La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

Aunque la construcción es uno de los sectores que ha jalonado el crecimiento económico durante este año, representando un alza de 9,7% en el PIB del segundo trimestre, con el desplome de la torre seis del conjunto residencial Space se evidenció que el negocio tiene ciertos problemas que lo aquejan.

Sin embargo, el efecto dominó que dejó al descubierto las fallas técnicas en inmuebles en el territorio nacional no es el único obstáculo que genera una crisis de confianza en el sector. Las investigaciones a diferentes empresas de la cadena, las irregularidades en la vigilancia y el control de las constructoras, los altos precios y la especulación de una burbuja, son algunos de los obstáculos a los que los constructores deben hacer frente.

Empresas investigadas
La lista de plagas que aqueja al negocio la encabezan las 798 demandas judiciales contra varias firmas constructoras e inmobiliarias, la mayoría de ellas por la demora en la entrega del inmueble, por diferencias en el metraje comprado y el entregado, por eludir la reserva de una propiedad, y por el cobro de intereses de subrogación debido a la demora del desembolso por la entidad financiera.

Las firmas más demandadas son Davinci Construcciones, Grandes Superficies de Colombia y Marval. Además, hay seis investigaciones administrativas en curso contra este tipo de empresas, que pueden tener multas de hasta $1.200 millones.

A esto se suma que entre 2012 y 2013 un total de 10 compañías fueron multadas, principalmente por incumplimientos realizados en las piezas promocionales del proyecto y porque no suministraban información veraz y suficiente a los compradores.

De acuerdo con el Superintendente de Inudstria y Comercio, Pablo Felipe Robledo, la SIC tiene facultades jurisdiccionales para actuar como juez en litigios entre consumidores y fabricantes. “Por ende, si los constructores no satisfacen a los compradores, el cliente puede demandar buscando la efectividad de las garantías a través de la reparación del bien, de su cambio o de la devolución del dinero”.

Presunto cartel del cemento
Durante este año, la SIC también le puso la lupa a cinco cementeras que operan en el plano local, debido a un presunto acuerdo de fijación de precios. Cementos Argos S.A., Cemex Colombia S.A., Holcim Colombia S.A., Cementos Tequendama S.A.S., y Cementos San Marcos S.A. están siendo investigadas porque habría una infracción a las normas de libre competencia con un presunto reparto de mercados entre los productores.

Irregularidades en curadurías
Entre los problemas del sector, también está la falta de responsabilidad por parte de las curadurías en los desplomes de construcciones como sucedió en Space. Esto se debe, principalmente a la existencia de una pugna por quedarse con el control de estas entidades.

De acuerdo con Ernesto Clavijo, presidente del Colegio Nacional de Curadores, el proceso de selección se presta para arbitrariedades porque más que tener en cuenta los resultados del exámen para ser curador, pesan las relaciones de los elegidos con las administraciones locales.

Para regular la actividad de estas entidades, el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao señaló que buscan la creación de una superintendencia delegada para la protección de los consumidores y la vigilancia de la calidad de las edificaciones. Henao destacó que ya alistan un proyecto de ley que se presentará en unos 20 días, para que la propuesta sea puesta en marcha desde el próximo año. Esto, debido a que actualmente 35% de los supervisores son provisionales, un número alto en este escenario.

“Se acabó el yo con yo en cuanto a la supervisión de los proyectos” dijo Henao y anunció que no solo se adelantará un concurso nacional para seleccionar los curadores sino que además deberá haber una supervisión independiente de las edificaciones y pólizas obligatorias para cualquier proyecto.

Fallas técnicas
El desplome de Space en Medellín fue el detonante de un a serie de casos de fallas técnicas en las estructuras. Mientras en Bogotá el Distrito evacuó a los habitantes del edificio San Jerónimo de Yuste por sus fallas estructurales, los conjuntos Altos del Campo, Ciudad del Sol y Privilegios en Barranquilla están en peligro debido a la inestabilidad de su zona. Sandra Forero, presidente de Camacol, dijo que estas fallas estructurales en algunas edificaciones son hechos aislados, pues en Colombia se construyen anualmente 190.000 viviendas.

Según los expertos, en este tipo de hechos pueden incidir factores como la inestabilidad del terreno en el que se construye el inmueble, la resistencia del concreto utilizado y la calidad de los materiales que se usaron en la estructura.

Medidas de salvaguardia
Aunque las medidas provisionales de salvaguardia buscan proteger a los productores nacionales frente a las importaciones de productos de acero, los expertos han señalado que varios sectores de la industria se verán afectados, entre ellos, el de la construcción.

Esto, debido a que las barras son uno de los insumos principales en el negocio, representando entre 20% y 30% de la materia prima a la hora de edificar una vivienda.

Los decretos 2211, 2212 y 2213 imponen un arancel de 21,29% a las importaciones de alambrón de acero y un aumento de 21,96% a las importaciones de alambrón corrugado, mientras que el gravamen arancelario provisional para las barras de hierro o acero quedó en 25,6%. Lo que implicará un alza significativa en los precios para contruir un inmueble.

El decreto del POT en bogotá
Algunos constructores han calificado como inconveniente el POT que fue decretado en Bogotá, debido a su presunta ilegalidad, ya que no fue aprobado por el Concejo. Sin embargo, a los constructores también les preocupa el contenido del documento. Según Carlos Arango, presidente de la Constructora Bolívar, “el POT se concentró en la construcción en el centro ampliado y eliminaron unas áreas donde se podría construir. No nos parecen convenientes estas medidas porque en algunas zonas que están en desarrollo quedaron muy castigados algunos lotes”.

Arango agregó que el Distrito habla de muchas zonas verdes, “pero en algunos ejercicios de arquitectos no pareciera ser así porque dicen que dan altura libre a cambio de que se dejen zona s verdes, pero económicamente puede que no sea viable porque cuesta mucho construir verticalmente y puede que no exista una compensación”.

Por su parte, Luis Aurelio Díaz, gerente general de Oikos, señaló que entre los problemas del POT también están las compensaciones onerosas, lo que saca de viabilidad a algunos proyectos.

Altos precios
Los altos precios del suelo en los diferentes segmentos han llevado a algunos sectores a señalar que hay una burbuja en la capital. Según Díaz, los precios altos se explican porque en Bogotá hay una falta de tierra, lo que hace que haya una gran demanda de inmuebles y poca oferta, además de que la capacidad adquisitiva de las personas que viven en la capital ha crecido en los últimos años, lo que ha hecho que los precios de vivienda también suban.

Las opiniones

Pablo Felipe Robledo
Superintendente de Industria y Comercio

“Si los constructores no satisfacen a los compradores, los clientes pueden demandar buscando la efectividad de las garantías”.

Luís Aurelio Díaz
Gerente general de Oikos

“Las zonas diferentes al centro ampliado quedaron con muy poca edificabilidad, porque se pueden construir inmuebles con dos o tres pisos máximo”.