Los mandatarios advierten que la iniciativa es regresiva y no se ajusta a la realidad. Dicen que se recortarían los recursos para la reactivación en regiones

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Son varias las inquietudes que han expresado la mayoría de gobernadores del país ante el proyecto de ley que busca reglamentar el Sistema General de Regalías. Se trata de una molestia generalizada de los mandatarios, quienes advierten que esa iniciativa reduciría la Asignación para la Inversión Regional, eliminaría las Secretarías Técnicas y centralizaría muchas de sus funciones.

Uno de los puntos que ha generado mayor polémica es que el proyecto de ley, radicado el pasado 5 de agosto, busca crear una ‘bolsa competitiva’. Según la Federación Nacional de Departamentos (FDN), esto daría vía libre “para quitar y centralizar de tajo $3,1 billones a los departamentos”, que serían repartidos en bolsas regionales para que se asignen de igual manera.

“Con el proyecto de ley es mucho más el nivel central que va a tener el Gobierno en el manejo de las regalías. Están creando una especie de bolsas concursables en el que la mitad de los recursos va a ir a una bolsa concursable. Es decir, los recursos que le pertenecían al Meta ahora los pueden pelear otros departamentos. Eso va a propiciar un canibalismo en las regiones”, explicó Juan Guillermo Zuluaga, gobernador del Meta y presidente de la FDN.

Tal y como está contemplado en el proyecto, el Ministerio de Minas y Energía estableció que esta asignación efectivamente es de 34% para la Inversión Regional. Así, la distribución se realizará de tal manera que 50% vaya a departamentos, mientras que 50% restante por regiones a través de la bolsa competitiva.

En línea con los reparos de los mandatarios, también se agregó que sería un error la eliminación de las seis Secretarías Técnicas de los departamentos. Esto, dijeron desde la FND, debido a que pasarían a manos del Departamento Nacional de Planeación (DNP), por lo que recursos por $125.000 millones estarían en manos del Gobierno, y dejarían de ser percibidos por los entes territoriales.

“Las secretarías técnicas de los Ocad están en las regiones. El proyecto pretende que eso lo haga el DNP. Es decir que en Bogotá decidan por nosotros. No puede ser, ese argumento no lo aceptamos (...) Necesitamos autonomía, y un Estado que crea más en las regiones”, destacó Zuluaga.

El ministro de Minas y Energía, Diego Mesa, agregó, por su parte, que “con la reforma al Sistema General de Regalías, aprobada por unanimidad el año pasado, se aumentan los recursos para los municipios más pobres y las asignaciones directas para los territorios productores de minería e hidrocarburos, manteniendo la inversión regional. Además, por primera vez se destinarán recursos de regalías para el ambiente y desarrollo sostenible”.

Las razones de fondo de los reproches obedecen a que, según advierten los mandatarios, es un proyecto regresivo y no se ajusta a las nueva normalidad que enfrentan los territorios. Así lo considera el gobernador del Santander, Mauricio Aguilar, quien dice, además, que hoy gran parte de los departamentos han visto una reducción de 70% en las rentas. Por eso, añadió que el proyecto no responde a las nuevas exigencias que depara la pandemia, pues los procesos deben ser descentralizados para seguir cumpliendo con los compromisos de inversión.

Este argumento, incluso, va en línea con lo expuesto por la FND que advierte que solo en el primer semestre las finanzas departamentales se vieron afectadas en 25%, pues se dio una reducción de $1,2 billones. Lo anterior está relacionado a un menor recaudo en junio, una tasa de empleo alta y las bajas expectativas de crecimiento.

Se espera que hoy varios gobernadores del país se reunirán con el presidente Iván Duque para discutir los pormenores del proyecto, y los posibles ajustes que se le podrían hacer para su trámite en el Congreso.