.
ECONOMÍA "La administración anterior nos dejó una locomotora varada"
domingo, 21 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, no solo seguirá en esa cartera sino que, de plano, descartó cualquier posibilidad, al menos por ahora, de presentarse como candidato presidencial para 2014.

Restrepo no oculta su optimismo por los indicadores del crecimiento agrario en el país, y dice que a pesar de las dificultades el agro “va en la dirección correcta”, y agrega que recibió de la administración anterior una “vieja locomotora, paralizada y estacionada”, y que esta administración la puso a andar. 

En diálogo con Colprensa, Juan Camilo Restrepo reveló que en el país han sido despojados, en los últimos 25 años, más de seis millones de tierras a los campesinos pobres, y que al finalizar este año habrá radicadas más de cinco mil demandad de restitución. 
 
-¿Es verdad que renunció esta semana? 
El Presidente Santos sacó un Twitter diciendo que yo no he renunciado y que lo voy a acompañar un tiempo más. De manera que no estoy de salida en este momento. 
 
-Se dice que usted quiere renunciar para no inhabilitarse como posible candidato presidencial… 
No, eso no tiene fundamento, usted sabe que estamos en un año preelectoral, y los rumores y consejas pululan en el Congreso Nacional, pero eso no tiene fundamento. 
 
-Esta semana comienza otro ciclo de conversaciones en la Habana, y el tema agrario está casi listo. ¿Qué se puede esperar? 
Según lo ha informado el jefe de los negociadores del Gobierno, Humberto de la Calle, avanza muy bien. Yo diría que parece estar en el último hervor. De manera que se espera que se pueda redondear el tema agrario para pasar a los otros cuatro puntos de la agenda. 
 
-¿Por qué ha habido tantos inconvenientes en este punto? 
Más que inconvenientes yo creo que ha habido es avances. Según han dicho los propios negociadores hay textos sobre los cuales hay consensos, algo que no se había visto hacía muchísimo tiempo. Ojalá este tema que está en su último hervor pueda concluir para que haya avances en los otros temas de la agenda. 
 
-¿Qué tan importante va a ser el tema de la restitución de tierras para el posconflicto? 
Pues ese es un tema muy importante. Por primera vez el derecho agrario colombiano está restituyendo tierras a los despojados. Ya han salido varias sentencias. Se han restituido 12 mil hectáreas a través de la restitución judicial. De común acuerdo con las víctimas ya tenemos 1.500 demandas ya presentadas ante los jueces agrarios que se van a fallar en los próximos meses, y aspiramos a terminar este año con unas 5.000 demandas de restitución presentadas ante la jurisdicción agraria en Colombia. 
 
Naturalmente esto pisa callos, hay enemigos de esta política que la defendemos contra viento y marea. Yo creo que esta política es uno de los activos históricos más importantes que dejará consolidado la administración Santos. 
 
-¿Cuántas hectáreas a restituir incluyen esas 5.000 demandas? 
Es un número grande. Hasta el momento se han presentado unas 30 mil solicitudes de restitución por más de dos millones de hectáreas. Ya de esas reclamaciones se han puesto unas 1.500 demandas y aspiramos a final de año llegar a unas 5.000. De manera que es un número muy importante de hectáreas reclamadas las que se van a plasmar en esas demandas. 
 
-¿Se puede aproximar cuántos millones de hectáreas fueron despojadas de manera violenta en el país? 
Según los estudios que se han hecho por las universidades, la Pastoral Social de la Iglesia y la Corte Constitucional, en el último cuarto de siglo los órdenes de magnitud son los siguientes: cuatro millones de hectáreas fueron abandonadas forzadamente y dos millones de hectáreas fueron despojadas, usurpadas a sus legítimos propietarios. De manera que se estima que pueden ser seis millones de hectáreas afectadas: cuatro con abandono forzoso, y dos con despojo. 
Ya se han presentado reclamaciones por un poco más de 2 millones de hectáreas. Esas son las que están mirando los jueces agrarios, y también se está haciendo el programa de acompañamiento al retorno: con diversas entidades del Estado y con proyectos productivos. 
 
-¿Cuál es la zona más afectada por esa problemática? 
Pues despojos de tierra los hubo por todas partes. Pero, naturalmente, las áreas más afectadas son el Urabá antioqueño, Córdoba, sur de Bolívar, Sucre, Nariño, Putumayo, Valle, bajo Cauca antioqueño. Y una cosa, los despojadores, dicho por las propias víctimas, no solo lo fueron paramilitares, también los hubo por parte de las Farc y otros grupos delictuales. 
 
-¿Superado este tema agrario, el resto de la agenda será más rápido de negociar? 
Pues cada punto tiene sus propias dificultades, pero superado ese primer punto se avanza en un camino que debe facilitar el resto de la agenda 
 
-¿Cuál es su prioridad mientas esté en el Ministerio? 
Pues seguir apoyando, seguir colaborando con sectores que están pasando por dificultades, asociadas al contrabando, a la revaluación, a la caída de precios internacionales que han afectado algunos productos como el cacao, o el café. 
En segundo lugar, seguir colaborando con programas de reestructuración colectiva que tienen amenazas planteadas por los TLC, son sectores como el arroz, la producción de leche, para que no vayan a ser avasallados, y empezar abrir las puertas de los mercados internacionales. Estamos trabajando con las autoridades sanitarias de países como Estados Unidos y Europa apara abrirles mercado a nuestros productos en esos mercados internacionales. 
Por último, estamos trabajando para consolidar las políticas de desarrollo rural. Es una misión muy importante del Ministerio de Agricultura, la agricultura campesina, que es donde se produce el 70 por ciento de la economía del país. También ayudar al pequeño campesino. 
 
