La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

La sorpresiva caída de 0,14% en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de noviembre puso a hacer nuevamente las cuentas a los analistas del mercado y a replantear sus expectativas de inflación para 2012. En efecto, según el Sondeo LR, el IPC de este año cerraría en 2,7%, por debajo de 3% que era la meta del Banco de la República. Para 2013, el pronóstico arrojó un 3,2%.

El dato que reveló el Dane el pasado cinco de diciembre fue contrario al 0,15% esperado para la inflación de noviembre. Con el -0,14%, el IPC anual cayó a 2,77%. La caída estuvo explicada por un descenso de 0,49% en el grupo de los alimentos, el cual pesa 28% dentro de la canasta familiar, específicamente liderado por la papa. Así mismo, afectó negativamente la energía eléctrica y la gasolina.

Este nuevo dato hizo que la gran mayoría del mercado revisara a la baja su pronóstico de inflación. “La sorpresa de 29 puntos básicos que tuvo Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá frente a su proyección se traduce en ajuste casi que proporcional a la expectativa de inflación para el cierre del año, de 2,95% esperado previamente a 2,70% actual”, se explicó en un informe de la entidad.

Se espera que la inflación de diciembre sea menor a la del 2011, cuando se registró 0,42%. Los datos recientes de inflación han mostrado que el clima no es un problema para aquel. En noviembre, el Ideam anunció que la probabilidad de ocurrencia del fenómeno de ‘El Niño’ cayó del 55% al 37%.

Según Andrés Duarte, director de Estudios Económicos de Asesores en Valores, a pesar de que la inflación de alimentos fue negativa en noviembre, en diciembre será lo contrario. “No veo cómo vaya a salir negativo, la variable sería el clima en caso de que fuera haber sobreoferta de alimentos. Prácticamente todos los agentes buscan sacarse un poquito más de utilidad en cuanto ventas”, explicó el experto. Aunque para este año se espera una inflación por debajo del 3% para el próximo estiman que el IPC estará por encima de la meta del Emisor, que se encuentra en un rango de entre 2% y 4%. El gerente general del Banco de la República, José Darío Uribe, ya había explicado que por cuenta del fenómeno de ‘El Niño’ se iba a presentar una presión alcista en la inflación, específicamente en el grupo de alimentos, durante el primer trimestre. Sin embargo, estos serían choques temporales y luego la inflación se acercaría a la meta del Banco.

“El Emisor ve un pico en el primer semestre del 2013 explicado por el Fenómeno, pero estos efectos son pasajeros y la inflación se volvería a ajustar a la baja”, dijo Juan David Ballén, analista de Alianza Valores. En materia de política monetaria, los expertos coinciden en que hay espacio para que el Banco de la República pueda hacer un recorte en su tasa de interés que actualmente se ubica en 4,50%, y la cual redujo unos 25 puntos básicos en su reunión del 23 de noviembre. Aunque se abre este espacio para que el próximo 21 de diciembre los miembros de la Junta Directiva puedan hacer un recorte más en su última reunión, los analistas consideran que optarán por mantener estable la tasa de interés.

De acuerdo con Daniel Velandia, director de Investigaciones Económicas de Correval, la tasa de interés de 4,5% es un nivel neutral. El dato de inflación le da espacio para actuar si lo requiere, si sucede algo a nivel internacional, pero por el momento no cree que esto vaya a suceder.

Resultado favorece precios de 2013 por negociación salarial
Según un reporte de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, el resultado de inflación de noviembre favorece los precios de 2013 por referencia de negociación salarial e indexación. “La indexación funcionará más a favor en 2013, pues el nivel de cierre del año será aún más bajo de lo previsto. Por último, la gasolina también está beneficiando el comportamiento de precios, pues mientras los commodities se mantengan estables, el precio del combustible también lo hará, y beneficiará otros rubros del grupo de transporte”, cita el informe.

La opinión

Juan David Ballén
Analista de Alianza Valores

“Con una inflación de 2,77% se abre un campo para que continúen bajando la tasa de interés, pero la decisión dependerá del crecimiento”.