Según el distrito, hasta el 11 de mayo podrán empezar a operar los nuevos subsectores de las manufacturas autorizados por la presidencia

Adriana Carolina Leal Acosta

Tras el anuncio del alargamiento de la cuarentena nacional y la reactivación gradual del sector manufacturero, se creó una confusión entre las fechas en las que efectivamente los trabajadores de nueve subsectores de la industria podrían retomar sus actividades.

Pues, aunque se creía que a partir de ayer estas empresas podrían reiniciar labores, según puntualizó el ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, el domingo pasado (al tiempo que se publicó la resolución 0498 de 2020) “ninguna empresa puede operar hasta que no haya hecho un proceso de validación con la respectiva secretaría municipal o distrital”.

Para el caso de Bogotá, según determinó la alcaldesa Claudia López a través de del decreto 121 de 2020, esto no se hará antes del 11 de mayo, “tiempo prudencial para la adaptación de los protocolos de bioseguridad del sector productivo, y el despliegue del equipo técnico de la Secretaría Distrital de Salud y Movilidad”. Esta situación contrasta con las empresas de construcción, pues ya habían adelantado ese proceso, ya que desde el 11 de abril se emitió su reglamentación.

Lo que generó que, para volver a poner en funcionamiento sus empresas, los industriales tengan que surtir un proceso de papeleo que contempla hasta 14 formularios diferentes tipos de información, según un ejercicio realizado por LR.

Los empresarios deben ingresar a www.bogota.gov.co/reactivacion-economica y elegir el sector al que pertenece su firma, entre obras públicas, edificación privada y manufacturas. LR se inscribió como si se tratara de una empresa de manufactura.

El formulario principal consta de 55 campos, en los que no solo se debe suministrar información básica sobre la empresa, sino los planes y protocolos específicos que ha diseñado para garantizar las condiciones de trabajo de los colaboradores en un ambiente bioseguro.

En total son 14 documentos los que debe tener listos, tres de los cuales son descargables y debe llenar; para luego subirlos a la nube en alguna plataforma como Google Drive o Dropbox, de modo que se pueda generar una URL, que es la que se pega en el formulario principal.

El primer formato descargable le pide información sobre las sedes en las que se van a reactivar actividades, y en el segundo debe declarar información específica de cada uno de los trabajadores, como datos de residencia, modo de transporte que usará para ir a laborar e, incluso, datos sobre las personas con las que reside.

Así mismo, el solicitante debe haber estructurado protocolos individuales sobre los siguientes temas: distanciamiento social; validación de lavado de manos; bioseguridad de áreas como casilleros y zonas de recepción; disposición final de elementos de bioseguridad; recepción de insumos y productos, y limpieza y desinfección de los productos, tanto para recibirlos como para despacharlos a los clientes.

Además, debe contar con una Certificación de Plan de Manejo de Demanda Segura, que se descarga en el formulario principal; un archivo donde muestre las modificaciones realizadas al plan anual de seguridad y salud en el trabajo de la empresa y el consentimiento de los trabajadores sobre su estado de salud.

Finalmente, debe tener un plan de capacitación sobre cómo se contagia el covid-19 , las estrategias para identificar en los trabajadores síntomas, y los procedimientos que tendrán los trabajadores para reportar su estado de salud diariamente.