El ministro de Comercio dijo que hay tres planes estructurados con el FEM.

Carlos Rodriguez Salcedo - crodriguez@larepublica.com.co

El ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, anunció que en el mediano plazo se acordaron tres proyectos que van desde aplicaciones de Inteligencia Artificial hasta uno relacionado con Internet de las Cosas, orientado a promover el uso de esta tecnología para gestar ciudades inteligentes.

¿Cómo funcionará el Centro?
Los Centros para la Cuarta Revolución Industrial son una iniciativa del Foro Económico Mundial que viene desde 2017 y que tuvo su primera ubicación en San Francisco. Estos buscan posicionarse como una plataforma para discutir elementos asociados a la ética, los valores, las políticas públicas y la regulación de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial, y lanzar proyectos que involucren no solo a las entidades públicas, sino a todos los grupos de valor asociados al desarrollo de estas tecnologías.

El Centro para la Cuarta Revolución Industrial en Colombia es un esfuerzo conjunto entre el Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Alcaldía de Medellín y el Foro Económico Mundial. Entre las tres partes se escogió a Ruta N, en Medellín, como entidad en la cual establecer el Centro.

Dentro de las metas del Centro se encuentra involucrar activamente al sector privado y a la academia en dos dimensiones: la primera, asociada a la gobernanza misma del Centro. El Foro Económico Mundial ha establecido que el Comité Directivo, instancia que define las tecnologías sobre las que se trabaja y los proyectos en los que se profundiza la aplicación de la tecnología, esté conformado no solo por el gobierno del país que acoge el centro, si no a su vez por un miembro del Foro, representantes del sector privado y de la academia.

¿Cuál es la segunda dimensión?
La elaboración misma de los proyectos. Los colaboradores del Centro deben acercarse activamente a los actores relevantes de la realidad nacional para identificar los distintos esfuerzos que se vienen realizando tanto desde el sector público como del sector privado para el desarrollo y apropiación de estas tecnologías, e identificar cuellos de botella que puedan estar inhibiendo en la actualidad la adopción de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial.

A raíz de este trabajo preliminar, el Centro en Colombia, con el apoyo de la Red de Centros a nivel mundial, prepara los análisis y documentos necesarios para diseñar estrategias de política pública y de gobernanza que permitan sortear los cuellos de botella identificados y diseña una prueba piloto.

Este elemento en particular diferencia a los Centros para la Cuarta Revolución Industrial de los centros de pensamiento tradicionales: lleva a la realidad sus políticas en pruebas piloto, para identificar oportunidades de mejora, para ahí sí socializar los resultados finales, no solo a nivel local, sino a nivel internacional, apalancado en la Red de Centros.

¿Qué características destacó el Gobierno sobre Medellín para ser escogida?
Es importante reconocer que Medellín se ha consolidado como la capital de la innovación en Colombia, y una de las ciudades con mejor desempeño económico en América Latina, según Global Metro Monitor, de The Brookings Institution.

En esta ciudad se han originado iniciativas como Ruta N cuyo objetivo es consolidar una economía del conocimiento para generar condiciones que favorezcan los negocios y el emprendimiento, y hacer parte del proyecto que conformará un distrito tecnológico en Medellín.

¿Cómo se vincularán otros países de América Latina?
Desde la misma concepción y la estructura y despliegue de los Centros a nivel mundial la expectativa es que el Centro en Colombia sea, no el centro de la ciudad, ni del país, sino de la región. De hecho, este será el primero y por ahora único Centro para la Cuarta Revolución Industrial hispano-hablante. En este sentido, la expectativa es que los proyectos que se adelanten y piloteen en Colombia, bajo un entorno económico y social similar al de muchos países de la región, sirva como incubadora de iniciativas que puedan ser implementados en otros países.

Así mismo, eventualmente se podrían desarrollar proyectos puntuales para otros países que aprovechen el conocimiento adquirido en Ruta N en ejecución de los proyectos locales, las metodologías, estrategias y demás procedimientos que la Red de Centros a nivel mundial compartirá con el Centro en Colombia.

¿A qué acuerdos llega Colombia con el Foro Económico Mundial para poder acoger este centro?, ¿hay metas concretas?
Las metas de corto y mediano plazo con el Foro Económico Mundial son bastante concretas. Tuvimos que adelantar una serie de actividades con el Foro para poder estar en el punto de poder anunciar esta semana, junto con el FEM, el lanzamiento de este Centro para Colombia y para la región.

En el mediano plazo se ha acordado que el Centro en Colombia adelantará tres proyectos: uno relacionado con aplicaciones de Inteligencia Artificial para hacer más eficientes los procesos internos de las entidades públicas; uno relacionado con Internet de las Cosas, orientado a promover el uso de esta tecnología para gestar ciudades inteligentes; y un tercero relacionado con la definición de una estrategia y una política para la implementación de soluciones basadas en Blockchain, así como la priorización e identificación de aquellos servicios que puedan ser basados en soluciones de Blockchain, tales como la identidad digital, votación digital, y la historia clínica digital.

De acuerdo con el Foro, el tiempo estimado para el desarrollo de cada proyecto, incluyendo tanto el mapeo de esfuerzos, el desarrollo de la estrategia, el pilotaje de los marcos de política pública y la documentación de lecciones aprendidas debería ser de alrededor 18 meses, por lo que para los tres primeros años que nos estamos comprometiendo se deberían adelantar mínimo seis proyectos.