.
CONSTRUCCIÓN

“Nuestro sueño con emprendimientos es ser el Amazon del sector de la construcción”

viernes, 26 de marzo de 2021

Conconcreto hace parte del consorcio que construye Hidroituango y su presidente espera que en 2022 se entreguen dos turbinas

Daniela Morales Soler - dmorales@larepublica.com.co

A pesar de los cierres generados por la pandemia, sectores como la construcción fueron capaces de continuar operando el año pasado. Juan Luis Aristizábal, presidente de Conconcreto, evaluó en Inside LR el impacto de la crisis y reveló sus planes de innovación para 2021.

¿Cuáles fueron los resultados financieros de la empresa en el año pasado en medio de la pandemia?
Los resultados fueron interesantes. La pandemia tuvo un impacto, pero superamos los retos con hitos muy importantes. El primero es que la industria de la construcción es prioritaria, nosotros regresamos a todos los proyectos a partir de abril de 2020 y para julio ya teníamos el 98% de los proyectos en operación. El proyecto Hidroituango nunca tuvo suspensión.

Entonces nos tocó aprender de todos los protocolos y participar en su creación para que se reactivara la industria. El segundo fue preservar la caja y la liquidez para poder operar en un mundo incierto. La compañía tenía unas reservas importantes, cerramos el año con $80.000 millones de reserva, pese a haber cumplido con todas las obligaciones. También, como muchos sectores, pensamos en cambiar el perfil de la deuda porque había mucha incertidumbre, este año es un poco más claro el panorama.

Alcanzamos una negociación con los nueve bancos que nos apoyan, reperfilamos la deuda de $538.000 millones a cinco años con ningún tipo de amortización de capital en el 2021. Eso quiere decir que este año tenemos reservas, un perfil de deudas que nos permite concentrarnos en el negocio.

Tuvimos unos resultados interesantes, utilidad neta de $23.500 millones, que corresponde a 4% del volumen de facturación. Ese es un indicador destacable para una empresa del sector de la construcción a nivel global. Además, la utilidad bruta fue de $82.000 millones, una ganancia operacional de $54.900 millones, el margen bruto fue de 14,32%, que también es destacable. En general nuestros indicadores fueron buenos, solo que hubo una disminución del volumen de ventas, especialmente porque muchos proyectos fueron mucho más lento por la pandemia y se retrasaron.

Además de eso lo más importante fue que logramos consolidar a través de una estrategia comercial el backlog, lo más importante para una compañía de construcción. Cerramos el año con $2,5 billones de backlog y hoy estamos cerca de los $2,9 billones. Eso nos da tranquilidad de operación en los próximos dos o tres años y porque estamos cosechando todo lo que hemos hecho en términos de transformación de la compañía y enfoque en nichos de mercado en los últimos dos años. En general, el 2020 fue un año incierto, de retos. Creemos que los números no son muy altos, aunque conseguimos consolidar la empresa para prepararse para la nueva realidad después de la pandemia.

Ustedes están en varios negocios ¿cómo participó cada uno de ellos?
La compañía tuvo una transformación en términos de negocios. El sector de construcción y edificación tuvo una disminución porque nadie está invirtiendo en este momento en ampliación de plantas. Nuestro portafolio se volcó mucho hacia infraestructuras, lo cual es muy bueno.

En general entre 55% y 60% de nuestro negocio son de infraestructura, en este momento 87% de nuestro backlog está en infraestructura y solo 13% en negocios de construcción o edificación que tienen que ver con vivienda, oficinas, bodegas y centros comerciales. Es cambio es interesante porque estamos dando un buen piso a la compañía en término de infraestructura y una vez se reactive la construcción e inversión privada podremos incrementar aún más el backlog.

También hemos consolidado la apertura de nuevos mercados, específicamente en Estados Unidos, en el sur de la Florida que está aportando también.

Hoy estamos en 80% infraestructura y 20% construcción y obviamente preservamos nuestro fondo inmobiliario Pactia donde tenemos cerca de 38% conjuntamente con Grupo Argos y Protección que son los tres inversionistas del fondo. Este negocio también se ha defendido muy bien en términos de ocupación y arrendamiento. Los resultados son superiores a los de otros fondos de inversión latinoamericanos.

