El grupo Daabon tiene productos y servicios en agricultura, industria, logística y bienes raíces; este año esperan crecer 16%

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

El Grupo Daabon es un negocio familiar de Santa Marta que se dedica a la agricultura orgánica. En 1914 empezaron con cultivos de banano y luego fueron explorando con algodón, café, palma y aguacate hasta convertirse en uno de los conglomerados agroindustriales más grandes del país.

Manuel Julián Dávila, presidente del grupo, expresó que este año crecerán 16% y planteó varias medidas para que el campo sea visto como un buen negocio, pues la pandemia demostró que es imprescindible para la sociedad.

¿Cómo se vieron afectadas las operaciones?
Afortunadamente Daabon como grupo agroindustrial nunca paró sus operaciones durante la pandemia. Enero y febrero de este año marcaban como los mejores de la historia. Los indicadores de ventas y utilidades eran muy buenos. Cuando llegó el covid y se generó el temor, fue un momento muy complejo.

Hicimos cosas que nunca me imaginé hacer como el trabajo en casa en Santa Marta. Hemos aprovechado la situación para mejorar y crear un modelo de compañías mucho más desarrollado desde el punto de vista de conectividad.

¿En ingresos esperan crecer?
El grupo crecerá este año, porque venimos en una estrategia de inversión y producción. Este año creceríamos 16%.

¿Cuáles son esas inversiones?
Tenemos inversiones en varios frentes. Uno es la parte agrícola, que es la sustitución de palma hacia palma híbrida. En el norte del país hemos sido afectados por la pudrición del cogollo y eso ha hecho que renovemos las plantaciones de manera anticipada con variedades que son resistentes a esta enfermedad. El grupo este año está renovando las primera 1.000 hectáreas, algo que generó empleo y muestra el compromiso del sector palmero. El objetivo es sembrar 1.000 más en 2021 y por cuatro o cinco años.
En materia agroindustrial, compramos 100% de una extractora en el sur de Bolívar para el proceso de palma. En materia de industria pusimos en marcha una nueva línea de embotellado de aceites que nos permitirá aumentar volúmenes.

¿Qué se debe hacer para potenciar más el sector?
Esta pandemia reorganizó los valores de los sectores. Antes el sector agrícola era poco apreciado, porque había un sector como el hotelero que era más interesante. La gente se dio cuenta que lo básico como la agricultura fue de las pocas cosas que no paró y logró mantenerse. Hay un mayor nivel de conciencia por el agricultor y lo que representa. El agricultor debe ser visto como un rockstar, lo tienen que aplaudir.

¿Cómo mostrar a los jóvenes que el agro es un buen negocio?
Yo vengo diciendo que como país y Estado hay que trabajar en una matriz de rentabilidad agropecuaria. Es decir, cuáles son esos cultivos que generan progreso y desarrollo a la gente. Para que así se tracen políticas en proyectos que hagan que el agricultor prospera y se enriquezca, no cultivos que sean de subsistencia.

¿Qué peticiones hace al Gobierno?
Se tienen que generar políticas a largo plazo, establecer cosas que traspasen los gobiernos. Que haya seguridad jurídica para el campo.

¿Qué se puede hacer para generar más empleo en el campo?
El régimen laboral colombiano se tiene que flexibilizar. Es importante que la agricultura tenga un régimen diseñado para la agricultura. No se puede tener una misma legislación laboral para todos los sectores.
Venimos diciendo que es importante que se revise el sistema laboral para el desarrollo agrícola de Colombia. Trabajo por horas, trabajo por actividades. Hay que flexibilizar el trabajo formal en el agro, porque es muy complejo, por eso es que hay tanta informalidad.