Para el presidente de la SAC, Jorge Bedoya este tratado de Escazú tiene serios problemas y por eso pidió que se hunda en el Congreso

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co

Según lo dio a conocer La FM, durante un foro regional organizado por las Comisiones Segundas de Senado y Cámara para escuchar las diferentes opiniones que existen en torno al acuerdo de Escazú, diferentes gremios del país se han mostraron en contra de esta iniciativa tras advertir que Colombia podría caer en una enorme inseguridad jurídica.

De acuerdo con el senador Juan Diego Gómez, ponente de la iniciativa y presidente de la Comisión Segunda, el foro buscaba tratar de encontrar un consenso nacional en torno a este acuerdo cuya ratificación está tambaleando en el Congreso.

"Buscamos ampliar la participación, escuchar a los diferentes sectores del país, escuchar a todos los sectores y a partir de allí podamos resolver las dudas y que los partidos tengan más herramientas para tomar una decisión sobre el tratado”, dijo Gómez.

El encuentro comenzó con la intervención de los diferentes gremios del país, que se mostraron en contra de esta iniciativa tras advertir que Colombia podría caer en una enorme inseguridad jurídica.

“El espíritu del Acuerdo de Escazú es loable, pero desafortunadamente su contenido contiene una serie de vaguedades desde el punto de vista jurídico, elementos que se pueden prestar a cierto tipo de interpretaciones y algunas redacciones que hacia adelante generan problemas desde el punto de vista de la seguridad jurídica y de proyectos productivos que puedan generar empleo”, indicó el presidente de la SAC, Jorge Enrique Bedoya.

Bedoya además resaltó que el sector agropecuario es muy importante la protección del medio ambiente, pero este tratado de Escazú tiene serios problemas y por eso pidió que se hunda en el Congreso.

Por su parte, Sandra Forero, presidenta del Consejo Gremial, indicó que muchas de las normas que contiene el tratado de Escazú ya se encuentran vigentes en el país y ratificarlo representaría un choque con la legislación colombiana. Además, desmintió que los empresarios estén en contra de las medidas de protección del ambiente.

“Nuestras inquietudes frente al acuerdo de Escazú no van enfocadas a una destrucción del medio ambiente, van enfocadas a lograr el equilibrio entre la producción formal, seria, la producción del empleo y el respeto al medio ambiente. Nosotros lo que decimos es que en Colombia ya hay un marco normativo suficiente, completo, garantista, que ya tienen muchas de las cosas que plantea el acuerdo”, dijo Forero.

La FM también destacó que Camilo Mayorga, vocero del Comité por la defensa del Páramo de Santurbán, indicó que no se pueden decir verdades a medias.

“Decir que se va a transferir la soberanía en el ordenamiento jurídico colombiano, por la ratificación de un instrumento como es el Acuerdo de Escazú, es desconocer totalmente como funciona la Constitución y el derecho constitucional en Colombia. El Acuerdo de Escazú no es una norma supraconstitucional que va a reemplazar el ordenamiento jurídico en materia ambiental”, dijo Mayorga.