Claudia López dijo que en el caso más extremo se debería cerrar la ciudad, también envió sugerencias al Gobierno Nacional

Joaquín M. López B.

“Este desafío es serio y debemos tomárnoslo en serio, cumpliendo todas las normas luego de la Alerta Amarilla. De lo contrario nos exponemos a un crecimiento rápido y masivo del contagio de Covid-19, lo cual nos obligaría a cerrar completamente la ciudad, como ya lo han tenido que hacer otros”, este fue el trino que envió la alcaldesa Mayor de Bogotá, Claudia López haciendo referencia a medidas a las que se podrían llegar si las personas no siguen los controles.

De inmediato, en diferentes sectores la pregunta era ¿cómo será el movimiento de la capital del país con sus puertas cerradas?. El primer punto de hecho, fue cómo se abastece una ciudad de más de 8 millones de habitantes en temas básicos como los alimentos.

El coordinador de precios de Corabastos, Pedro Triviño, señaló que no es viable “porque cómo harían entonces las personas para recibir lo que entra a la ciudad. Si ella cierra, no habría opciones de transporte”.

Solo a esta central de abastos, entran diariamente entre 8.000 y 10.000 toneladas de alimentos, y se calcula que en la ciudad como tal, el tránsito es de por lo menos 40.000 toneladas.

De los 32 departamentos del país, por lo menos 25 están abasteciendo de manera matutina a Bogotá, con productos vitales como carnes, verduras o frutas. Y no solo esto, sino que 2,5 millones de toneladas al año pasan por la ciudad y tienen parada aquí para luego llegar a otros destinos.

A esto se sumó que la Alcaldesa trinó que “con todo respeto, me permito sugerir a las autoridades nacionales que el Minsalud considere el cierre de vuelos con Europa y otros países que ya tienen libre circulación de Covid-19”, opción que de hoy implementa EE.UU., y también pidió coordinar con las autoridades venezolanas un mayor control en la frontera.