La Alcaldía aseguró que se necesitan mínimo 225.000 pruebas de diagnóstico, así como 2.000 camas en Corferias

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Cinco condiciones se tendrían que cumplir para que la Alcaldía Mayor de Bogotá acate el pedido de muchos de levantar el periodo de aislamiento preventivo por los efectos del Covid-19. Se trata de una serie de medidas y acondicionamientos al sistema de salud que, según la alcaldesa, Claudia López, podrían soportar una masiva atención de pacientes contagiados con el virus.

Así lo explicó López en una entrevista a CM&, pues detalló que la capital debería tener mínimo 2.000 UCI instaladas para Covid-19. Esto, debido a que si se levanta la cuarentena, 2,2 millones de personas se congregarían en Transmilenio, lo que podría generar que 1% (es decir, 22.000) resulte infectado.

“Si eso pasa se requeriría la hospitalización de 2.000 personas para lo que se necesitan 2.000 camas y 1.100 UCI para los casos críticos (se han analizado que son la mitad de esos que requieren hospitalización). El problema es que hoy Bogotá solo tiene 300 UCI”, dijo.

Aunque si bien ya se está trabajando en la instalación de 2.000 camas en Corferias, los expertos consideran que aún es incierto cuándo podría estar esta adecuación. No obstante, según el Distrito, se prevé que esta semana se complete la creación de estas unidades hospitalarias, con el objetivo de aumentar la capacidad de atención.

A esta medida se suman, además, las pruebas diagnóstico que tendría que hacer la ciudad para que se pueda acelerar el levantamiento de la cuarentena. De acuerdo con López, actualmente se realizan 25.000, y se necesitarían hasta 225.000 tests. Es de resaltar que se prevé que en las próximas dos semanas lleguen las 200.000 para completar esta condición.

““El equipo técnico debe mirar que tipo de pruebas se van a importar...La secretaria se está fijando unas metas, y para que estas metas se cumplan es importante verificar las evaluaciones sobre las necesidades impuestas por la dinámica de la enfermedad, la calidad de las pruebas, de sus kits, lo cual incluye verificación de sensibilidad, especificidad, valores predictivos, entre otros, todo articulado con los encargados de tomarlas y procesarlas, con el Instituto Nacional de Salud y el Ministerio de Salud. Esto para tener resultados rápidos y confiables”, explicó Carlos Trillos, epidemiólogo de la Universidad del Rosario

Las dos condiciones restantes, según López, serían llegar a los 100 equipos de atención domiciliaria, de los cuales hoy se tienen 24; y alcanzar las 1.000 personas haciendo vigilancia en las UCI (hoy hay 600). De acuerdo con la mandataria, hasta que no se logren cumplir las mínimas medidas para garantizar la prestación del sistema de la salud, será muy complicado no extender la cuarentena.

Se prevé que ahora el Gobierno Nacional continuará monitoreando la situación, con el objetivo de definir si se prorroga o no el periodo de aislamiento preventivo nacional.