Otros negocios de la empresa, con sede en Santiago, solicitaron la protección por bancarrota en mayo

Laura Fernanda Bolaños/ Bloomberg

Latam Airlines Group SA ha solicitado la protección por bancarrota en Nueva York para su negocio de Brasil, según un comunicado de la compañía, sumándose así a otras compañías aéreas de Latinoamérica que han sucumbido a la caída sin precedentes de los viajes causada por la pandemia de covid-19.

Otros negocios de la empresa, con sede en Santiago, solicitaron la protección por bancarrota en mayo. Latam es uno de los principales operadores aéreos de Brasil.

Latam también anunció que recibió una financiación adicional de deudor en posesión de US$1.300 millones de Oaktree Capital Management LP y afiliados, que está sujeta a la aprobación del tribunal. La aerolínea ya tenía compromisos financieros de deudor en posesión por más de US$900 millones.

En un comunicado emitido por la compañía (ver al final de la nota) Roberto Alvo, CEO de Latam Airlines Group, dio a conocer que este era un paso definitivo para "asegurar su continuidad operativa al asegurar el compromiso de Oaktree Capital Management y sus filiales para la financiación total del Tramo A. Esperamos que, junto con el Tramo C, será aprobado por el tribunal en las próximas semanas".

Este apoyo, para Alvo, es una demostración de confianza en el grupo empresarial aéreo y ha "permitido asegurar todos los recursos necesarios para continuar operando durante la crisis y a medida que la demanda se recupera, para completar con éxito el proceso del Capítulo 11".

Latam, la mayor aerolínea de la región, tenía un volumen de pasajeros de más de 70 millones al año y más de 300 aviones antes de que la pandemia llevara a los Gobiernos a cerrar fronteras, lo que la obligó a dejar aviones en tierra y recortar personal. La compañía dijo en junio que quería captar hasta US$2.150 millones en deuda nueva para cubrir los costes mientras se encontraba en bancarrota.

Si bien el colapso de los viajes ha perjudicado a las aerolíneas de todo el mundo, las aerolíneas latinoamericanas han sufrido un mayor impacto. Avianca Holdings SA y Grupo Aeroméxico SAB, competidoras latinoamericanas de Latam, también se han acogido al Capítulo 11 de EE.UU. para reestructurar la deuda desde que comenzó la pandemia.