La calificadora que esta semana empeoró su visión de crecimiento del PIB a -6,9% señaló que las medidas para la reactivación serán clave

Adriana Carolina Leal Acosta

Fitch Ratings informó que las métricas soberanas de Colombia se han deteriorado aún más desde su rebaja de abril a 'BBB-', apuntalando el rango de riesgos a la baja reflejados en la Perspectiva de Calificación Negativa del país.

"La perspectiva de crecimiento y la trayectoria de la deuda son particularmente clave para la calificación, ya que el crecimiento enfrenta riesgos significativos a la baja por las mayores incertidumbres relacionadas con la pandemia mundial de coronavirus", señaló la firma en un comunicado.

En concreto, Fitch pronostica que el PIB real colombiano se contraerá en un 6,9% en 2020. Este es un "marcado deterioro" de un pronóstico anterior de 4,5% negativo y refleja una extensión del bloqueo parcial del país y restricciones más severas en Bogotá.

"Seguimos esperando que el crecimiento se recupere en 2021, hasta el 4,9%. Sin embargo, debido a la dificultad de proyectar la trayectoria de la pandemia de coronavirus, nuestros pronósticos están sujetos a un mayor nivel de incertidumbre de lo habitual", explicó la calificadora.

Y agregaron que una segunda ola de infecciones por covid-19 y bloqueos asociados, podrían afectar el crecimiento del próximo año. El alto desempleo y los fracasos comerciales podrían tener un efecto a más largo plazo en el ritmo de la recuperación económica y el crecimiento potencial.

Esperamos que la deuda del Gobierno colombiano aumente bruscamente a casi 59% del PIB de este año desde el 45% de 2019. Esto diferiría notablemente de la mediana actual de 'BBB', "que pronosticamos que será del 52% frente al 42% en 2019. La mediana histórica de 'BBB' es del 36% del PIB", dijeron.

La firma indicó que cuando rebajaron a Colombia a 'BBB -' negativo en abril, destacaron los riesgos para el crecimiento y la trayectoria de la deuda del Gobierno central como factores clave para mantener la Perspectiva de Calificación Negativa. En particular, tres factores clave plantean individual o colectivamente riesgos para la calificación de grado de inversión.

Estos riesgos incluyen el posible fracaso en el camino de lograr la consolidación fiscal para estabilizar y eventualmente reducir la deuda del Gobierno, una reducción en las perspectivas de crecimiento a mediano plazo y grandes saldos externos sostenidos que conducen a un aumento continuo en la carga de la deuda externa neta.

"Será necesario un retorno a la regla fiscal que se suspendió para 2020-2021 debido a la severidad de la contracción económica para estabilizar y comenzar a reducir la carga de la deuda y aumentar la credibilidad del marco de la regla fiscal. Sin embargo, un proceso de consolidación fiscal creíble no es el único factor clave que ayudaría a estabilizar la calificación. Un retorno al crecimiento económico sostenido por encima del 3% también será clave. Como tal, las medidas de reforma que pueden impulsar el crecimiento económico potencial a mediano plazo también estarán bajo foco", manifestaron.

Fitch agregó que Colombia tiene "una historia" de aprobar reformas tributarias después de un shock económico, así como un largo historial de políticas macroeconómicas prudentes y consistentes. De hecho, señalan que la mayor popularidad del presidente Iván Duque a través de la crisis de la pandemia podría ayudar al Gobierno a aprobar reformas difíciles en el Congreso a mediados de 2021.

Sin embargo, advierten que un ciclo electoral en el primer semestre de 2022, que incluye elecciones al Congreso y una primaria presidencial en marzo y mayo de ese año, respectivamente, limitaría el tiempo para aprobar reformas importantes antes de que la campaña comience en serio en el cuarto trimestre de 2021.