Los empresarios de estos parques especiales abogan por diligencias simplificadas con la Dian y la inclusión de las nuevas tecnologías

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

En el más reciente boletín del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) se dio a conocer que las exportaciones de mercancía de las zonas francas del país registraron una disminución de 22,7% respecto a 2019, al registrar solo US$211,6 millones en el octavo mes de este año afectado por el covid-19.

A pesar de estas cifras, y aún en la crisis ocasionada por la pandemia, según Diego Vargas, gerente general de la Zona Franca de Bogotá, el negocio se mantiene en una balanza comercial positiva. No obstante, hay cinco propuestas sobre la mesa para la reactivación del comercio de la mano de estos espacios.

Menos trámites; un enfoque en la digitalización; reglamentación del Operador Económico Autorizado (OEA) para zonas francas; interoperabilidad con la Dian y la incorporación de normas de comercio electrónico son los pilares que, según los expertos, permitirán mejorar la competencia y atraer mayor inversión al país.

Juan Pablo Rivera, presidente del Grupo Zona Franca Bogotá, dio a conocer que estos trabajos “se necesitan adelantar con los entes generadores de política y de control aduanero, cambios necesarios en momentos de crisis y de incertidumbre para nuestras empresas”.

La digitalización y la apuesta por la tecnología es una de las principales fórmulas para la reactivación. El decreto de Zonas Francas 4.0, por ejemplo, es una de las reglamentaciones que se ha anunciado y estará enfocado en mejorar los trámites al interior de las zonas francas; con mayor participación de la industria 4.0 y la relocalización de las zonas francas especiales.

LOS CONTRASTES

  • Martín Gustavo Ibarra Presidente de Araújo Ibarra Consultores

    “Colombia es el segundo en alzas de impuestos en zonas francas. La única manera para competir y traer inversión es mediante trámites fáciles y simplificados”

Aunada a esta primera clave para la recuperación está simplificar los procesos. Martín Gustavo Ibarra, presidente de Araújo Ibarra Consultores, afirmó que “Colombia es el segundo país en América Latina con más alza de tasa de impuestos en Zonas Francas, después de Argentina, entonces la única manera para competir y traer inversión, que es urgente, es mediante trámites fáciles y simplificados”.

Una tercera clave está basada en el aprovechamiento del comercio electrónico para lograr estándares internacionales. Según Vargas, “el e-commerce se ha convertido en uno de los principales dinamizadores de las economías locales y regionales”.

Otro de los pilares, que ya se está llevando a cabo, es la reglamentación OEA para zonas francas, que busca que “sus usuarios puedan, igualmente, lograr su certificación en una forma mas ágil y oportuna”, afirmó Rivera.

La interoperabilidad con la Dian es otra de las herramientas para apostar por la competitividad, ya que se incluyen adelantos tecnológicos que ahorran costos. Para Vargas, se deben “incluir contratos de estabilidad jurídica y fiscal. Además del desarrollo de sistemas públicos oficiales que canalicen la información estadística”.

Ibarra concluyó que, de darse estos cambios, Colombia podría hacer que 1% de la población trabaje directamente en zonas francas. “Todo debemos entenderlo dentro de una estrategia ser un lugar de inversión”.

Datos generales de importaciones y exportaciones del comercio nacional

En el boletín de negocios de Zona Franca Bogotá también se dieron a conocer algunas cifras del comercio exterior local durante la pandemia. Según el documento, las importaciones presentaron, en promedio, una reducción de 20,81% entre enero y agosto al comparar con el mismo periodo de 2019. Por su parte, las exportaciones evidenciaron una variación negativa de 21,20% respecto al mismo periodo del año pasado. El listado de principales compradores está encabezado por Estados Unidos, Ecuador, Brasil, Perú e Italia.