El poco flujo de caja que tienen los locales ha hecho que los centros comerciales tomen medidas en el pago de la administración

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

El pasado 25 de marzo, el presidente Iván Duque declaró el aislamiento preventivo a nivel nacional. En la medida también ordenó el cierre parcial de los centros comerciales del país, al permitir solo la apertura de locales de supermercados, farmacias, notarías, entidades bancarias y restaurantes. Un mes después, Acecolombia reportó que 37.700 establecimientos de 41.109 están cerrados y que las “ventas han tenido un impacto sin precedentes durante la emergencia”.

Carlos Hernán Betancourt, director ejecutivo del gremio, expresó que hay bastante preocupación sobre los índices de desocupación hacia el futuro y que la desaceleración de la economía del país se verá también reflejada en el sector, con cambios importantes en los hábitos de consumo y en el comportamiento de gasto.

“El retorno a operaciones de los centros comerciales, una vez lo autorice el Gobierno Nacional, traerá consigo la necesidad de adaptar muchos procesos y establecer controles y medidas muy rigurosas”, expresó.

Por las restricciones, la disminución de tráfico peatonal ha disminuido 76,5% y el tráfico vehicular ha caído 80%. Debido a la falta de afluencia, las transacciones con tarjeta tuvieron un decrecimiento de 41% comparado con marzo de 2019. En la cuarta semana del tercer mes del año, la caída fue de 88%.

Del total de transacciones que todavía se hacen, 70% de las operaciones son en supermercados. En este sentido, si se ve el comportamiento del gasto por categoría, bebidas alcohólicas (12,3%), joyería (17,0%), bienes y artículos para la salud (33,2%) y limpieza (49,3%) son los artículos con variación positiva.
En cambio, servicios de vestuario y calzado (-86,8%), servicios de esparcimiento (-64,1%) y artículos escolares (-35%) son las categorías con mayor decrecimiento.

De acuerdo con las encuestas realizadas por Acecolombia, 32% de los centros comerciales han presentado disminuciones entre 41% y 60% en los ingresos percibidos por las cuotas de administración. Mientras que 18% de los encuestados manifiesta disminuciones entre 61% y 80%.

El poco flujo de caja que tienen los locales ha hecho que los centros comerciales tomen medidas en el pago de las cuotas de administración para brindar alivios a los comerciantes y hacer sostenible la relación de negocio.

Una de estas soluciones es el pago diferido de la administración que implementa 48% de los centros comerciales; 45% aplica descuentos a las cuotas; 23% ejecuta el presupuesto provisional; 7% suspendió los módulos (dineros que se destinan a un área específica, por ejemplo, el módulo de mercado, el de seguridad) y; 2% no cobran.

Alejandro Alvarado, CEO de Lab Desarrollo, operador y comercializador de Diverplaza, indicó que el centro comercial tiene 200 establecimientos, de los que más de una tercera parte están cerrados.

“El año pasado recibimos 18 millones de personas. Más de 1,2 millones por mes. Este año veremos una caída de 10 millones por el mes de cuarentena y lo que demore la reactivación del sector y la economía”, expresó el CEO de Lab Desarrollo. El centro comercial junto con los locales genera más de 1.000 empleos. Debido a lo anterior, para mantener el empleo decidieron ofrecer descuentos a los comerciantes. 

Entre tanto, para poder mantener el contacto con los más de 100.000 hogares que impactan, el operador decidió crear una plataforma que ofrezca todos los servicios y productos que tienen el espacio físico.

“En la entrada del centro comercial dispondremos termómetros. Así mismo, limitaremos el aforo del recinto. Para contrarrestar la caída de visitantes, estamos desarrollando una plataforma con la que las personas puedan disfrutar de los mismos beneficios del canal físico”, explicó Alvarado.

Acecolombia informó que se han tomado varias medidas en la operación para garantizar la sanidad y la limpieza de los centros comerciales. Sin duda, el gran reto que tiene el sector será afrontar el temor de los consumidores a los lugares con mucha afluencia de personas. Esto se ve reflejado en una encuesta realizada por Kantar, en la que 14% de los encuestados dijo que dejará de ir a los centros comerciales.

Andrés Vargas, gerente general del Edén Centro Comercial, indicó que actualmente hay 18 empresas activas y que todas las personas que ingresan al complejo, lo que incluye público general y trabajadores de todas las empresas, deben usar tanto gel antibacterial como tapabocas y deben acceder a la toma de su temperatura.

“Nos preparamos para apoyar nuestras marcas con la campaña ‘Colombiano compra colombiano?, toda vez que contamos con pequeñas empresas de diversas regiones del país”, expresó el gerente general de este centro comercial.
Jaime Vidal Leguizamo, gerente general de Plaza Central, señaló que el tráfico ha decrecido 80% y que, a la fecha, tiene 225 locales cerrados y 31 en operación.

“Estamos haciendo el mejor esfuerzo, implementando acciones que generen ahorros en la operación del centro comercial, que benefician a nuestras marcas. Adicionalmente, les hemos dado a nuestros locatarios la opción de diferir en varios meses los saldos pendientes y así ayudarles con su flujo de caja”, manifestó.

Ahora bien, a inicios de 2020 se estimaba la apertura de cinco centros comerciales en el país, así como el avance en los procesos de construcción y comercialización de otros 18 proyectos para años posteriores. La situación actual supondrá cambios importantes en los calendarios de las obras que se adelantaban, así como en sus fechas de apertura, considerando que los procesos de construcción, comercialización y atención el público será intervenidos de cara a las condiciones actuales del mercado y a las medidas adoptadas para mitigar la propagación del virus.

Bajo este panorama incierto, los centros comerciales deben priorizar darle confianza al consumidor y apostar por la reinvención del formato.

Recuperar la confianza de los consumidores es el gran reto
Cuando los centros comerciales en EE.UU. por fin abran las puertas tras los cierres obligatorios podrían enfrentarse a un nuevo obstáculo: el temor de los consumidores. Las recomendaciones de las autoridades de salud a nivel mundial recomiendan evitar lugares con gran afluencia, por lo que estos recintos se verán afectados. Para afrontar ese miedo de los clientes, se pueden guiar de China, que ha implementado tecnologías para medir la temperatura de las personas, así como desinfección de los productos.