Cómo va el proceso de desinversión ¿qué cifras hay y qué se hará este año?Estamos en un proceso de inversión en activos estratégicos y desinversión en activos no estratégicos. El año pasado invertimos $70.000 millones en activos estratégicos, especialmente en la vía Bogotá-Girardot, en negocios de vivienda y en la concesión de doble calzada de Oriente que estaba en proceso de estructuración y cierre de licitación y requería algunas inversiones.

En términos de desinversión estamos vendiendo algunos activos para bajar el endeudamiento de la compañía, que es razonable hoy, pero en vista de la caída en ingresos y venta, la administración y la Junta Directiva han recomendado tener un menor endeudamiento y vender algunos activos. Estamos en proceso de venta de algunos terrenos e inversiones. Hemos ido saliendo de ellas poco a poco y nos estamos centrando en las concesiones que tenemos en curso en vivienda, en apertura en Estados Unidos y en negocios de construcción que es nuestro core business.

Tras la firma de la App en Antioquia de la doble calzada de Oriente, ¿Conconcreto está trabajando en más asociaciones de este tipo o en presentar alguno?
Estamos en un proceso en que estamos trabajando en concesiones maduras como Bogotá - Girardot. A través de la ley de App estamos promoviendo algunas concesiones que consideramos que tienen un alto potencial en el mediano y largo plazo en Colombia.

Nos interesan mucho aquellas vías de acceso a ciudades capitales que se convierten en autopistas urbanas. Este es el caso de la doble calzada de Oriente que es la continuación de la calzada del Alto de las Palmas en Medellín hasta el valle de San Nicolás, que está muy cerca al aeropuerto de Rionegro. Pensamos que esta es una concesión hoy que va a tener crecimiento en tráfico en el mediano y largo plazo por el efecto de atender el aeropuerto, Es una vía alterna doble calzada de velocidad promedio de 80 kilómetros para llegar al aeropuerto.

Estamos trabajando también en la IP Ruta del Agua que es la terminación de la doble calzada entre Medellín y Bogotá, donde solamente falta el tramo entre Santuario y el Río Magdalena y el tramo entre Villeta y Guaduas. Con eso se completaría la doble calzada entre Bogotá y Medellín que es quizá una de las vías más importantes del país, además de la vía Bogotá - Buenaventura que atiende el puerto más importante. Siempre estamos buscando iniciativas privadas en corredores que tengan proyección, incremento de tráfico en el largo plazo. También estamos atentos a todas las iniciativas públicas de la ANI, entre esas la Ruta del Sol II.

Estamos pendientes a lo que pase en este proyecto y en todas las concesiones de quinta generación que está sacando en este momento a licitación la Agencia. Estamos muy optimistas con el desarrollo del negocio de la construcción que va apalancar la reactivación de la economía de Colombia y creemos que en los próximos meses y en un par de años va a ver muchísimas oportunidades de construcción especialmente en infraestructura en Colombia.

Con respecto a las licitaciones de obras 5G ¿cuáles son los avances que ha mostrado la empresa y cuáles son las que más le gustan?
Nuestra prioridad es estar en corredores que conectan ciudades capitales sobre todos los accesos de las grandes ciudades del país y en aquellos corredores que mueven la economía y el turismo. Para nosotros es estratégico el corredor Medellín - Bogotá, el corredor Bogotá - Buenaventura y el corredor central que viene desde el sur del país y llega hasta la costa atlántica, entre ellos está la Ruta del Sol. Por eso tenemos interés en la Ruta del Sol y en la IP Ruta del Agua. Hay otras concesiones que estaremos mirando y si cumplen los requisitos de tener mínimo riesgo comercial y tráficos incrementales en paralelo al PIB allí estaremos presentes.

¿Ruta del Sol II será este año?
Ruta del Sol II está en proceso de licitación en este momento, también está pendiente Ruta del Sol I, la conexión entre Villeta y Guaduas, que queda faltando un tramo corto para poder conectar toda la salida desde Bogotá hasta el río Magdalena. Eso está un poquito más retrasado, pero también estamos interesados en él. Obviamente hemos estado mirando la malla vial del Valle y hemos estado mirando otras concesiones que han salido o están en proceso de salir a licitación.

