Las empresas incluidas en el primer grupo a facturar de forma electrónica deben hacerlo a partir del 15 de junio

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

El próximo 15 de julio inicia la obligatoriedad de la factura electrónica en el país, una herramienta que permite mejorar la trazabilidad y seguridad de operaciones, así como disminuir costos de impresión, despacho, y almacenamiento.

Si bien entra en medio de la pandemia, Juan Manuel del Corral, presidente y cofundador del Grupo Cadena, expresó en Inside LR que la implementación de la e-factura en Colombia no tiene reversa y que es un elemento que se suma a la digitalización de las empresas, proceso que se ha acelerado con el covid-19.

¿Cómo le fue a la empresa en primer trimestre y qué proyectan para el resto del año?
Iniciamos 2020 con mucha dinámica y muchos proyectos. Los resultados en el primer trimestre fueron sobresalientes, crecimos en clientes y facturación. Desde que llegó la pandemia hemos seguido muy activos, pero nos vimos afectados porque muchos clientes tuvieron que cerrar operaciones. Estábamos creciendo por encima de 15% en los primeros tres meses, mejorando los indicadores de Ebitda y el retorno de la caja.

Para el resto del año hemos desarrollado distintos escenarios con diferentes niveles de operación. Esperamos que la situación no sea tan crítica; que la economía se levante poco a poco en la medida en que se reactivan los negocios. Lo que fue abril y mayo fue realmente duro.

¿Cuándo tendrían los volúmenes de negocio precovid?
Ya sería el próximo año. Es muy probable que en el segundo trimestre ya deberíamos estar activos al 100%. No obstante, desarrollamos nuevas oportunidades de negocio. La pandemia nos viene mostrando un camino y creemos que se va a mover vigorosamente la digitalización de procesos.

El 15 de junio el primer grupo debe empezar a facturar de manera electrónica ¿el covid frenó ese cambio y podrían presentarse demoras en la implementación del resto de las empresas?
Estamos funcionando con todas las plataformas. En conversaciones con el Ministerio de Comercio y la Dian, sentimos que la facturación electrónica es un paso que no tiene reversa, porque es un proceso que le sirve al país para la formalización de los negocios, el recaudo y la transparencia.

En lo que sí estamos muy urgidos, y el pedido al Gobierno Nacional es en la expedición de los decretos para convertir la factura electrónica en un título valor. Esto es fundamental para las empresas y generaría una buena dinámica en los negocios.

Una de las propuestas es que el Gobierno les compre facturas a las Pymes, ¿le parece una buena propuesta?
Por su puesto. Todo lo que sea para darle liquidez a las empresas es bienvenido. Lo importante es que los recursos se generen con facilidad. La factura electrónica es una herramienta maravillosa porque se hace en línea y el receptor puede comprobarla. Cuando esto sucede, se pueden conseguir inmediatamente los recursos. Sería una muy buena ayuda.

¿Por qué una factura física sí es un título valor y una electrónica no?
Son temas legales complejos. La factura electrónica venía en los gobiernos anteriores como un proceso en el Ministerio de Industria y Comercio. Allí se reglamentó, pero el tema del título valor viene a través del Código de Comercio. Este Gobierno puso la responsabilidad de la FE en el Ministerio de Hacienda y la Dian. Ya es competencia de Hacienda y no del de Comercio. Se reglamentó muy bien la implementación, se tienen las fechas y las plataformas. Estamos a la espera de que la Dian genere el título valor.

¿Cuántos clientes tiene la empresa en facturación electrónica y con cuántos piensan cerrar el año?
El número de clientes es pequeño con respecto al universo. En Colombia hay más de 1,3 millones de empresas. Se comenzó con las empresas más grandes desde finales del año pasado. Ya pasamos las 15.000 empresas que están facturando. Esperamos cerrar el año, como van las cosas, por lo menos con 20.000 clientes.

El desafió ahora son las Mipyme, que es el trabajo masivo. Tenemos sistemas muy eficientes, competitivos y a precios con los que las empresas pueden acceder.

¿Las empresas colombianas están preparadas para la factura electrónica?
Ha faltado pedagogía. Desde el primer momento, los empresarios han sentido que es un requisito, un dolor de cabeza, otra relación con el Estado. Creo que es todo lo contrario, es una herramienta eficaz para las finanzas públicas y la formalización, pero es, ante todo, una ayuda para los empresarios. Con la factura electrónica, la liquidez de las empresas tiene que cambiar sustancialmente, al igual que las afugias de los tesoreros.

¿Cuál ha sido el papel de la Dian y el Gobierno?
Al principio hubo mucha sorpresa porque cambiaron el modelo de facturación, pero ya lo implementaron y trabaja bien. La Dian instaló una plataforma gratis para las pequeñas empresas y negocios unipersonales. Los empresarios tienen esa opción o las plataformas de los diferentes proveedores. Esto no encarece la operación de las compañías, sino que en algún momento pueden ser más baratas, porque elimina muchos procesos manuales dentro de las organizaciones.

En 2019, la inversión en innovación fue de $14.000 millones ¿cuánto será este año?
Invertimos más de 5% de nuestros ingresos en innovación. Más de 25% de nuestra facturación proviene de productos nuevos desarrollados en los modelos de innovación. Durante la pandemia, desarrollamos una plataforma de e-commerce con información segura para medicamentos. Además, trabajamos en aplicaciones de inteligencia artificial que van a ayudar a automatizar procesos más eficientes en las organizaciones.

¿Cuál es el papel que jugaron en el proyecto de Metro de Bogotá?
El año pasado le presentamos a la Alcaldía de Bogotá la evaluación técnica, financiera y reputacional de cada una de las compañías que conformaban los distintos consorcios que se presentaron. Esto lo tenía que aprobar el BID, pues son los que proveen buena parte del financiamiento. Cuando ellos vieron las plataformas y la manera en que se hizo la evaluación, nos animaron a seguir desarrollando el modelo y con su apoyo pensamos lanzarnos en otros mercados. En este momento apoyamos con el análisis de los interventores del Metro.

¿Los procesos de e-commerce se ralentizarán cuando se vuelva a la “normalidad”?
El comercio tradicional no va a desaparecer, pero la gente ahora valora mucho la salud. El regreso a los métodos tradicionales no va a ser de la misma manera, ni en forma masiva. Quien ya probó el e-commerce y le funcionó y le tiene confianza, lo usará siempre. Las empresas también lo ven como una oportunidad. El que se demore en su implementación tendrá problemas hacia futuro.

EL PERFIL
Juan Manuel del Corral es presidente y cofundador del Grupo Cadena. Es ingeniero Industrial de la Universidad de Antioquia, especializado en Administración Financiera de la Universidad de Medellín, y su actividad profesional y empresarial siempre ha sido en el sector gráfico y editorial. Fue gerente de Editorial Albón S. A. durante 10 años, fue también cofundador del periódico El Mundo, miembro de su Junta Directiva y de su Consejo Editorial durante 12 años. Presidió el Consejo de Administración de la Cooperativa de Impresores. También fue concejal de la capital de Antioquia entre 1990 y 1992.