Entre el 1 de abril y el 24 de septiembre, lapso de la pandemia, los mayores solicitantes han sido los sectores de servicios y comercio

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

La Superintendencia de Sociedades entregó un balance sobre las solicitudes de insolvencia que ha recibido durante el año, que ya ascienden a 852. El superintendente Juan Pablo Liévano destacó que, del total, 624 se dieron durante el 1 de abril y 24 de septiembre, lo que quiere decir que, durante la pandemia, cada día, 3,5 empresas pidieron acogerse a la ley 1116, al decreto 772 o al decreto 560.

Aunque la crisis tuvo impacto en todas las compañías, sin importar el tamaño, la entidad reveló que las pequeñas y medianas son las que han tenido el mayor deterioro patrimonial por cuenta de la crisis. Además, entre abril y septiembre, la mayor cantidad de solicitudes son por cuenta de los sectores servicios y comercio, que entre las dos suman más del 50% peticiones, pues son los que menos pudieron operar o recuperar ventas por las medidas de cuarentena.
Así las cosas, servicios concentra 206 solicitudes; le sigue comercio con 146; manufactura con 85; construcción con 73; agricultura con 30 y minería con 12 pedidos.

Si se mira el inventario por sectores acumulado al primer semestre, la tendencia se mantiene. De 3.055 procesos, 819 son de servicios, 718 de comercio, 578 de manufactura, 351 de construcción, 210 de agricultura y 57 de minas, para un total de 2.733 empresas.

“La insolvencia tiene un periodo de incubación entre seis y 18 meses. Si se tiene eso en cuenta, los aumentos en solicitudes se darán todo este año y en 2021. Ya lo estamos viendo. Veníamos de 70 solicitudes mensuales en promedio durante el primer trimestre. En el segundo se mantuvieron. En julio empezamos a ver 120 solicitudes y no ha bajados. Creemos que así va a continuar seguramente durante el tercer trimestre”, expresó Liévano.

Reflejo de lo anterior es que durante el primer semestre la entidad recibió un total de 452 solicitudes, 22% menos que en 2019, esto explicado por el buen comportamiento de la economía antes de que se dieran las medidas de aislamiento. Sin embargo, el efecto del covid empezó a notarse en junio cuando se registraron 124 peticiones, luego en julio fueron 135 y agosto cerró con 164. En abril y mayo solo fueron 64 y 36, respectivamente.

Los cálculos que ha hecho la superintendencia es que si el PIB cae en -7,7%, 38% de las empresas van a estar en riesgo de insolvencia. Debido a esto, el superintendente, resaltó las medidas que ha tomado el Gobierno para mantener la caja y ayudar al pago de nóminas y primas.

“Considero que las ayudas del Gobierno en créditos, subsidios y normas han ayudado a las empresas a mejorar su situación financiera, evitando que haya un mayor número que llegue a procesos de insolvencia”, afirmó Liévano.
Si se mira las ciudades que lideran las solicitudes desde abril a septiembre, Bogotá está en el primer lugar de la lista con 305, es decir, casi 50% del total. Le sigue Medellín con 113, Cali con 71, Bucaramanga con 70, Barranquilla con 25, Manizales y Cartagena con 20.

Las 624 solicitudes presentadas durante la pandemia representan activos por más de $6,7 billones, pasivos por $4,97 billones y más de 27.000 puestos de trabajo.

Según Liévano, del total, 95% de las solicitudes se han estudiado y 49% han sido admitidas. Una de las principales razones por las que se rechaza una petición es porque las empresas no presentan la información completa o dentro del tiempo estipulado.

Para liquidación se registraron 136 peticiones que representan una pérdida de 2.070 empleos.