• Agregue a sus temas de interés

David "Chato" Romero - dromero@larepublica.com.co

Así lo dejó sobre la mesa de la Federación Nacional de Cafeteros el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, luego que LR le preguntara por la propuesta que hizo el presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), Francisco Lloreda, de revisar y bajar la carga impositiva a las empresas del sector.

“Yo no estuve en la reunión pero hay que tener claro que el debate tributario se va a dar en el contexto de una reforma estructural donde recogeremos todas las inquietudes”, manifestó el jefe de la cartera de Hacienda. Incluso, Cárdenas Santamaría anotó que el Gobierno Nacional tiene la intención de buscar las fórmulas que permitan al fisco mantener, por un lado, la producción de petróleo y, por otro, la inversión.

“Hablamos mucho de la nueva economía y de la transición hacia un nuevo modelo, con más industria, agricultura y turismo, todo eso es cierto. Pero todo eso está construido sobre la base que el país siga produciendo un millón de barriles de petróleo por día”, agregó el funcionario. 

La tesis que maneja Francisco Lloreda es que el país no puede conformarse con una industria petrolera lánguida y venida a menos. “Es imperativo revisar la carga impositiva de manera integral, pues el Government Take ya no es competitivo”, dice la cabeza de ACP en su editorial de la revista institucional.

El representante del gremio petrolero anota que si Colombia desea seguir siendo un jugador importante en la región deben tomarse medidas con carácter urgente.

Entre las petociones que seguramente estarán sobre la mesa de discusión con el Gobierno Nacional estará el acelerar las devoluciones que, por impuestos, debe realizar la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian).

La otra propuesta está la revisión de las condiciones en las que el sector llegó con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH). Incluso, el presidente de la ACP saca el espejo retrovisor para recordarle al Gobierno que ese sector representó 23% de los ingresos fiscales, como quien dice, en un momento contribuyeron con el cumplimiento de los programas del Gobierno y, ahora, viene la cuenta de cobro para que la industria siga arrojando resultados de color verde y no el rojo que ha acompañado los últimos balances por causa de las pérdidas de las compañías.

La apuesta del Gobierno ya quedó clara y es mantener el millón de barriles.