La tasa de desempleo completó en mayo 10 meses seguidos de aumento mensual al ubicarse en 10,6%. El agro y el transporte fueron los renglones más afectados.

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Uno de los indicadores macroeconómicos que sigue preocupando al país es el desempleo. Tras cerrar el reciente trimestre móvil (marzo - mayo) con una cifra de 10,6%, y completar 10 meses consecutivos en aumento, el Gobierno Nacional aún no conoce las verdaderas causas de este fenómeno, en el que ha sacado la cara la construcción, los servicios y la explotación de minas y canteras, al ser los sectores que más están incorporando personal a sus filas de trabajo.

El panorama es gris para algunos sectores, pero positivo para otros. Así se puede apreciar en la construcción, que en el trimestre marzo-mayo, tras implementarse una política de vivienda y reactivarse proyectos de infraestructura, generó 150.000 empleos más que el año pasado, encima de los 83.000 trabajos que generaron los servicios comunales, sociales y personales, y los 18.000 que atrajo la explotación de minas y canteras.

Sandra Forero, presidente de Camacol, explicó que en el “actual contexto económico, un sector como la construcción y sus actividades relacionadas permiten contener aumentos en el desempleo y dinamizar el consumo de los hogares. Las políticas de vivienda son un soporte fundamental para el dinamismo laboral de las regiones”.

Pese a que estos tres sectores le han hecho frente a las cifras en materia laboral, uno de los que aún no ve una recuperación es la agricultura, que en el trimestre (marzo - mayo) destruyó 397.000 empleos.

“La informalidad de 88% en el sector rural ha sido una de las dificultades que estimula la creación de empleo. La baja presencia institucional dificulta la generación de empleo”, dijo Iván Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario.