Más de 346.000 empleados de las siete localidades que entran de nuevo en aislamiento tendrán que cesar sus labores por el resto del mes

Gabriel Forero - Jonathan Toro

A pesar de que empresarios, emprendedores, empleados y hasta informales estaban esperando que no se decretara una nueva cuarentena por localidades, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, tomó la decisión de enviar a cuarentena estricta a siete localidades de la capital, debido a la velocidad de contagio del virus que ellas presentan.

En esta oportunidad, el turno fue para Usaquén, Chapinero, Santa Fe, Candelaria, Teusaquillo, Puente Aranda y Antonio Nariño, algunas nuevas y otras que repiten por segunda vez un periodo de cierre, que comenzará mañana e irá hasta el fin de mes, y que, para los sectores productivos y académicos, riñe con la urgente reactivación que necesita una ciudad que representa 26% del PIB nacional, más de 20% de la población total y vive, en su mayoría del aporte de los sectores de servicios.

El golpe al tejido empresarial que se ha reactivado es alto, pues estas siete localidades concentran 31% del total de las empresas que hoy están habilitadas por la Alcaldía para operar, es decir, unas 30.598 compañías, de un universo de 98.131 firmas, que están en sectores como comercio, servicios, manufactura, actividades creativas y construcción.

Pero la situación es más preocupante si se revisan los datos de empleo, pues la tasa trimestral de desempleo de la capital está en 23,6% y desde mañana, con este cierre, según datos de la plataforma web de la Alcaldía, 346.695 empleados que laboran dentro de las empresas de estas localidades cesarán. Esta cifra equivale a 45% del total de puestos de trabajo autorizados, un dato no menor teniendo en cuenta que parte de los desempleados e inactivos de los últimos meses quedaron en estas condiciones producto de medidas restrictivas.

Si bien estas cifras muestran el difícil panorama al que se enfrentan los capitalinos, según Alejandra Osorio, subdirectora de Acopi Bogotá-Cundinamarca, “con la cuarentena se estima que cerrar a 40% de las empresas de la capital y los apoyos que se han recibido hasta el momento han sido insuficientes. Solicitamos a la Alcaldesa que se revise la posibilidad de hacer cierres parcializados dejando producir a empresas que están en zonas industriales”.

Las localidades que tendrán mayor cierre de empresas son Puente Aranda, con 7.078 compañías paralizadas, Santa Fe (6.860) y Chapinero (8.654).
Los sectores que más se verán afectados con estos cierres son comercio y servicios donde se paralizarán 15.931 y 11.248 empresas, respectivamente, en las siete localidades.

Por el lado de los empleos, los más afectados están en Puente Aranda, con 64.802 y Usaquén, con 85.422; respecto a los sectores que más empleados enviaran a sus casas vuelven a aparecer servicios, con 141.915 personas y comercio, con 88.458.

Los resultados que arroja la misma plataforma de la Alcaldía dan cuenta de la crisis que puede desatar tener a estas localidades y sus barrios en cuarentena, sobre todo, porque en el PIB total de la capital, los servicios financieros pesan 34,9%; los servicios sociales 16,5%, el comercio 14,8%, la industria, 8,8%, el transporte, 7,7%, la construcción, 4,9% y las actividades relacionadas con electricidad, 2,5%.

Ricardo Bonilla, exsecretario de Hacienda de Bogotá, dijo que en estas localidades está concentrada gran parte de las actividades financieras, pero que estas han podido operar vía remota, algo que no ha pasado, ni con los servicios sociales, como peluquerías, ni mucho menos con comercio y restaurantes.

“No estamos ni cerca de saber cuándo es el pico y se sigue extendiendo el contagio”, dijo el experto, quien recordó que el daño en la economía será más largo, lo que bajará sin duda el PIB per cápita que ronda US$10.896 en la capital.

Lo que ha hecho la Secretaría de Hacienda en medio de la pandemia

Ante la crítica de varios sectores que piden ayudas, y que el mismo Bonilla señala que es necesario darle recursos a los más necesitados, la Secretaría de Hacienda respondió con un balance de sus acciones durante la pandemia.

Por un lado, dijo que se adicionaron $210.000 millones al Fondo Financiero Distrital de Salud para atender la crisis; también recordó que se han dado apoyos por más de $70.000 millones para el pago de servicios públicos y se han destinado $20.000 millones para ayudas con arrendamientos a empresas.