Los Partidos ya están preparando sus cartas para iniciar el debate de la norma que reemplaza a la ley de financiamiento e introducir algunos cambios en el proceso

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Quedan 38 días para que se acabe esta legislatura, y la aprobación de la nueva reforma tributaria tiene los días contados. Aunque el Gobierno esperaba que el proyecto fuese aprobado tal cual se presentó hace un año, son varios los cambios que buscan introducir los congresistas.

Cambio Radical fue el primero en revelar sus cartas. Entre sus propuestas está eliminar el impuesto al patrimonio en 2020, una medida que tumbó la Corte Constitucional; eliminar la renta presuntiva y también el impuesto de consumo de bienes inmuebles. “Preocupa lo que está pasando con el tema tributario, unas 20.000 personas se están ubicando fiscalmente en otros países”, aseguró el senador del partido, Antonio Luis Zabaraín.

La bancada también buscará que el impuesto del 4x1.000 se convierta en una retención en la fuente que pueda ser deducible y propone que se revise y se disminuya la tributación de los profesionales y de todos los empleados.

El partido de Gobierno, el Centro Democrático se comprometió a pasar la ley tal como se presentó. Desde la colectividad se enfatizó en la importancia de procurar por la seguridad jurídica, y de que los empresarios mantengan la confianza. “El partido está comprometido con sacar la Ley como fue radicada por el Gobierno, ese es nuestro compromiso, nosotros vimos las bondades en la reactivación de la economía, para la formalización, y por supuesto en el recaudo, creemos que debemos apoyarla tal y como fue radicada”, aseguró la senadora María del Rosario Guerra.

Por su parte, el también senador del Centro Democrático, Gabriel Velasco, recalcó en la importancia de mantener “todo lo del impuesto simple, que ya está trayendo buenos resultados en materia de formalización y recaudo”, así como todos los estímulos creados para impulsar los sectores estratégicos.

Sin embargo, Guerra mencionó también la necesidad de algunas modificaciones. “El Gobierno sugiere eliminar el impuesto de normalización, un grupo de congresistas creemos que vale la pena mantenerlo un año más y mantener la sobretasa para el sector financiero”, dijo Guerra.

En este punto coincide el conservador David Barguil. “Van a presentarse proposiciones y debates, en el partido hemos hablado de aprovechar la reforma para incentivar la generación de empleo”. Los conservadores, además, proponen revisar el impuesto a las transacciones inmobiliarias de más de $900 millones. Si bien aún no hay una posición conjunta, Barguil comentó que dentro del partido también se han efectuado conversaciones.

LOS CONTRASTES

  • Iván MarulandaSenador del Partido Verde

    “Reclamamos un debate democrático que permita introducir reformas al mediocre proyecto tributario del Gobierno y que respete los procedimientos”.

  • María del Rosario GuerraSenadora del Centro Democrático

    “El partido está comprometido con sacar la Ley como fue radicada por el Gobierno, vimos las bondades en la reactivación de la economía, para la formalización, y en el recaudo”.

  • David BarguilSenador del partido Conservador

    “Esperamos que no se dé una avalancha de nuevos temas, porque se podría abrir una caja de pandora”.

Desde el partido de la U, por otro lado, se decidió aplazar hasta esta semana la decisión de si se aprueba el texto tal y como viene o si se van a introducir modificaciones, y desde los liberales también ya se ha hablado de revisiones.

“Esta Ley es como las demás, no van a salir del Congreso como entraron, aquí va a haber de manera propositiva modificaciones, el partido Liberal está muy interesado en resolver el mal de males que es el desempleo, tiene que haber respuestas en esta reforme tributaria”, dijo el senador Rodrigo Vilalba, quien criticó que hay estímulos tributarios para los empresarios con el fin de que se genere empleo, pero no se han visto resultados, y aseguró que desde el liberalismo se quiere revivir la Ley de Primer Empleo.

Los verdes, incluso, planean una propuesta alternativa. “El país necesita una reforma estructural, vamos a hacer una ponencia alternativa”, dijo la congresista Katherine Miranda, quien centró su crítica en las exenciones a las empresas y a la posibilidad de que el pago de las regalías sea deducible del impuesto de renta, así mismo, Miranda anunció su aposición a la disminución del límite de la retefuente.

Desde esta misma colectividad, el senador Iván Marulanda propuso volver el impuesto de renta a las personas naturales más progresivo, eliminar los diversos beneficios nuevos que se crean, como es el caso de las mega inversiones y a la economía naranja, los descuentos del IVA, ICA y 4 x 1000 a la declaración de renta de las empresas.

Marulanda también propone aumentar el impuesto al cigarrillo y al tabaco, crear un impuesto al consumo para bebidas azucaradas y comida chatarra, fijar un tope a los beneficios tributarios de las empresas y la creación de una comisión de expertos para la revisión de todos los beneficios tributarios. A su vez, desde la oposición, Jorge Robledo, del Polo, aseguró que el partido va contra la reforma. “Yo particularmente voy a insistir en presentar un artículo que presenté en la reforma anterior que es un artículo que ordena la progresividad en el impuesto de renta de las empresas”, aseguró Robledo.