Laboral

Anuario Ripe 2018


El tema de las pensiones es el mayor desafío pensional en la región. Por eso, LR le trae este Anuario Ripe con datos como el número de cotizantes por país, los regímenes que funcionan en cada nación y cómo se realizan las asesorías.

Empleados pueden elegir estar en el público colpensiones o en los fondos privados.

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

A pesar de que Colombia cuenta en la actualidad con 23,1 millones de trabajadores ocupados, la informalidad es tan elevada que solo unos 8,5 millones cotizan al sistema general de pensiones, es decir, 36,7% del total de los empleados. Pero el problema no acaba ahí pues la cobertura del sistema es tan baja que se estima que únicamente logran acceder a una mesada pensional una de cada cuatro personas en edad de pensión, es decir, por encima de 57 años para las mujeres y de 62 para los hombres.

En total, existen alrededor de 1,4 millones de pensionados que en su gran mayoría reciben entre uno y dos salarios mínimos al mes. De este modo, la cobertura de la protección a la vejez apenas cubre a alrededor de 25% del total de la población pensionable del país, una cifra muy alejada de las que manejan países como Bolivia, Argentina o Uruguay, que tienen a los adultos mayores más protegidos de la región, con tasas por encima de 80% y 90%.

Además, la cobertura es más baja en los grupos más vulnerables de la sociedad como es el caso de las mujeres quienes tienen una menor conexión con el mercado de trabajo formal a lo largo de su vida; los trabajadores asalariados que perciben ingresos más bajos en su etapa laboral; los que realizan sus funciones como independientes; o los que están vinculados con empresas de un menor tamaño.

En Colombia, para construir el ahorro para la vejez durante la vida laboral, los trabajadores deben elegir entre dos opciones del sistema general de pensiones: estar en el Régimen de Prima Media (RPM), que es administrado por Colpensiones o en el Régimen de Ahorro Individual Solidario (Rais), que está compuesto por las Administradoras Privadas de Fondos de Pensión (AFP) como Porvenir, Protección, Colfondos y Old Mutual.

De acuerdo con los datos divulgados por la Superintendencia Financiera, a septiembre de este año, Colpensiones registró un total de 6,6 millones de afiliados, de los que solo 2,2 millones eran cotizantes; del otro lado, los fondos privados del Rais amontonaron un total de 15,3 millones de personas donde 6,2 millones de ellas cotizaban. Además, el número de vinculados al programa Beps, que es un mecanismo para ayudar a aquellos trabajadores que no alcanzan a cotizar lo suficiente, fue de 1,1 millones, de los cuales 30,7% eran hombres y 69,3% mujeres.

LOS CONTRASTES

  • Jorge Llano Directo de Estudios Económicos de Asofondos

    “El régimen privado le conviene a la mayoría de los trabajadores porque ahí es más fácil pensionarse”.

  • Jorge Humberto BoteroPresidente de Fasecolda

    “La alta informalidad es fatal para el sistema. Si no se toman medidas, vamos a tener muchos ancianos en la pobreza en 20 años”.

Respecto al número de pensionados, el sistema general cuenta actualmente con más de 1,4 millones: 1,3 millones pertenecen al RPM y el Rais tiene a otros 147.721. No obstante, no hay que olvidar a los jubilados a través de los diferentes regímenes especiales como es el caso del Fopep (Fondo de Pensiones Públicas a Nivel Nacional), el Fondo de Prestaciones Sociales del Magisterio (Fomag), entidades territoriales, Fuerzas Militares y Policía o los beneficiarios de los regímenes en transición pensional (a partir de la Ley 100 de 1993).

Antes de elegir a qué fondo de los dos conviene a cada trabajador mantener el dinero que va acumulando a lo largo de la vida laboral, las personas deben asesorarse sobre las diferencias más relevantes que existen entre los dos regímenes pues cada uno cuenta con unos requisitos diferentes para acceder a la mesada pensional.

En Colpensiones, que es el sistema público que reemplazó al desaparecido Instituto de Seguros Sociales (ISS), el capital se encuentra en un fondo de naturaleza común que está constituido por los aportes de todos los afiliados. Para acceder a la jubilación en este régimen, el trabajador debe cumplir de manera obligatoria dos condiciones: alcanzar la edad (62 hombres - 57 mujeres) y completar 1.300 semanas cotizadas a lo largo de su vida laboral, es decir, aproximadamente 26 años de trabajo.

En este caso, el monto de la pensión se calcula a partir de un porcentaje sobre el ingreso de los últimos 10 años del trabajador. Es por ello que muchas personas deciden trasladarse al final de la etapa laboral. Y en el caso de que un afiliado no complete, por ejemplo, las semanas necesarias, este podrá acceder a una indemnización sustitutiva que corresponde a los aportes realizados durante la vida laboral actualizados al Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Al contrario, en los fondos privados donde el rey es Porvenir, con 57,6% de la participación, seguido de Protección, que acapara 29,6%; Colfondos, con 12,2%; y Old Mutual, con 0,7%, los trabajadores no tienen ningún tipo de requisitos en términos de tiempo para poder pensionarse. En el Rais, las personas podrán acceder a su jubilación una vez consigan acumular en su cuenta de ahorro individual el capital suficiente que les permita obtener una pensión superior a 110% del salario mínimo legal mensual vigente que vendrá determinado por los aportes voluntarios que realice y los rendimientos obtenidos por los fondos.

Además, en el régimen privado también se tiene la posibilidad de escoger diferentes portafolios de inversión como son el conservador, el moderado y el de mayor riesgo según los objetivos, edad y perfil de riesgo de cada afiliado. Al 30 de septiembre de 2018, el total de los recursos administrados por los diferentes tipos de Fondos de Pensiones Obligatorias, los fondos de pensiones voluntarias, los fondos de cesantías, y los fondos de reservas de pensiones del Régimen de Prima Media ascendieron a $277,59 billones.

Igualmente, si al final de la etapa laboral tampoco cumple con los requisitos para obtener una pensión en el Rais se tiene acceso a una devolución de saldos que incluirá los aportes realizados en los años más los rendimientos generados, que históricamente han sido más altos que la inflación.

Por último, para trasladarse de un régimen de pensión a otro hay que tener en cuenta que se puede hacer cada cinco años y que la última vez que un trabajador puede efectuar este cambio es una vez falten 10 años para cumplir la edad de jubilación. En ese sentido, según datos de la Superfinanciera, destaca que a septiembre se habían efectuado hasta 131.182 traslados de las AFP a Colpensiones mientras que al revés la cifra solo llegaba a 9.518.
Además, la entidad reportó que entre los mismos fondos privados se habían dado otros 149.773 traslados hasta esa fecha.