Un informe de Campetrol detalla que la producción de petróleo el otro año caería a mínimos de 718.000 barriles diarios

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La incertidumbre de los bajos precios internacionales, los posibles rebrotes de virus y los ajustes en las inversiones impedirían que en 2021 la industria petrolera corrija el ritmo que se tenía en un escenario precovid. Las estimaciones apuntan a que en el escenario más crítico el país reduciría su producción nacional hasta 718.000 barriles diarios, una cifra que no se veía desde hace más de una década.

Pese a los esfuerzos del Gobierno Nacional y los trabajos de las empresas para continuar con las campañas de Exploración y Producción (E&P), todo apunta a que los principales indicadores del sector caerán. Tanto el número de pozos exploratorios y la firma de contratos, así como la llegada de capitales extranjeros que llega al sector cada año.

De acuerdo con un informe de la Cámara Colombiana de Petróleo, Gas y Energía (Campetrol), el próximo año la inversión directa en el sector se reduciría a US$286 millones en 2021 en el escenario más crítico. De darse esta proyección, se daría una reducción de 82% frente a los más de US$1.570 millones que se prevén este año.

Los niveles de exploración al que le apunta la industria dependerán de los cambios en el barril de petróleo Brent. Aunque en este momento el precio se ubica sobre US$40, se proyecta que, con este, el número de nuevos pozos en exploración estaría entre 13 y 33. Todo dependerá de la certidumbre jurídica, los choques externos y la manera en la que se desarrolle la reactivación local.

“El año 2020 y 2021 estará marcado por una actividad exploratoria muy reducida por efectos de la alta volatilidad del precio del crudo ante la incertidumbre de la demanda pospandemia, el precedente de cambios en reglas de juego fiscales, y las muestras de deterioro en la seguridad”, explicó Carlos Leal, presidente de la junta directiva de Acipet.

De fondo, el lío es que con este ritmo no se lograrían aumentar rápidamente las reservas de crudo, ni de gas. La razón obedece a que el porcentaje de éxito de estos pozos es del orden de 15 a 20%. Por eso, se necesitaría llegar a mínimos de 80 pozos al año para aumentar los remanentes que actualmente tiene el país.

Germán Espinosa, presidente de Campetrol, es optimista frente a las estimaciones, pues aclaró que para 2021 y 2022 sí se llegaría a 33 y 44 pozos exploratorios, respectivamente. Sin embargo, tal y como lo dice Leal, “estos niveles se encuentran aún por debajo de lo que necesita el país para poder aprovechar sus recursos y mantener en el largo plazo su autosuficiencia energética, valores que hemos estimado entre 80 y 100 pozos exploratorios perforados y entre 8.000 y 10.000 km de sísmica adquirida anualmente”.

Se prevé, por ahora, que en medio de la reactivación la industria continúe trabajando en varios frentes. Desde las campañas exploratorias continentales hasta la consolidación de las nuevas inversiones costa afuera. A la par, desde la industria se hace un llamado para avanzar en los pilotos de fracking.