¿En qué otros grandes proyectos están trabajando en Colombia? ¿Tienen planes en construcciones como oficinas, bodegas, hoteles u otros fuera de vías?
A nosotros estratégicamente nos interesa el desarrollo de la capacidad logística del país, sobre todo en la zona de puertos en todos los puertos de Colombia y la logística de llegada a las grandes ciudades capitales. Pensamos que con la transformación de los hábitos de consumo de los colombianos y de la población global la logística va a requerir un altísimo número de inversiones para modernizar y atender las nuevas demandas del comercio electrónico.

Hemos sido líderes en los últimos 5 o 6 años en el desarrollo de centros de distribución hechos a la medida tenemos en las tecnologías muy avanzadas en términos de fabricación y entrega de espacios que sean modernos y dotados con todas las necesidades para las logísticas modernas terminamos proyectos dentro de unos plazos récord de seis u ocho meses para hacer grandes superficies de centros de almacenamiento y ya tenemos toda la experiencia fundamental. Un hito de innovación que ha desarrollado Conconcreto en términos de prefabricación y en términos de la utilización de BIM para hacer rápidamente estos proyectos. Estamos concentrados en infraestructura, pero vemos un potencial de vivienda importante.

Terminamos un proyecto que se llama L16 el segundo proyecto certificado con la norma Casa Colombia de sostenibilidad este es completamente biosostenible, tiene generación de energía solar, reciclaje de aguas, nueva tecnología donde a través de la domótica se coordina todo lo que es seguridad del edificio y accesos. El edificio además es prefabricado y cumple con todas las normas del standard en términos de ser bioclimático. Estamos sacando un nuevo edificio cuyo concepto se desarrolló a través de un estudio de mercado enfocado en hábitos de vivienda y hábitos de utilización.

Estamos convencidos de que la sostenibilidad debe medirse en términos del impacto durante la construcción más el impacto durante la operación del edificio que son más o menos 40 años. Durante la vida útil del activo se invierte casi lo mismo en opex que en capex por eso a través de todas estas transformaciones que estamos haciendo orientados en la sostenibilidad. En oficinas vemos un reto interesante, tenemos dos hitos importantes Uno de ellos es Buró 4.0 un edificio que se construyó en Medellín para arriendo a través del fondo inmobiliario Pactia que se entregó antes de la pandemia. En la medida en que los activos sean sostenibles y tengan las mejores tecnologías hemos visto que hay una alta demanda en el mercado, pero con un alto contenido de sostenibilidad de construcciones que sean amigables con el medio ambiente y de eficiencia en términos de conectividad.

En proyectos de vivienda invertimos unas cifras razonables, pero no muy altas. Las inversiones no superan los $20.000 millones en vivienda y estamos siendo selectivos.

Con respecto a Ruta del Sol II, ¿irían solos o han visto otras compañías? ¿Eso mostraría que la sombra de Odebrecht está cada vez más desdibujada?
Yo creo que es un capítulo que ya pasó en la economía colombiana y sobre todo la infraestructura, es mejor cerrar ese capítulo. Hoy tenemos el reto de terminar el corredor en el centro del país que conecta al sur con el norte porque es una vía muy importante para la competitividad de la economía. Estamos interesados en ese proyecto. La estrategia es diversificar y tener riesgos distribuidos en varios proyectos. Hoy podríamos tener la capacidad para estar en un proyecto de esta magnitud para estar solos, pero es mucho riesgo para una compañía del tamaño de Conconcreto. Siempre estamos buscando alianzas porque pensamos que a través de las alianzas se genera valor para el consumidor final y para el Estado, porque le damos el conocimiento y la experiencia acumulada de empresas en un solo proyecto. Hoy estamos abiertos a alianzas, vamos a tener con seguridad un socio en la Ruta del Sol, tenemos hoy acuerdos de confidencialidad y memorandos de entendimiento con compañías para estudiar muchos proyectos.

