En el Foro LR "Devolución del IVA", el presidente de Anif señaló que las pérdidas de los hogares podrían llegar a ser $26,9 billones por la crisis

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

En medio del Foro LR "Devolución del IVA", Mauricio Santamaría, presidente de Anif, explicó algunos de los efectos económicos que dejará la propagación del Covid-19 en las cuentas del país, y cómo afectará muchos de los indicadores económicos.

En primer lugar, el economista habló sobre la pertinencia del mecanismo de devolución del IVA, por lo que resaltó que esto ayuda a corregir un problema de inequidad en el impuesto. "El punto central es que esto es un buen paso para ir hacia la equidad, que sería más grande si no tuviera tantos huecos, hay un tema de muchas exenciones del IVA que lo hace aún más regresivo", dijo.

Siguiendo en línea con los efectos económicos que trae el Covid-19 a las cuentas del país, Anif estimó que desde que empezó la medida de aislamiento los hogares tuvieron perdidas de ingreso por $1,2 billones durante marzo y para abril se estima que las pérdidas serán de $4,6 billones en los hogares.

Esos cálculos se dieron bajo el supuesto de una primera etapa, en la que los afectados son los trabajadores de cuenta propia y bachilleres, sin embargo, el centro de estudios resalta que en una segunda etapa, en la que los afectados sean esos mismos trabajadores, y se sumen los informales  y los asalariados formales en micro y pequeñas empresas, la afectación sería mayor. Según las estimaciones, si el aislamiento siguiera hasta el fin de mayo, las pérdidas de los hogares serían de $6,6 billones, y si llegará hasta junio las pérdidas serían de $10,6 billones. "Si vamos acumulando, en junio la pérdida sería de $26,9 billones que son 2,5 puntos del PIB, que es mucha plata. Esperamos que no lleguemos allá", afirmó Santamaría.

Algo importante que destacó el directivo fue que "si el Gobierno logra inyectar a través de transferencias monetarias, podríamos tener un crecimiento mayor, de casi 0,9%, pero para eso el Gobierno tendría que hacer un esfuerzo importante cercano a los dos puntos del PIB de gasto adicional en transferencias puras hacia los hogares que traten de mantener el consumo en cierto nivel y que hagan que el golpe no sea tan duro", dijo.

En vista de ello, Anif propone una renta básica mensual semi-universal, que en los cálculos costaría cerca de $8 billones, para poder compilar todas las transferencias monetarias y así ayudarle en el ingreso a los más afectados por la crisis.