Según el Ministerio de Salud en Amazonas, Guainía, Guaviare, Vichada y Vaupés no hay UCI. En Arauca hay cuatro camas.

Adriana Carolina Leal Acosta

De acuerdo con los datos del Registro Especial de Prestadores de Salud y el Ministerio de Salud, en el país hay 60.078 camas hospitalarias disponibles, de las cuales, 6.242 corresponden a cuidados intensivos (UCI).

Estas últimas son las que se necesitan para tratar a los contagiados con covid-19 que se complican, lo que según han advertido expertos desde que se reportó el primer caso en Colombia -hace 26 días-, es insuficiente. Y lo es aún más si se tiene en cuenta que en cinco departamentos del país no hay una sola UCI, mientras que en otros tantos, hay menos de diez.

Según las proyecciones de propagación del virus hechas por el Gobierno, expuestas en el Decreto 417 del 17 de marzo de 2020, en el país se pueden llegar a infectar 3,9 millones de personas con covid-19, de las cuales 4,7% tendrían episodios críticos y 13,8% severos.

Lo anterior significa que más de 720.000 personas necesitarían atención hospitalaria, y según el decreto, esta proyección fue hecha teniendo en cuenta una hipótesis de 14 días de estancia en UCI y cinco días de hospitalización, lo que supone que gran parte de esas atenciones se requerirían en un mismo periodo de tiempo y que ni siquiera toda la capacidad instalada -incluyendo cuidado intermedio y menor- que hay en el país, respondería a la demanda.

Pero además, hay departamentos, como el Amazonas por ejemplo, que cuenta solamente con 114 camas y ninguna es UCI. Por lo que un brote en ese territorio, con una tasa de contagio de entre dos y tres personas por cada portador, que es la proyección dada por el Instituto Nacional de Salud, sería inmanejable.

Así lo advierte Leonardo Briceño, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad del Rosario, quien dijo que “si se presenta un caso de infección en una región donde el sistema de salud es débil, que es la mayor parte del territorio nacional, no estamos preparados”.

De hecho, toda esa región del país tiene el mismo problema, pues Guanía,  Guaviare, Vaupés y Vichada tampoco tienen camas de cuidado intensivo. En Caquetá, que hace parte de esta región, hay 20 camas de este tipo, siendo el único departamento con tal servicio de un territorio en el viven más de 806.000 personas -contando al Amazonas- según el Dane. Sin embargo, hasta ahora, no se han reportado casos en esos lugares.

Otros departamentos con capacidad de UCI marginal son Putumayo, donde hay diez camas; Arauca, donde hay cuatro camas y San Andrés, donde hay cinco camas.

En contraste, los departamentos cuyas capitales son las más pobladas y concentran gran parte de la actividad económica, tienen mayor capacidad hospitalaria. Bogotá encabeza la lista con 1.173 UCI, de un total de 10.134 camas y el Valle del Cauca tiene 857 UCI, de un total de 6.286 camas.

LOS CONTRASTES

  • Jaime AriasExministro de Salud

    “Va a llegar un punto en el que se va a desbordar la capacidad hospitalaria. Para evitarlo habría que aplanar la curva de contagio radicalmente y eso es muy difícil”

  • Leonardo BriceñoProfesor de la Escuela de Medicina de la Universidad del Rosario

    "Si se presenta un caso de infección en una región donde el sistema de salud es débil, que es la mayor parte del territorio nacional, no estamos preparados"

Pero aún en esas condiciones la capacidad no cubriría la demanda. Para dar un ejemplo, de acuerdo con el Dane, solo en la capital del país habitan 7,4 millones de personas, y se calcula que 34% de la población se podría llegar a contagiar según las estimaciones mencionadas en el decreto, es decir, que los pacientes potenciales son 2,5 millones. Adicionalmente, de ese grupo, 13,8% requeriría atención hospitalaria, es decir cerca de 345.000 personas, por lo que el déficit de camas en ese escenario rondaría las 343.827 unidades.

“Aunque las medidas dadas por el Gobierno han sido muy buenas, va a llegar un punto inevitable en el que se va a desbordar la capacidad hospitalaria. Para evitarlo, la curva de contagio se tendría que aplanar de una manera mucho más radical y es muy difícil que eso suceda. Por eso es importante que las personas se tomen en serio las medidas de prevención, pues esto fue lo que pasó en Italia, España y está pasando en EE.UU.”, señaló Jaime Arias, exministro de Salud.

Por esta situación es que el Gobierno esta buscando aumentar la capacidad con hospitales de campaña, a lo que se suman 8.000 habitaciones ofrecidas por los hoteles. Sin embargo, para que esas nuevas camas funcionen se requieren respiradores, y el pedido más reciente asegurado para Colombia fue de 1.500 aparatos, que empezarían a llegar este mes pero cuyas fechas de entrega no son concretas, pues según el Ministerio de Salud, el contrato va hasta septiembre.

Radiografía de  los 906 casos de contagio de Covid-19 confirmados

Ayer se confirmaron 108 casos nuevos de Covid-19 en el país para un total de 906. La mayoría (390) están ubicados en Bogotá, seguida por el Valle del Cauca (116). Hasta ahora se han reportado 16 muertes y 31 personas se han recuperado. Según las autoridades, 446 portadores importaron el virus y 316 se contagiaron dentro del territorio. Los 144 restantes son casos de estudio. Cabe señalar que hace una semana, el 25 de marzo, había 470 diagnósticos en todo el país.

El Ministerio de Salud anunció que el país pasó a fase de mitigación contra el covid-19

El ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, explicó que el estatus del tratamiento de la pandemia del covid-19 en Colombia pasó de estar en la etapa de contención a la de mitigación, pues 11% de los contagios registrados no tienen un nexo epidemiológico claro.

“En este momento el índice de casos que tenemos sin nexo, frente a los registrados con nexo, está en 11%. Es decir, 11% de las personas con covid-19 identificadas en Colombia no tienen un nexo epidemiológico, y como lo dijimos desde el principio, estar por encima de 10% significaría que estamos en etapa de mitigación, lo cual ya es un hecho”, dijo Ruiz.

El jefe de la cartera advirtió además que “esto no significa una fase negativa”, sino que la estrategia debe ser enfatizada en la población en general y no solo en el control y contención de casos de personas identificadas.

“El disparo de los casos depende mucho de las medidas y su efectividad. Hasta ahora hemos ido en un paso adecuado, no es para cantar victoria, pero hemos logrado niveles de contención que llevan a que la curva se aplane y permita atender a las personas en mejores condiciones”, dijo el ministro, quien explicó que desde la cuarta semana de la epidemia es que aparecen los “días complejos”.