Con la creación del fondo de inversión en Estados Unidos ¿qué proyectos esperan realizar en este país?
Nosotros tenemos una filial en Panamá que tiene más de 20 años y continúa muy activa, desde esta atendemos los mercados de Centroamérica y el norte del continente. Recientemente constituimos una filial en Estados Unidos que es Conconcreto LLC y a través de ella estamos desarrollando el mercado en construcción, fondos inmobiliarios y el área de diseño e ingeniería. En este momento estamos exportando conocimiento, es decir diseños arquitectónicos, estructurales y técnicos, también de lo que es sostenibilidad. Todo eso con un valor agregado que es la integración de diseños utilizando la tecnología BIM que se está convirtiendo en el estándar global. Nosotros fuimos a Estados Unidos un poco para explorar el mercado y entender cómo estaba evolucionando la utilización de tecnologías y nos encontramos con que somos una compañía muy avanzada en el manejo del estándar BIM. Estamos bastante satisfechos del nivel de avances que tiene con concreto en su área de ingeniería de diseño digital que cuenta hoy con 140 ingenieros. Hoy tenemos 18 contratos de diseño en Estados Unidos y estamos exportando. Este año exportaremos entre $3 y $4 millones en servicio de conocimiento. Tenemos una filial de Conconcreto LLC qué se dedica a la ejecución de proyectos de construcción.

Hace pocos días adquirieron parte del emprendimiento Glasst ¿planean más inversiones en empresas este año?

Somos una compañía emprendedora. En vez de utilizar el capital de riesgo, estamos desarrollando internamente emprendimientos. Nosotros apoyamos algunos externos como el caso de Glasst, un emprendimiento con alto impacto en la construcción. Este gremio es responsable de más de la mitad del plástico de un solo uso. Dentro de nuestro componente de responsabilidad social empresarial queremos ayudar a minimizar el uso del plástico de un solo uso y esto se hace a través de Glasst que con innovación está haciendo materiales biodegradables. Nosotros vemos en este emprendedor un altísimo contenido de innovación y sostenibilidad.

En el caso de Azimut que se dedica a la eficiencia energética allí tenemos una participación del 50%. La empresa está lanzando una plataforma que por medio de internet de las cosas está ayudando a las personas que utilizan activos inmobiliarios obtener eficiencia en el uso de energía eléctrica y calórica

también estamos trabajando en otro emprendimiento que se llama Bimbau, una plataforma que está jugando contando a través de BIM y un ecosistema digital todo lo que son diseñadores constructores y operadores de activos inmobiliarios. En esta plataforma, que estamos intentando convertir en un estándar abierto, las compañías van a poder poner en formato BIM todos sus productos para que los diseñadores tomen los elementos de la librería los pongan en sus diseños. Los objetos vienen con información de ,operación y mantenimiento y se puede armar rápidamente un presupuesto y hasta un programa de obra. Desde allí se puede hacer el aprovisionamiento. Hoy estamos en el trabajo de hacerla bilingüe y tener moneda extranjera para que un proveedor de otros países puede vender sus productos en Colombia.

Para mí este es el proyecto de mayor impacto en el sector de la construcción y es un aporte de la empresa al sector de la construcción. Estamos abiertos a inversionistas y aliados hemos trabajado arduamente e hicimos todo el trabajo de originadores de la idea, apoyarlos con capital de riesgo y estamos en el proceso hacer un espino para salir al mercado y convertirlo en 1 de alto crecimiento y alta valorización.

Nosotros tenemos un ecosistema de innovación esos son ejemplos que ya están en el mercado, pero tenemos un portafolio de ideas que se están estudiando muy relacionadas con el negocio de la construcción y la digitalización del negocio.

¿Con Bimbau buscan ser el Amazon de la construcción?
Es nuestro sueño, queremos llegar allá con temas relacionados a logística en la construcción. Una cosa genial es que tiene el aprovisionamiento de urgencias, un gran reto.

El Tribunal Administrativo de Antioquia no aceptó a inicios de mes la demanda de EPM contra los contratistas de Hidroituango ¿qué sabe al respecto del proceso y han trabajado de nuevo las partes en alguna conciliación voluntaria con EPM?

