En ciudades como Bogotá, Medellín y Barranquilla se presentó una reducción del consumo mayor en medio de la pandemia

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

El consumo de los colombianos cayó 6,7% en 2020 frente al comportamiento registrado en 2019. Entre tanto, el gasto en bienes básicos se incrementó 20% en el año de la pandemia.

Así lo determinó el indicador Bbva Consumption Tracker, donde también se determinó que en diciembre la variación anual del consumo se desaceleró frente al registro de noviembre debido al alto gasto en la jornada de día sin IVA, el Black Friday y Cyber Week.

Eso, según el reporte, posiblemente como un adelanto de las compras navideñas tradicionalmente realizadas en la primera mitad del mes de diciembre.

“Los datos de fin de año siguen mostrando una recuperación paulatina desde sus mínimos de abril cuando la caída interanual fue del 40% por cuenta de los efectos del confinamiento y la pandemia”, aseguró Juana Téllez, economista jefe de Bbvca en Colombia.

Adicional a ello, la investigación recordó que en la segunda mitad del último mes del año se impusieron toques de queda, ley seca y otras restricciones a la movilidad que impactaron de manera negativa. Debido a ello, el gasto en tiendas por departamento y vestuario fue uno de los de mayor desaceleración en diciembre.

No obstante, a los supermercados y droguerías les iba bien y los establecimientos donde se conseguían bienes de primera necesidad terminaron el año con un crecimiento, en promedio, cercano a 20% desde inicio de la pandemia.

Respecto al comportamiento por ciudades, Bogotá, Medellín y Barranquilla presentaron una reducción del consumo mayor. En cambio, el estudio encontró que en Armenia y Pereira el consumo cayó solo 3% frente a 2019 pues en estas la apertura del comercio fue antes que en el resto del país.

Ecommerce se desaceleró

Después de la reapertura, el informe reportó que las transacciones online tuvieron un crecimiento de 20% frente al año anterior; no obstante, se moderaron más adelante.

“Los cambios en los hábitos de los consumidores permitieron aumentar las transacciones en línea en 20% anual respecto a los datos previos a la pandemia. Sin embargo, llama la atención que una vez se empezaron a disminuir las medidas de confinamiento no se mantuvo esta buena práctica que favorece la formalidad y disminuye el riesgo de contagio, entre muchas otros buenos efectos que tiene la disminución del uso del efectivo”, explicó Téllez.