Para el también excongresista, estos medios "luchan día a día por sobrevivir", lo que representa un enorme reto para sus dueños

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

El exvicepresidente Germán Vargas Lleras, en su columna en el diario EL TIEMPO, aseguró que, frente a la crisis del covid-19 y sus efectos en la economía de los medios de comunicación, "le preocupa" el estado de los periódicos regionales, "que por décadas orientaron a la opinión y recogieron realidades que los medios con alcance nacional han ignorado o no han conseguido transmitir adecuadamente".

Para Vargas Lleras, estos medios "luchan día a día por sobrevivir", lo que representa un enorme reto para propietarios, directores y salas de redacción.

"Estas casas editoriales han cultivado en las regiones la libertad de expresión, el pluralismo, la educación y la cultura y han sido semilleros de destacados escritores, poetas y periodistas, y también de líderes políticos y empresariales", aseguró el exvicepresidente.

El también exministro y excongresista argumentó que, entre 2014 y 2018 los periódicos redujeron sus ingresos en más de 50 % en pesos constantes y este año la reducción ha sido de más de 40 % frente al mismo periodo de 2019.

"Con alguna excepción, todos los medios escritos regionales están operando a pérdida, quién sabe por cuánto tiempo más", dijo.

Esto dicho por Vargas Lleras se comprueba cuando uno hace la revisión de la crisis de los periódicos regionales. En febrero, el diario El País de Cali entró en proceso de reorganización y en su momento, María Elvira Domínguez, directora y gerente general del medio, afirmó que “el decrecimiento de la publicidad en los últimos años ha sido una constante en le medios impresos en todo el mundo, por lo que hay que ser más eficientes monetizando las audiencias digitales, así como los portales”.

A eso se le suman otros ejemplos como el cierre del periódico El Mundo, en Medellín, después de más de 40 años de labores; la suspensión de la impresión del diario La Opinión de Cúcuta y las publicaciones que se vieron en diversos medios de comunicación sobre reducciones de persona en El Heraldo.

En las salas de redacción de los medios de la capital del país también se sintió la crisis: la revista Soho dejó de imprimirse en julio, los directivos de Caracol TV anunciaron que se redujeron los salarios por la crisis, y mucho se habló de la posibilidad de que el diario El Espectador se transformara en un semanario.

"Todo está enmarcado en la crisis de la pandemia, que ha acelerado procesos que veíamos que iban a suceder de aquí a cinco años. La economía se vino al suelo, el mercado publicitario está destrozado, y en El Espectador esa afectación ha sido principalmente en el impreso de lunes a sábado, combinado a que hemos tenido en los últimos años un desarrollo muy fuerte en lo digital", dijo en su momento Guillermo Cano, director del diario.

Frente a esta situación, Vargas Lleras propone que el Congreso apruebe una medida de auxilios para los medios regionales, así como en Dinamarca "se han irrigado millones de dólares en publicidad para campañas de salud y prevención y se han dado apoyos para cubrir las pérdidas operativas".

"Ya va siendo hora de que en Colombia, siguiendo el ejemplo de la gran mayoría de las democracias occidentales, el Gobierno y el Congreso aprueben un conjunto de medidas que, preservando la independencia informativa, consigan garantizar la supervivencia de los medios escritos antes de que sea tarde y nos quedemos en manos de las redes", concluyó.