RIPE:
DIARIO FINANCIERO

Despidos afectarán a 1.800 trabajadores y otros 500 quedarán en rutas internacionales. Empleados acusan a la aerolínea de “extorsionar” al Ejecutivo

Diario Financiero - Santiago

Latam Airlines pasó de tener un duro compás de espera en Argentina a tomar una medida drástica. Hace semanas que el mercado especulaba sobre la intención de la filial de adoptar decisiones radicales, sobre todo tras quedar fuera de la nómina de operaciones acogidas al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

Y finalmente ayer se mostraron las cartas: la aerolínea cesará de forma indefinida sus operaciones domésticas y mantendrá sólo cuatro rutas internacionales que serán operadas por las filiales de Chile, Perú y Brasil.

La decisión no se tomó de un día para otro. El avance del coronavirus, el mal desempeño financiero con cuatro períodos de pérdidas y los obstáculos de la regulación trasandina, se vieron agravados por la dificultad de construir acuerdos estructurales con los actores de la industria local. “No es posible visualizar un proyecto viable y sustentable en el tiempo”, dijo la aerolínea en un comunicado.

“Es una noticia lamentable, pero inevitable. Latam debe enfocarse en la transformación del grupo para adaptarse a la aviación post covid-19”, afirmó Roberto Alvo, CEO de Latam Airlines Group.

En retrospectiva, el desempeño de la filial durante la última década tuvo un crecimiento de un 30%. Si en 2009 transportó 1,9 millones de pasajeros, al cierre del año pasado fueron 2,5 millones. Pero, al compararlo con mercados más pequeños, como Chile, el rendimiento de este último es más del doble, ya que hace diez años la compañía movilizó en nuestro país a 4 millones de personas, que subieron a casi 9 millones al cierre de 2019.

En cuanto a los ingresos, la filial con sede en Buenos Aires reportó un 1,8% de los US$10.431 millones que recaudó el holding en total a diciembre de 2019.

El peso de Fernández
Una de las razones de peso que llevó a Latam Argentina a tomar la decisión fue la gestión del presidente Alberto Fernández, que ha sido restrictiva con la reanudación de la actividad aérea -fijada para el 1 de septiembre-, y además no ha dado pie a rebajas salariales para el control de gastos.

Tras anunciar la cuarentena total por la pandemia, el mandatario blindó el sector laboral con un decreto de ley que prohíbe los despidos. Esto ató de manos a la compañía, que tuvo que negociar una posible reducción salarial con sus empleados uno a uno.

Desde las redes sindicales de la Federación Internacional del Transporte, califican la acción de Latam como “extorsión contra el gobierno”. “Esto es aprovecharse de una situación crítica y pegarle al que está en el piso diciendo que fue en defensa propia”, argumentó a DF una fuente de ese sector quien dijo que se enteraron por las noticias.

Pero, de la industria desestimaron ese motivo, pues el costo de volver a operar es muy alto. “Prohibir la venta de pasajes aéreos hasta septiembre fue una locura para el mercado”, dijo un vocero.

Ahora,se espera la intervención ministerial para resolver la situación de unos 1.800 trabajadores que serán despedidos.

Perú: industria espera pronto acuerdo con autoridades
El tiempo corre para la industria aérea de Perú, que ya ha visto concretarse la salida del país de Avianca Perú, luego de que su matriz colombiana iniciara su reorganización.

Ahora, el anuncio de Latam de cesar operaciones en Argentina enciende las alarmas y refuerza el pedido que han hecho desde el sector para lograr un acuerdo.

"Vemos con mucha preocupación lo ocurrido con Latam Argentina (así como con Tame en Ecuador (...) y no deseamos tener más noticias como estas. Reiteramos nuestro pedido de urgencia en la ayuda al sector. Con más de 90 días de paralización la situación es más que critica", dijo a DF Carlos Gutiérrez, gerente general de la Asociación de Empresas de Transporte Aéreo Internacional (Aetai).

Ese acuerdo, han aseguran fuentes ligadas a las conversaciones, podría llegar esta misma semana.