Nuestro foco está en la ejecución del proyecto y en entregar la generación que requiere Ituango en el año 2022. El consorcio, los interventores, los diseñadores y EPM, que es nuestro cliente, estamos concentrados en sacar adelante el proyecto y minimizar los riesgos que todavía quedan aún en la casa de máquinas, de estabilizar la estructura 100%. Estamos avanzando para entregar en el 2022 dos turbinas generando. Estamos avanzando satisfactoriamente. En términos de todas las diferencias entre las partes, porque realmente lo que hay diferencia entre EPM y los contratistas, nosotros tenemos pactada una cláusula arbitral y estamos recurriendo a un tribunal internacional para dirimir las diferencias entre las partes porque nuestro socio mayoritario es Camargo Correa de Brasil. Por eso estamos invocando un tribunal internacional. Entonces EPM obviamente está en todo su derecho de recurrir al tribunal administrativo, pero nosotros tenemos pactado una cláusula y estamos recurriendo a un tribunal de arbitramento.

La justicia tiene que avanzar. Nosotros somos conscientes de que tenemos que atender todos los procesos de nuestro cliente, pero tenemos la absoluta tranquilidad de que hicimos bien las cosas, cumplimos con todas nuestras obligaciones.

Una demanda en este país, y sobre todo en la justicia ordinaria, se puede tardar 10 12 o 14 años. Nosotros estamos recorriendo un tribunal que probablemente emita un fallo en alrededor de un año y medio a dos años. Queremos demostrarle al país y a nuestro cliente y a todas las personas que han escuchado distintas versiones de la noticia que estamos dispuestos a salir rápidamente en dos años, porque tenemos la tranquilidad de que cumplimos con todas nuestras obligaciones contractuales. Nos estamos sometiendo una justicia más acelerada que va a revisar al detalle el caso.

Lo único que podría aclarar la diferencia entre las partes y el consorcio de EPM es el tribunal de arbitramento que está pactado nuestro contrato.

¿Cómo ha avanzado el arbitraje internacional requerido por ustedes frente a este proceso y qué esperan? ¿Han afectado en algo los problemas de alta gerencia que se han presentado en la empresa?
Estamos dispuestos a tener canales abiertos con la gerente actual, con el gerente anterior y con los que vengan para solucionar los conflictos. Lo más importante es que el compromiso de todos nosotros debe ser sacar adelante Hidroituango. Después lo que pase, que cualquier contratista tiene hasta 2 años después de firmar el Acta de entrega para establecer mecanismos de solución de controversias entre las partes. Ese es nuestro convencimiento, ustedes saben que no es el caso de nuestra contraparte, pero al igual estamos atendiendo todas las eventualidades que se presenten, estamos atendiendo todos los requerimientos de la justicia colombiana y de todos los entes de control porque siempre hemos sido abiertos y transparentes en nuestros procesos.

¿Qué ha pasado con la imputación por responsabilidad fiscal de la Contraloría a la empresa por el caso de Hidroituango? ¿Cuál es su postura?
Nosotros ya respondimos a la demanda de la Contraloría donde interpusieron un recurso de reposición algunas de las personas investigadas. El proceso en este momento está avanzando pero nuestra parte ya está resuelta.

Con respecto a su galardón por ser líderes en construcción sostenible ¿cuáles son los pasos que ha dado la empresa hacia este tema?
La industria de la construcción es una de las más improductivas del mundo. Las compañías más eficientes tienen niveles de productividad que no superan 65% y estoy hablando de compañías globales. Hay pérdidas de productividad por normas, por falta de diseños, por retrasos de cadena abastecimiento, por clima y por impactos sociales como el ruido. Esta compañía está focalizada en la productividad. Nuestro objetivo es entregar a tiempo y dentro del presupuesto las obras de nuestros clientes y lo hemos hecho en los últimos cinco años en 1.5 billones en Nogal. Cuando uno entrega a tiempo y dentro del presupuesto está minimizando los desperdicios y los impactos en el medio ambiente. Entonces no hablamos en dinero, pero creemos que el tiempo es la variable más importante porque tiene un alto impacto en el resultado del proyecto y en la sostenibilidad.

