la narrativa política en la región se ha reducido al debate de los que en el último siglo se ha denominado derecha e izquierda y estamos oscilando de un lado a otro, generando un hastió por el contrario, y afirmó que "se deben buscar marcos filosóficos que vayan más allá de eso, porque hacen daño".

Los factores que frenaron el crecimiento este año

Uno de los principales problemas que enfrenta el gobierno es la creación de empleos y la inversión

Entorno Global

El entorno económico global poco dinámico por causa de la guerra comercial le ha abierto las puertas de México con EE.UU. (aumentando sus exportaciones), pero al mismo tiempo se cerraron en otros temas como el retraso en la aprobación del T-MEC.

Recortes

Se ha impedido el inicio de algunas obras de infraestructura pública clave. Además, bajo el lema de austeridad del Gobierno se han recortado cerca de US$215 millones a las entidades como la Fiscalía, el Instituto Nacional Electoral y la Comisión Nacional de Derechos.

Baja Inversión

La llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México y la implementación de sus políticas ha disgustado a los inversionistas privados que han decidido pausar o disminuir su inversión en los proyectos del país.

Caída de empleos

En noviembre, según el Instituto Mexicano del Seguro Social, se crearon tan solo 76.228 empleos formales, una caída de 25% frente al año pasado y la cifra más baja registrada en el décimo mes del año desde hace más de una década.

Informalidad

La informalidad de México es una de las más altas de la región, pues en 2018 alcanzó 56,6% y en el tercer trimestre de este año la cifra está en 56,4%. En general, el país tiene una tasa de desocupación de 3,6%, es decir, 2,1 millones de personas no tienen empleo.

Aeropuerto costará US$3.637 millones

La construcción del Aeropuerto de Santa Lucía que se ubicará en el municipio de Zumpango, estado de México, será la solución para la congestión aeronáutica que enfrenta actualmente el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

En total, el proyecto necesitará una inversión que asciende a US$3.637 millones, con los que se contempla la construcción de la terminal, dos pistas y las vías.

Para esta obra, el gobierno mexicano ha destinado para 2019 un presupuesto de US$775,6 millones.

Pemex prepara nueva refinería

La Refinería de Dos Bocas será el séptimo complejo refinador de combustibles de Petróleos Mexicanos (Pemex) con el que buscan hacer que el país tenga mayor autosuficiencia energética.

La planta que estará ubicada en el Paraíso, Tabasco, y tendrá 566 hectáreas, 93 tanques y esferas de almacenamiento, podrá procesar 340.000 barriles de crudo pesado diarios, con 17 plantas.

En total, el gobierno busca hacer una inversión cercana a los US$8.273 millones, pero para este año se destinaron US$2,5 millones.