El cese de actividades por el covid puso en jaque a las aerolíneas del país que, paradojicamente, serán clave para el transporte de vacunas

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

La cifra que mejor refleja el impacto de las aerolíneas en 2020 es que este año cerrará con 13,5 millones de pasajeros movilizados (nacionales e internacionales), número que no se registraba desde 2006 cuando fueron 13,3 millones. Como consecuencia se perdieron miles de empleos en el sector y tres de las cuatro principales empresas aéreas entraron en procesos de reorganización en Estados Unidos y en Colombia.

Sin embargo, desde la apertura el pasado 1 de septiembre, la recuperación va más rápido de lo esperado y las aerolíneas empezaron planes agresivos de innovación en servicio al cliente y rutas para obtener más pasajeros, a la vez que se preparan para ejecutar los recursos obtenidos por créditos o financiamiento DIP.

Cifras del impacto
Con más de cinco meses de cese de actividades, las aerolíneas dejaron de transportar millones de pasajeros. En el caso de Avianca, a nivel nacional dejaron de movilizar 10,8 millones de personas y a nivel internacional, 6,1 millones. Es decir, con lo hecho en el primer trimestre (hasta el cierre el 25 de marzo) y los cuatro meses desde la reactivación cerrarán el año con 4,5 millones de pasajeros movilizados a nivel doméstico y 1,7 millones hacia otros países.

Latam indicó que espera terminar el año con cerca de 2,3 millones de pasajeros movilizados en rutas nacionales e internacionales. En Colombia dejaron de mover 4,4 millones y a otros países, 758.000.

Entre tanto, Viva Air señaló que cerrará 2020 con 2 millones de pasajeros transportados, una caída de 2,5 millones en comparación con 2019. Félix Antelo, CEO de la empresa, indicó que dejaron de recibir US$120 millones por la caída de ventas. Entre tanto, Easyfly terminará con 730.000 personas movilizadas, y, por el covid, dejaron de transportar cerca de 1,8 millones pasajeros.

Efecto en las finanzas
Por la caída en los números de pasajeros, las aerolíneas sufrieron el peor año en su historia, razón por la que decidieron entrar en reorganización. En el caso de Avianca y Latam, entraron a capítulo 11 en Estados Unidos, lo que les permitió levantar financiamiento por US$2.000 millones y US$2.3000 millones, respectivamente.

Latam en octubre realizó el primer desembolso por US$1.150 millones. Ese mismo mes, Avianca también consiguió sus primeros recursos del financiamiento DIP, aunque no indicaron de cuánto fue el monto. Los dineros les permiten a las dos empresas más grandes del sector restablecer su operación y acompañar la evolución de la demanda, además de trabajar con mayor tranquilidad en su plan de reorganización, que demora de 18 a 24 meses.

Entre tanto, Antelo anunció que adelantan dos líneas crédito con el Fondo Nacional de Garantías. En una esperan obtener US$5 millones y en la otra US$20 millones. Con respecto a un crédito puente directo por parte del Gobierno, indicó que este se mantiene en que la empresa debe entrar en proceso de reorganización, algo que no harán.

Por el contrario, Easyfly sí entró en la ley 1116 en agosto y el Gobierno le otorgó un crédito por $23.000 millones, que será usado para cubrir el capital de trabajo faltante. Entre tanto, Satena recibirá $40.000 millones del Go bierno para afianzar operaciones y conectar a las regiones.

Transporte de la vacuna
Uno de los retos que enfrentará el país y las empresas aéreas es el transporte de la vacuna contra el covid. Latam anunció que pondrá a disposición el transporte gratuito de vacunas en sus vuelos nacionales regulares, una vez que estén disponibles.

Kurt Schosinsky, director general de Avianca Cargo, indicó que cuentan con la experiencia para el transporte de la vacuna al país. La empresa tiene una flota carguera de 11 aviones, y puede sumar los de pasajeros.

LOS CONTRASTES

  • Félix Antelo CEO de Viva Air

    “Nuestro modelo de bajo costo se convirtió en nuestra herramienta clave para salir adelante. Las cifras demuestran la velocidad con la que nos hemos recuperado”.

Nuevos competidores
A pesar de que la pandemia debilitó el sector, hay muchas apuestas nuevas, y, sobre todo, interés por el mercado colombiano. Una de esas es Ultra Air, una aerolínea de bajo costo que despegará a mitad de 2021. Solicitó operar 29 rutas nacionales y 15 internacionales. Entre tanto, Estuardo Ortiz, CEO de JetSmart , indicó que quieren tener operación en Colombia en el mediano plazo y apuntan llegar al país en 2022.