En términos de sostenibilidad y responsabilidad con el medio ambiente Somos unos convencidos de que todo lo que hacemos debe tener en mente trazabilidad y huella de carbono. Trazabilidad porque en 20 años y 40 años los usuarios de nuestros inmuebles y nuestra infraestructura nos van a juzgar por la forma en la que la construimos hoy. Si no utilizamos elementos como fachadas que no haya que pintar todos los años, elementos con un mínimo mantenimiento y optimizamos el consumo energía y agua, reciclamos agua, generamos energía solar, los edificios que no tengan eso hoy van a ser castigados duramente en el futuro.

Además de eso también hay citas de grandes economistas en el mundo que dicen que en los próximos 10 años van a desaparecer 40% de las empresas y solo aquellas que estén pensando en lo que realmente quiere el consumidor y en la innovación y digitalización van a sobrevivir. Por eso estamos pensando hoy en el cambio climático y el impacto en el medio ambiente, por eso vamos a empezar a usar vehículos eléctricos, a consumir alimentos que no vengan envueltos en plásticos y vivir en viviendas construidas sosteniblemente.

Si no nosotros como constructora no lo empezamos a hacer nos vamos a morir en los próximos 10 años, porque algún competidor lo va a empezar a hacer es una convicción con el medio ambiente y con la responsabilidad económica que tiene esta compañía que es la sostenibilidad en el largo plazo. Estamos cumpliendo este años 60 años de vida y esperamos estar vivos 60 más. En los próximos nos vamos a concentrar en la productividad y la transformación digital del sector, así como la sostenibilidad y el mínimo impacto en el medio ambiente y en el ser humano.

¿Cuáles son las expectativas de crecimiento para este año y en qué sectores?
Nosotros el crecimiento lo medimos en productividad. Obviamente estamos en un mundo capitalista, al final lo que queremos es retorno para nuestros inversionistas el retorno tiene los tres componentes: social, ambiental y económico.

Todo lo que hacemos y que tenga un impacto positivo social y ambiental estamos seguros que también tendrá un impacto positivo en el componente económico. Entonces nuestro crecimiento va a estar enfocado en cómo estamos en nichos de mercado que nos permitan aplicar estas tecnologías para entregar un mayor retorno a todos nuestros stakeholders. Esa es la concentración de todos nuestros esfuerzos.

¿Qué opina sobre la tributaria que se viene y que busca gravar más el impuesto al patrimonio?
Lo que digo es que en todas las fiestas alguien tiene que pagar por la fiesta y los platos rotos. Este gobierno ha tenido muchísimas dificultades por efectos de la pandemia, creo que ha hecho un buen trabajo en términos de proteger la vida de los colombianos.

Obviamente se impactó la economía. Además se están haciendo grandes esfuerzos, por ejemplo, vacunar a los colombianos o el subsidio a la preservación de la nómina. Alguien lo tiene que pagar. Nuestra economía es subdesarrollada y frágil y hay que pagar por todo lo que se está recibiendo hoy como beneficio la sociedad colombiana. Nosotros obviamente decimos que a los empresarios nos miran de primero y nos cobran de primeros.

En términos de impuestos a las industrias no hay mucho espacio para incrementar los impuestos. Creo que la reforma tributaria tiene que ser muy creativa para poder recaudar el dinero que necesita el país y a su vez debe ser justa y equitativa para que no se centre en unos sectores económicos. Es un balance complejo. Sólo hasta que se apruebe en el Congreso podremos saber cuál es el impacto definitivo

MÁS DE EMPRESAS

Industria 19/04/2021 Pese a que el negocio de la moda ha caído, la marroquinería tiene un mejor panorama

Estudios del sector muestran que durante el primer bimestre, el mercado de productos de cuero aumentó su producción y ventas

Construcción 19/04/2021 “En el último año hemos crecido de 40% mes a mes y esperamos crecer 10x este año”

Habi, startup del sector inmobiliario, se encuentra en tres ciudades y espera llegar a dos más este año, afirmó su presidente, Sebastián Noguera

Comercio 19/04/2021 Grupo Alsea inaugura una nueva tienda de Domino’s Pizza en Chía y ya completa 120

En su recorrido por el mercado colombiano, Domino’s ha llegado a 15 ciudades y siete municipios

MÁS EMPRESAS