Según un informe de la Andi, 49,1% de los venezolanos en Colombia trabaja en actividades que hasta ahora se abren

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

La Asociación Nacional de Empresario de Colombia (Andi) presentó el informe: “Inclusión de población migrante: una apuesta del sector privado”, donde dio a conocer que 49,1% de los venezolanos en Colombia trabajan en sectores como comercio, restaurantes y hoteles. Y según el gremio, el hecho de que la mitad de los ocupados esté en una sola rama de la actividad productiva indica que existen barreras en esta población para acceder a las otras ocupaciones.

Sin embargo, la situación es todavía más preocupante, pues en el marco de la pandemia, estos sectores, sumados al de las actividades artísticas y entretenimiento (que tienen 12,1% del total) no se han reactivado o apenas empiezan a hacerlo. En ese sentido, Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario señaló que, “lo que más preocupa con todo lo que está pasando es que haya un traslado de esta fuerza de trabajo hacia la informalidad producto de la pérdida de empleos formales por la crisis”.

Y explicó que el hecho de que estos sectores aún se encuentren parados no solo hace que se incremente la informalidad, sino que también hace que estas personas migren a la inactividad.

Por otro lado, el estudio indicó que otros de los sectores en los que se emplean venezolanos, pero en menor proporción son algunos que ya abrieron como la industria manufacturera (11,2%); construcción (10,9%); agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca (6,4%); transporte, almacenamiento (4%); actividades profesionales, científicas (3,7%); administración pública y defensa (1,9%); información y telecomunicaciones (0,9%); suministro de electricidad, gas y agua (0,7%); intermediación financiera (0,3%); actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (0,2%) y explotación de minas y canteras (0,2%).
Lo anterior podría obedecer, según la Andi, a los niveles de formación que se exigen en actividades como la intermediación financiera, la explotación de minas y en algunas actividades profesionales.

El informe señaló que, a marzo de 2020, Colombia contaba con más de 1,8 millones de migrantes venezolanos de acuerdo con Migración Colombia y 43% se encontraba de forma regular en el país. Es decir, población que puede llegar a ser parte de la vida productiva nacional.

Frente a esto, Bruce Mac Master, presidente de la Andi, dijo que, “debemos entender que la inclusión de la población migrante va a generar un entorno más competitivo para la economía. Esto se puede hacer a través de la proveeduría y generación de empleo”.

Por su parte, Daniel Uribe, director ejecutivo de la Fundación Corona agregó que, “el rol de los empleadores es fundamental para reducir las brechas existentes y promover acciones que generen condiciones equitativas para el acceso y la permanencia en el empleo de esa población”.

Otro de los resultados clave del informe fue que, del estimado de venezolanos en Colombia, 71,3 % se considera población en edad de trabajar (PET) y 62,6% hace parte de la población económicamente activa (PEA), lo cual es positivo para el desarrollo económico del país porque la proporción de personas en edades productivas (60%) es mayor que aquellas personas que son dependientes.

Visibilizan emprendimientos de migrantes
La Fundación Andi presentó el directorio ‘Se le tiene: Migrantes y refugiados’, el cual visibiliza 220 emprendimientos de población migrante y refugiada en siete departamentos y cuatro sectores económicos (productos alimenticios, artesanías y regalos corporativos, confecciones y otros) para impulsar las compras inclusivas. En sus tres ediciones especiales, este directorio ha logrado fortalecer a 50 emprendimientos; acompañar a 73 procesos de compras inclusivas; movilizar $1.000 millones en compras y vincular a 30 empresas inclusivas.