El Gobierno extendió el plazo para diferir los servicios de agua, energía, gas y alcantarillado. Además, se anunciaron nuevos subsidios a las empresas prestadoras de servicio de agua y alcantarillado

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Ante la difícil situación económica que atraviesan los hogares colombianos, el Ministerio de Minas y Energía y el de Vivienda anunciaron nuevas medidas en materia de servicios públicos.

Las dos carteras extendieron por un mes más la opción de diferir el pago de la factura de la energía, el gas, el agua y el alcantarillado, y ratificaron que el plazo se mantendrá en 36 y 24 meses según el tipo de estrato.

Los usuarios que se acojan a esta alternativa podrán diferir la factura causada este mes, tal y como lo pudieron hacer en abril y mayo. Para el estrato 1 y 2 se podrá diferir el pago en un plazo de tres años sin ningún interés adicional, mientras que para el estrato 3 y 4 la opción es hasta por dos años con una tasa preferencial. Los dos estratos restantes (5-6) podrán llegar a acuerdos de pago con los prestadores del servicio.

“Estas medidas son un alivio para muchas familias colombianas que cuentan con estos servicios esenciales en nuestra vida diaria, y que pueden estar atravesando dificultades económicas por la emergencia ocasionada por el covid-19”, explicó María Fernanda Suárez, ministra de Minas y Energía.

La cartera minero-energética añadió que los prestadores de servicio deben congelar las tarifas y no trasladar mayores costos a los usuarios.

Jorge Alberto Valencia, director de la Comisión de Regulación de Gas y Energía (Creg), explicó que ya “se les señaló a las prestadoras del servicio de energía que si, al aplicar las fórmulas tarifarías, estas les daban un incremento en la tarifa, ese aumento no podía trasladarse a los usuarios finales”. Es decir, aunque la energía pueda ser más costosa por diversos factores (embalses, precio de bolsa, TRM, entre otras), esa subida no lo podrá, ni deberá, sentir el usuario final.

En cuanto al agua y alcantarillado, el Ministerio de Vivienda informó que el pago diferido de estos servicios se amplía hasta el 31 de julio. Así lo confirmó Jonathan Malagón, jefe de esta cartera, quien destacó que este beneficio inicialmente aplicaba hasta mayo pero, teniendo en cuenta la situación económica de millones de familias, se amplió hasta julio.

Una de las medidas adicionales que se establecieron a través del Decreto 819 son algunos subsidios que benefician a los acueductos rurales y las familias que habitan en el campo. De acuerdo el Minvivienda, se darán ayudas económicas para estos prestadores de servicio, que, según los cálculos, serían más de 1.621 operadores rurales registrados en la Superintendencia de Servicios Públicos.

“Este alivio será de $12.400 mensuales por usuario y aplicará hasta diciembre. Así, un usuario rural en Colombia paga entre $19.000 y $20.000 al mes, con este subsidio del Gobierno Nacional, quedaría pagando entre $7.000 y $8.000”, destacó Malagón al explicar las nuevas ayudas para el sector rural.

Así funcionan los subsidios de la energía

El director de la Creg, Jorge Alberto Valencia, explicó cómo funciona la aplicación de los subsidios de la tarifa de energía. Aclaró que para el estrato 1, por ejemplo, la ley colombiana permite que se cubra hasta 60% del consumo básico de subsistencia; al estrato 2, hasta 50%; y al estrato 3, hasta 15%. Según los cálculos de la entidad, “cerca de 80% de los usuarios del servicio de energía ya recibe algún tipo de subsidios. En concreto, el Ministerio de Minas y Energía estima que, por lo menos, 12 millones de colombianos reciben alivios económicos para el servicio de energía eléctrica.