Aerolínea tenía 35 destinos en el territorio, de los cuales 27 eran sociales y cinco comerciales. Dejaron de mover 379.555 pasajeros

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

El Servicio Aéreo a Territorios Nacionales (Satena) está listo para volar una vez el Gobierno lo permita. Entre tanto, concentra sus esfuerzos en el ahorro de costos y gastos, con el objetivo de que las tarifas no sufran grandes afectaciones y se pueda mantener el aporte social a las regiones.

El Brigadier General Luis Carlos Córdoba Avendaño, presidente de la empresa, indicó que requieren apoyo en lo que respecta a medidas de liquidez inmediatas y buscarán jugar un rol activo en la recuperación económica y conectividad en el país en la pospandemia.

¿Cuántos pasajeros han dejado de transportar en el tiempo de cuarentena?
Se han dejado de transportar 379.555 pasajeros desde que inició la cuarentena hasta la fecha, de acuerdo con las proyecciones que se realizaron a principio de año a la Junta Directiva.

¿Cómo piensan recuperarse del impacto por el covid-19?
La empresa ha venido enfocando sus esfuerzos en el ahorro de costos y gastos, con políticas de austeridad como la renegociación de sus obligaciones con proveedores nacionales y extranjeros, optimización de los servicios de mantenimiento de aeronaves y la depuración de contratos que no sean relevantes en el escenario de reactivación del sector.

Estas estrategias permitirán que, al momento de volver a operar, se puedan nivelar los costos y gastos operacionales con el ingreso esperado, de manera que las tarifas no sufran grandes afectaciones y se pueda mantener el aporte social a las regiones sin incrementar los precios, ya que tenemos claro que el poder adquisitivo de nuestros clientes está resentido por la pandemia.

Los pronósticos de diferentes organizaciones indican que el mercado doméstico será el primero en recuperarse ¿Satena apostaría por abrir más destinos y rutas a nivel nacional?
De momento no se contemplan abrir nuevos destinos o rutas hasta tanto no se haya estabilizado el mercado doméstico, pero en la medida que el Gobierno requiera la apertura de algún destino o ruta en particular para favorecer la conectividad del país, Satena estará a disposición y hará todos los esfuerzos necesarios para cumplir con la misión social que le fue encomendada.

Las aerolíneas piden ayuda al Gobierno, ¿Satena está dentro de ese paquete de ayudas o por ser del Estado tendría un trato diferente?
Satena, como activo estratégico del Gobierno, viene presentando un flujo de caja negativo por la suspensión de sus operaciones comerciales regulares. Por su carácter social y dependencia estatal, si Satena no recibe apoyo de parte del Gobierno en estos momentos de crisis que vive el sector, esto tendría un impacto muy grave para la aerolínea en el corto plazo, lo que también afectaría considerablemente la conectividad y el desarrollo de las regiones.

Dadas estas consideraciones y entendiendo que la empresa, al igual que todo el sector, requiere con apremio apoyo en lo que respecta a medidas de liquidez inmediata, Satena le ha solicitado al Gobierno ser incluida dentro de las medidas y alivios que han sido anunciados.

¿Qué posible vuelo piloto realizará Satena?
El único vuelo piloto autorizado es el que conectará las ciudades de Bucaramanga y Cúcuta, ruta que no representa un atractivo comercial para la operación de Satena que está enfocado en otras regiones del país.

En caso que no se contemplen dentro del plan piloto los aeropuertos de Bogotá y Medellín, para la empresa sería muy difícil participar en los vuelos piloto dado que la operación de la compañía está centralizada en el aeropuerto El Dorado y el aeropuerto Enrique Olaya Herrera, en Medellín.

Los protocolos de bioseguridad están listos, ¿una vez entren a operar con qué porcentaje de capacidad sería?
Evaluando el escenario de afectación que ha tenido la aerolínea por el covid-19 durante los meses de marzo, abril, mayo, junio y julio, los análisis tanto de la Aeronáutica Civil, como de Iata indican que la capacidad del sector y los ingresos de las aerolíneas se irán recuperando en forma gradual iniciando con 20% de la capacidad que se tenía antes. Al finalizar el año, se tendría una capacidad de 45%.