En su balance anual la Supersalud señaló que Capital Salud y Medimás fueron las EPS con más quejas. Hasta el momento van tres liquidadas

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

Una sacudida a la red prestadora del servicio de la salud se vivió este año en Colombia. La Superintendencia Nacional de Salud (Supersalud) reveló en el informe final del año, los avances que se hicieron y dentro de lo que destacó está que dejan “estrenando EPS a 1,6 millones de usuarios a los que se les mejoraron las condiciones”.

Esta “estrenada” como le llama la entidad hace parte de uno de los avances que vieron en 2019, pues Fabio Aristizábal, superintendente de Salud, ordenó liquidar tres grandes EPS, (Cruz Blanca, Emdisalud y Comfacor), y otras tres más en revocatorias parciales (Medimás, Coomeva y Comparta) lo cual dejó 1,6 millones de usuarios trasladados a otras EPS sin vigilancia especial.

La mala situación financiera y la inestabilidad jurídica no fueron los únicos factores que determinaron el futuro de estas entidades, sino lo que en realidad percibían los usuarios de ellas, en tanto que, según el informe, el número de quejas en 2019 fueron 700.985, lo que significó un aumento del 16%, con respecto a 2018.

LOS CONTRASTES

  • Jaime AriasExministro de Salud

    “Ese traslado en Colombia debería ser mayor, debería ser de unos seis millones de personas que están en EPS que no están prestando un buen servicio, a otras que si lo están haciendo bien”.

  • Juan Gonzalo López CasasPresidente de Salud Total

    “Los diferentes actores del sistema entendemos que la dirección de estas actuaciones es fortalecer la habilitación financiera, la calidad y la garantía del servicio”.

Estas cifras resaltan en rojo a entidades como Medimás, Capital Salud y Saludvida, por ser las ganadoras en el régimen subsidiado, por tener mayor número de quejas, por parte de sus usuarios.

Uno de los puntos más relevantes en este tema, es que la mayor cantidad de quejas en las entidades fueron por falta de oportunidad en la asignación de citas médicas especializadas, esto tuvo un total de 152.818 quejas. Y la segunda causa, en la que más usuarios se quejaron, fue en la falta de oportunidad en la entrega de medicamentos, punto en el que la Supersalud actuó en varias situaciones particulares, a través de la ley 1940. Para el 2019, la entidad confirmó que las quejas fueron más lejos, pues recibieron 330 demandas a causa de la falta de medicamentos, que en muchos casos puso en riesgo la vida de pacientes con enfermedades complejas.

Otros factores que impulsaron la liquidación de EPS, y el cierre de algunos hospitales, y que los usuarios reflejaron en quejas y demandas fueron la falta de oportunidad en los servicios de imagenología de segundo y tercer nivel, restricción a la libre escogencia de EPS y demora en traslados de pacientes.

Para Jaime Arias, exministro de salud, estas acciones han dejado buenos resultados, pero siguen siendo pequeños. Además, afirmó que decisiones de la Procuraduría han obstaculizado los esfuerzos que ha hecho la Supersalud.

Sobre otras acciones judiciales que adelantó la entidad, en el informe se conoció que están en proceso de reactivación, 10 hospitales públicos que estaban evidentemente deteriorados, de los cuales dos ya fueron totalmente recuperados en Ibagué y Villavicencio. Para esto, la entidad afirmó que se han gestionado recursos por más de $97.000 millones.

Ante esto, Aristizábal afirmó que “haremos un esfuerzo con el Gobierno Nacional y seguiremos recuperando hospitales para mejorar la calidad del sistema. Estamos generando espacios de aclaración y conciliación de la cartera que tienen las EPS”.

Panorama de las sanciones impuestas este año por la Supersalud
Durante 2019 se impusieron 269 sanciones a diferentes EPS, IPS, y demás entidades de salud, que en total sumaron $60.000 millones. De ese total de sanciones, se conoció que el 32% fueron por fallas en la prestación de salud ($29.000 millones), el 57% por incumplimiento de obligaciones de información ($21.000 millones) y el 11% por el inadecuado flujo de recursos del sistema de salud ($9.000 millones). Durante el año, la entidad también dio a conocer que se han abierto 70 investigaciones, en contra de EPS que ponen en riesgo la vida.