-¿Cuál es el sector que más demanda apoyo en este momento del Ministerio de Agricultura? 
Todos, no hay unos que merezcan más atención que otros, todos tienen sus posibilidades que hay que saberlas magnificar para que puedan entrar a los mercados internacionales, o proteger a los sectores que por las razones que ya mencionamos necesitan cierta protección. 
De todas maneras quiero decir lo siguiente: a pesar de las dificultades como por ejemplo la ola invernal que tanto golpeó al agro, a pesar de dificultades como la reevaluación que les está dando muy duro a las exportaciones agropecuarias, la agricultura en su conjunto, según lo dice el propio Dane, en los años 2011 y 2012 ha crecido positivamente y ha ofrecido más que lo que creció en la segunda mitad de la administración anterior. 
Según el Dane, en el período 2008 al 2010, la agricultura colombiana no creció sino que decreció. Sin embargo, en 2011 creció 2.4% y en 2012 creció 2.6%. Claro, no vamos a velocidad de crucero, no vamos tan rápido como una minería o unos hidrocarburos, pero esa vieja locomotora que la encontramos varada, paralizada, decreciendo, estacionada en un taller de reparaciones, en la primera mitad de la administración Santos ha vuelto a crecer, a pesar de las dificultades. 
Pero ahí vamos, estamos metiéndoles el hombro, y esperamos que esa vieja locomotora que nos dejó la administración anterior siga cogiendo velocidad y que el bienestar de las gentes del campo vaya mejorando. 
 
-O sea, Ministro que usted ha sido como el mecánico de esa vieja locomotora 
Sí, soy el mecánico y fogonero de esta vieja locomotora. Por ejemplo, recibimos con optimismo las cifras de crecimiento reveladas por el Dane, que muestran que en los últimos dos años, es decir, en la primera mitad de la administración Santos, mejoró los índices de pobreza y de indigencia en la zona rural, inclusive más que en las zonas urbanas, lo cual es un buen indicador. 
 
-¿En esos índices revelados por el Dane y Planeación Nacional, qué tanto ha pesado la agricultura? 
Pues a veces no se tiene en cuenta ciertas cosas. Por ejemplo, uno de cada cuatro empleos que se están creando en Colombia es en zonas rurales, de manera que esas cifras muestran que hubo reducción de la pobreza en la ruralidad. Todavía falta mucho pero ahí vamos, la brecha entre ruralidad y urbanidad sigue siendo muy alta pero las cifras muestran que vamos en la dirección correcta. 
Ahora bien, si llegara a haber un acuerdo de paz y pudiéramos derivar para el postconflicto lo que llamamos un dividendo de la paz, podríamos avanzar mucho más rápido para cerrar esa brecha y mejorar la calidad de vida en la ruralidad colombiana. 
 
-¿Si se firma la paz, el país volverá a ser más rural que urbano? 
Colombia sigue teniendo unos índices de ruralidad muy importantes. Según las Naciones Unidas un tercio de la población colombiana, es decir, 15 millones de colombianos, viven en la ruralidad. Es un indicador muy importante. Allí es donde se produce la seguridad alimentaria, por eso trabajamos en mejorar la seguridad de ese tercio de la población. Haya o no haya negociaciones con las Farc la mejoría de la ruralidad y la calidad de vida del sector rural en el país, debe ser el primer punto en la agenda pública del país en los años venideros. 
 
- A raíz del paro cafetero muchos sectores han pedido la cabeza del presidente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz. ¿Cómo ve esa solicitud? 
El Gobierno es muy respetuoso de lo que definan los gremios. El Gobierno viene colaborando para que mejoraren los ingresos cafeteros, para la renovación, para que la producción vuelva a levantar cabeza, pero la dirección de los gremios es un tema en el que no participa el Gobierno. 
El Gobierno piensa que las instituciones de la caficultura son importantes, pero eso no quiere decir que no se puedan modernizar. Por eso el Gobierno ha invitado a que se cree una gran comisión independiente de la Federación Nacional de Cafeteros, que le eche una mirada independiente y desprevenida a cuáles son las mejoras para el sector. Las conclusiones de esta comisión habrá que analizarlas en lo que llamamos la constituyente cafetera sin prescindir de la institucionalidad cafetera. 
 
-El TLC con Estados Unidos comenzó a regir desde mayo del año pasado. ¿Hoy qué balance se puede hacer? 
Los TLC hay que mirarlos en perspectiva. Los grandes retos en el sector de la agricultura hay que mirarlos dentro de diez o doce años, cuando termine el período de desgravación. El Gobierno está haciendo un esfuerzo en doble dirección: comenzar una reingeniería de los sectores amenazados para que cuando llegue el final de la desgravación estén mejor preparados. Y en otros sectores en que ya podemos empezar a exportar estamos trabajando intensamente con las autoridades sanitarias para abrir esos candados y que nos reciban nuestros productos. 

MÁS DE ECONOMÍA

Salud 27/09/2021 Bajaron las muertes y casos de covid-19; hoy hubo 33 decesos y 1.015 contagiados

La cifra de este lunes significa diez fallecimientos menos y 407 infectados menos que los reportados ayer domingo por MinSalud

Hacienda 27/09/2021 La Guajira y el Pacífico, entre las regiones con el menor cumplimiento de los ODS

Según cifras de ProPacífico, el objetivo de desarrollo sostenible con mayores tasas de cumplimiento es el de salud y Bienestar

Salud 28/09/2021 Secretario de salud distrital confirmó que se agotaron las dosis de Moderna en Bogotá

Alejandro Gómez explicó que ya aplicaron las 62.580 vacunas que le fueron asignadas a la ciudad por el Ministerio de Salud

MÁS ECONOMÍA