Desde la Andi se hace un llamado para combatir el comercio desleal y los bajos precios del país asiático.

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Fueron más de 1,2 millones de toneladas de acero en 2016 los que produjeron las cinco empresas más grandes de la industria siderúrgica en Colombia. Sin embargo, estos resultados no representaron mayores ganancias, pues los bajos precios de China y los altos niveles de contrabando tienen en jaque a la industria nacional.

Aunque en el primer semestre Canadá, Estados Unidos y República Dominicana expedieron nueve medidas antidumping en acero para concreto, desde el Comité Colombiano de Productores de Acero de la Andi, se hace un llamado para que, igualmente, se fortalezca la industria nacional y se impulse el desarrollo productivo del país.

LR habló con Camila Toro, directora ejecutiva de este Comité, quien señaló que a pesar de que es una industria que ha tenido un crecimiento desde 1950 en el país, con la llegada de China al negocio grandes jugadores a nivel mundial se han visto afectados.

“El país asiático pasó de producir 200 millones en acero en el año 2.000 a 800 millones hoy. En el mundo se produce alrededor de 1.600 millones, es decir que China fabrica 50% de la producción global. Esto preocupa no solamente por su tamaño sino por la forma como ha crecido pues eso genera una presión enorme en todo el mercado internacional porque no responde a las reglas de oferta y demanda”, señaló Toro.

Es por eso que desde los últimos 10 años los altos volúmenes de exportación china han generado que países de la Unión Europea o Estados Unidos busquen nuevas políticas para controlar el comercio desleal que a bajos precios afecta todo el negocio internacional.

Así mismo, desde la Andi junto a las empresas del sector, entre ellas, Gerdau Diaco, Sidenal, Sidoc, Ternium y Paz del Río, se hace un llamado para que el Gobierno Nacional duplique las medidas antidumping e imponga mayores políticas para el desarrollo de la industria nacional.

“Queremos igualar las cosas con China que está totalmente distorsionado. Realmente el negocio está afectado por los bajos precios a lo que vende ese país y lo que queremos es que se aplique medidas para nivel la carga en la importación de producto”, manifestó Toro, quien agregó que: “en este sector se requiere una inversión gigantesca y es por eso que es natural que todo el mundo se defienda”.

Otro de los factores que tiene afectado al sector es el contrabando que, aunque ha sido muy combatido por la fuerza pública y los organismos de seguridad, aún tiene en aprietos porque según Toro, esto genera que se comercialicen barras corrugadas o de acero largo de muy mala calidad.

“Cuando se vende una barra de contrabando o aleada se puede afectar la construcción de las edificaciones y por ende los usuarios. Las importadores por ahorrarse un dinero se modifican la composición química del producto y eso termina afectando directamente el negocio del acero colombiano”, concluyó Toro.

Vale resaltar que dentro de la Andi se estima que la demanda de acero para concreto en 2018 crezca cerca de 6% anual, lo que representa alrededor de 600.000 toneladas más.