Esta semana Tostao’ se acogió al decreto 560. En el sector de alojamiento y servicios de alimentación hay ocho solicitudes

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

La cuarentena ha traído consigo el cierre de más de un establecimiento y dificultades en el flujo de caja para la mayoría de las empresas. Según la Superintendencia de Sociedades, durante el aislamiento, se han presentado 135 solicitudes para procesos de insolvencia, de las cuáles ocho corresponden al sector de alojamiento y servicios de comida.

La más reciente fue la cadena de café Tostao’, que reveló esta semana que el pasado 26 de junio radicó ante la Superintendencia su solicitud para ser admitida en un proceso de negociación de emergencia para un acuerdo de reorganización, regulado por el Decreto 560 de 2020.

La compañía, dirigida por Helder Jacinto, sostuvo que el objetivo que tiene con el proceso de negociación “es pagar íntegramente el pasivo de la compañía”, que ha enfrentado problemas de liquidez por la coyuntura, y que continúa manteniendo la nómina de cerca de 3.200 personas.

“Las empresas de nuestro gremio ya están cerrando, el caso de Tostao’ debería verse como un intento de subsistencia, porque realmente en nuestro sector 40% resolvió no volver a abrir”, dijo Guillermo Henrique Gómez París, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodrés), quien señaló que el pago de los arriendos ha sido la principal dificultad para que estas empresas sigan en pie.

LOS CONTRASTES

  • Guillermo Henrique Gómez ParísPresidente ejecutivo de Acodrés

    “El mercado lee la reorganización como una quiebra, y no es así. Es un paso para evitar el cierre definitivo, antes es muy afortunado que existan negocios gastronómicos que puedan apelar a ella”.

Cifras de la Supersociedades revelaron que en lo que va del año se han presentado 82 solicitudes para empresas dedicadas a actividades de alojamiento y servicios de comidas, de las cuales 74 se presentaron entre enero y marzo, y según indicó el superintendente de Sociedades, Juan Pablo Liévano, durante un debate de control político el pasado 9 de junio, en los últimos dos meses la entidad recibió otras ocho solicitudes en este subsector.

Del total de empresas que se han acogido a estos procesos en la cuarentena, 108 se han presentado para procesos de organización y 27 para liquidación. Según la Supersociedades, en el sector de servicios se concentra la mayoría de las peticiones, pues 44 empresas (32,6% del total de los procesos) hacen parte de este tipo de compañías.

Las empresas dedicadas a las actividades de comercio , con 30,4% de las solicitudes, componen el segundo grupo; seguidas por manufactura (13,3% de las peticiones), construcción, con 11,9% de las solicitudes de insolvencia; agricultura con 7,4% y 4,4% para personas naturales no comerciantes.

Por ubicación, Bogotá concentra el grueso de los pedidos de insolvencia, pues 80 de las solicitudes se presentaron en la capital. Medellín le sigue con 21, Cali con 14, Barranquilla con seis, Manizales con cinco y Cartagena con cinco.

Además del decreto 560, que se apoya en las condiciones de la cuarentena, y de la Ley 1116 de 2006, ahora las empresas también cuentan con el Decreto 772, expedido el 3 de junio, que establece un proceso abreviado, el cual puede resolverse en tres meses.

“En Colombia el mayor número de empresas que se presentan a reorganización son pequeñas y medianas empresas, esto significará que las e que ahora se acojan quedarán en procesos abreviados”, explicó Juan Carlos Urazan, gerente general de Urazan Abogados.

De las Mipyme, 10% cerró definitivamente
Una encuesta que realizó la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) a 2.397 pequeños y medianos empresarios reveló que una de cada diez empresas (10% de las Mipyme encuestadas) cerró sus operaciones definitivamente a raíz de la pandemia. Además, 52% de las compañías indicó que tuvo que cerrar de forma temporal, solo 22% continuó operando parcialmente y 14% declaró que continuaron trabajando de forma normal durante el aislamiento. Según el reporte, 77,5% de las compañías no ha solicitado ayuda al Gobierno; 11,3% dijo que las solicitó, pero le fueron negadas y 6,3% de las empresas aún está pendiente de respuesta.