La República Más

En las nuevas líneas se contemplan proyectos para bienes públicos rurales, adaptación al cambio climático y gestión del riesgo y TIC

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Por medio del Decreto 1147 de 2020 el Gobierno Nacional anunció la ampliación del alcance del mecanismo de obras por impuestos, una iniciativa que permite a los empresarios hacer el pago de hasta 50% de su impuesto de renta a cambio de la ejecución de proyectos de inversión para el bienestar de las poblaciones más afectadas por la violencia y la pobreza.

El nuevo acto legislativo habilita que el instrumento de financiación se ejecute de forma prioritaria en los municipios donde se ejecutan los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet), y gracias al nuevo modelo, tanto personas naturales como jurídicas que sean contribuyentes del impuesto, podrán realizar proyectos con recursos propios a través de convenios con los ministerios para contratar directamente la ejecución de obras y servicios.

De acuerdo con el Consejero Presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, la reglamentación promueve la participación de los contribuyentes para ejecutar proyectos de inversión en más de una oportunidad en el año, pues desde ahora se podrán realizar en marzo y en septiembre.

Además, se pusieron en marcha nuevas líneas de inversión de financiación como bienes públicos rurales, adaptación al cambio climático y gestión del riesgo, pagos por servicios ambientales, tecnologías de la información y comunicaciones, infraestructura productiva, infraestructura cultural e infraestructura deportiva.

Anteriormente, las líneas en las que estaban enfocados los proyectos eran solamente agua potable y saneamiento básico, energía, salud pública, educación pública e infraestructura de transporte, según la Ley 1819 de 2016.

De acuerdo con el Gobierno, por medio de este mecanismo se han vinculado 75 en 100 proyectos de inversión, con un monto que se calcula en $667.317 millones. Entre las estrategias que ha desarrollado el sector privado se cuentan vías terciarias, dotaciones escolares y saneamiento básico, entre otras.