Según informó la compañía, la aerolínea también podría abandonar países poco rentables como Argentina y Paraguay

Diario Financiero

Latam ha dicho que planea reducir su tamaño en cerca de un 30%, luego de acogerse al Capítulo 11 de la ley de quiebra en Estados Unidos, para “transformar al grupo acorde a la nueva realidad” tras el impacto del covid-19.

Y para ello, se presentan diversas alternativas a evaluar por parte de la compañía.

Por una parte, la aerolínea más grande de América Latina podría eliminar o, en el mejor escenario, recortar hasta un 40% la frecuencia de los vuelos de largo alcance; es decir, todos aquellos que se realizan fuera de la región, considerando que será el segmento que más va a tardar en recuperarse, una vez superada la pandemia.

Y es que se estima que a los pasajeros les tomará más tiempo reactivar ese tipo de traslados por temor a una mayor exposición al virus, no sólo a bordo de los aviones sino en sus respectivos destinos.

Otra posibilidad sería abandonar países que, en este momento, no son rentables como, por ejemplo, Paraguay y Argentina.

Este último mercado representa, por sí solo, alrededor de un 7% de la oferta total de Latam, por lo que salir de él ya significaría un recorte importante para la firma.

Además, reduciría la exposición de la compañía de bandera chilena a la incertidumbre económica que atraviesa la nación trasandina inmersa en un nuevo default.

Estas acciones van de la mano de la reducción del leasing de aviones, que forman la mayor parte de la flota de la empresa.

Hasta diciembre de 2019, según consta en los reportes financieros, Latam tenía 110 aeronaves bajo contrato de arriendo. Y, además, tenía otros 232 aparatos adicionales que incluyen aquellos con el formato de leasing con compromiso de compra.

Así las cosas, Latam pasaría a concentrar sus esfuerzos en disminuir las rutas menos rentables y abandonar los mercados que menos aportan financieramente, y con ello recortar los arriendos de unidades.

En el caso de las operaciones domésticas, que se supone serán las primeras en recuperarse cuando se reactive la actividad, Latam podría decidir reducir cerca de un 20% su presencia en cada mercado donde está presente.

Hasta ahora, lo único que claro es que se mantendrán los planes de reactivación de los vuelos que fueron anunciados la semana pasada, según comentó este lunes Roberto Alvo, CEO de la empresa.

En ese momento, desde la compañía dijeron que aumentarían gradualmente todas las operaciones durante los meses de junio y julio, ofreciendo opciones más flexibles para los pasajeros, tarifas más bajas y mayores medidas sanitarias.