Según estudio un aproximado de 35% de los consumidores no podrá cumplir con los términos originales de sus créditos

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

La crisis que vive el país a causa de la pandemia y las diferentes medidas que se han tomado como el aislamiento obligatorio han hecho que se reduzcan los ingresos de muchos colombianos, y por ende su capacidad de gasto.

Precisamente, el más reciente estudio de la consultora de negocios Bain & Company, denominado Consumer Pulse, reveló que el gasto de los hogares colombianos se vio reducido 10% durante mayo como consecuencia del cambio en los hábitos de consumo en respuesta a la emergencia sanitaria.

Así mismo, el informe indica que 80% de los encuestados manifestaron haber visto reducidos sus ingresos, de los cuales 56% consideran que la afectación por la pandemia ha sido significativa.

“La disminución en los ingresos es una tendencia mundial, que claramente responde a los reajustes en la oferta y la demanda en el mercado laboral. De la misma manera es probable que los efectos adversos en la demanda de mano de obra conlleven amplios ajustes en materia de reducción salarial y de los horarios de trabajo, así como a un aumento de la informalidad”, explicó Diego Santamaria, socio de Bain & Company Colombia.

De igual forma, el vocero dijo que otro factor relacionado a la disminución de ingresos es la incertidumbre respecto al pago de deudas. “De acuerdo con nuestro estudio, un aproximado de 35% de los consumidores no podrá cumplir con los términos originales de sus créditos, y de aquellos que han reestructurado su deuda, 60% cree que tendrá problemas para cumplir con los nuevos términos”.

Por otro lado, Santamaria dijo que han podido notar que el consumidor colombiano está trasladando su gasto hacia marcas que le entreguen más valor por un menor precio, por lo que productos y servicios deberán posicionarse a través del valor que entregan a sus clientes.

“Aunque la tendencia es generalizada, su impacto ha sido más fuerte en los hogares con menos ingresos, de los cuales un aproximado de 40% se ha cambiado a marcas más baratas”, añadió.

El informe de Bain & Company indica que el gasto de los colombianos se centró en bienes esenciales, dejando de lado otros productos y servicios, cuyo consumo se ha visto reducido entre 60% y 70%. Son la excepción los servicios del hogar y la educación, que aunque se han visto afectados, se mantienen más saludables con una reducción cercana a 30%.

El mayor porcentaje del gasto en abril y mayo se lo lleva la comida fresca, con 43% y 34%, respectivamente y cuidado del hogar, con 40% y 30%. Mientras tanto, en la categoría de no esenciales, belleza y ropa y calzado tuvieron la mayor reducción del gasto con un porcentaje de -67% y -77% solo en el mes de mayo, pues en abril la reducción fue de -56% y -34%, respectivamente.

Por otro lado, según el estudio Consumer Pulse, en lo que se refiere a las proyecciones para el futuro, se espera un alza en el gasto de los colombianos en el corto y el mediano plazo, pero no en los mismos niveles previos a la pandemia. De acuerdo con Santamaria, los crecimientos serían tímidos y al menos 20% inferiores a los niveles de gasto posteriores a la crisis del covid-19.

“En términos de bienes esenciales la demanda permanece estable, salvo por los productos de cuidado del hogar, en los que los colombianos esperan gastar 7% menos en el largo plazo. Mientras que para el sector de servicios, aunque el nivel de gasto estimado sigue bajo, oscilando entre -25% y -61%, los colombianos esperan en el mediano plazo gastar más en restaurantes (7%), conciertos, eventos (5%) y educación (2%)”, dijo Santamaria.

Así mismo, el socio de Bain & Company Colombia explicó que la reducción en los ingresos, así como el cambio de rutinas derivadas de las medidas de aislamiento social, han tenido un impacto en los indicadores del gasto, pues comparado con meses anteriores, los servicios han experimentado una caída de entre 5 y 15%, lo que indica que los colombianos esperan una crisis más prolongada.