• Agregue a sus temas de interés

Carlos Rodriguez Salcedo - crodriguez@larepublica.com.co

El hecho de que un integrante de LR escriba la edición de mañana lejos de la redacción, si se transporta en Transmilenio, hace que se reduzca su huella energética (pues yendo hasta la oficina consume 14,38 galones de gasolina al año) y no impacte el porcentaje de dinero que usa por transportarse durante todo un año, y que es equivalente a 43% de su salario mensual.

Iván Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, explicó que esta iniciativa tomó fuerza con la ley 1221 y tiene características que pueden ayudar a “la empleabilidad de un grupo de trabajadores que tienen dificultades para trasladarse”. 

Si las empresas o entidades públicas les dieran la oportunidad a sus empleados de teletrabajar, durante los días hábiles de Semana Santa, el ahorro sería mucho mayor. Según un estudio del Ministerio de las TIC, en una semana, cuando se analizó el impacto de 1.000 teletrabajadores, cada empleado se ahorró 6,5 horas en el desplazamiento desde y hacia el trabajo.

Juan Carlos Guataquí, economista y experto en temas de empleo, dijo que “en términos de costos laborales parece ser una alternativa más eficiente de reducción de costos”, sin embargo, aseguró que falta por ver qué tanto valor agregado aporta al comparar con otros países.

El análisis del Ministerio encontró que si se juntaran 48.000 teletrabajadores, durante este periodo de tiempo, se ahorrarían cerca de 15 millones de galones de combustible. Si los desplazamientos hacia el lugar de empleo se hicieran, cerca de 1.514 árboles, es decir 5,6 hectáreas, se tendrían que plantar por la contaminación que se causó. 

Jaramillo resaltó que recientemente se ha impulsado esta estrategia como una medida para reducir la congestión del tráfico en ciudades como Bogotá, Cali o Medellín y eliminar desplazamientos innecesarios. 

Sin embargo, advirtió que tiene algunos puntos a mejorar como el hecho de que signifique una reducción de costos al empleador, pero algunos se trasladan al trabajador. “Otra problemática que es muy cuestionada es que se rompen las redes de comunicación de los trabajadores, lo que dificulta muchísimo el ejercicio de la garantía sindical”, añadió Jaramillo. 

Precisamente, Julio Roberto Gómez, presidente de la Central General de Trabajadores, indicó que la iniciativa no es mala per se y si no se convierte en un obstáculo para la sindicalización “puede significar un mejor acompañamiento y hacer que se eviten desplazamientos”. 

Con corte a marzo de este año, según el Mintic, hay 280 empresas y entidades que firmaron el pacto por el teletrabajo, con el que se busca fomentar esta iniciativa. De estos, 166 son privadas; 107 son públicas y las siete restantes son mixtas.

En 2014, se midieron 39.767 teletrabajadores
Según un informe del Ministerio de las TIC, con corte a 2014, en Colombia hay 39.767 teletrabajadores, de los cuales 1.083 estaban en el sector público. La cifra total representó un aumento  de 26% respecto a los 31.553 que se registraron en 2012. La mayoría de los teletrabajadores estaban en Bogotá (30.335); Medellín (4.574); Cali (3.719) y Barranquilla (512). La mayoría, 81%, teletrabaja desde su casa. Los sectores que más aplican esta iniciativa son los de servicios, comercio e industria.

Las opiniones

Juan Carlos Guataquí
Economista y experto en temas laborales

“En términos de costos laborales, el teletrabajo parecer ser una alternativa más eficiente de reducción de costos, pero falta por ver qué tanto es el valor agregado”.

Iván Jaramillo
Investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario

“Aprovechando la coyuntura nuestra de Semana Santa valdría la pena intentar la figura del teletrabajo para ver qué beneficios y dificultades se identifican”.