miércoles, 3 de septiembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Esta es una tecnología polémica en el mundo, que se ha prohibido en otros países. ¿Por qué aceptarla en Colombia?
El proceso que se siguió para establecer la regulación ambiental a ese respecto fue rigurosísimo y yo creo que muy pocos procesos en el país han tenido la calidad de los expertos internacionales y el nivel de análisis que tuvimos. Esa regulación, al ser tan rigurosa, le da la tranquilidad a la gente de que lo que se haga, se hará bien.

¿Por qué insisten en las críticas?
Yo lo que pido es que el debate que se dé camine de la mano de la ciencia y con los técnicos que conocen los temas, porque es muy fácil jugar con los miedos de las personas. Vamos a hacer todos los estudios y donde veamos que no se puede, seremos los primeros en decir que no se puede.

¿Las empresas ya pueden comenzar con esta aplicación?
No. De ese proceso que hicimos quedó el marco para que las empresas presenten sus solicitudes. Es decir que las compañías deberán ir, conseguir una licencia ambiental y hacer todo el trámite que se exige, como demostrar que cumplen con los términos económicos y financieros, no solo para la explotación petrolera, sino para el manejo ambiental.

El Presupuesto 2015

¿Cuál será el presupuesto del próximo año y los principales rubros en los que se va a gastar?
El presupuesto de inversión está un poco por debajo de los $3 billones. Eso tiene cuatro componentes: el primero y quizás más importante, porque son $2 billones, son los subsidios de energía eléctrica, gas natural y GLP. Con eso, 85% de las familias que están en estratos uno, dos y tres, van a tener un apoyo directo para poder pagar la energía y el GLP.

¿Cuáles son los otros frentes?
El segundo son los fondos para la cobertura, que son para ampliarla en energía eléctrica, gas natural, con unos $300.000 millones. El tercer rubro es de más de $50.000 millones que estamos solicitando para 2015 para acompañar a los procesos de socialización y discusión regional del sector en las regiones. El propósito aquí no es otro más que la gente pueda sentirse tranquila, tener canales de comunicación. El último rubro es cercano a los $400.000 millones y tiene que ver con el conocimiento del subsuelo, con lo que vamos a saber dónde están los recursos que nos van a dar las regalías y los impuestos del futuro social.

¿Se va a ampliar ese presupuesto para programas de formalización? ¿Cuánto podría ser?
Yo creo que todos los recursos que le metamos a la formalización serán necesarios. 72% de las operaciones mineras en Colombia tienen entre uno y seis mineros, lo que dice que la política tiene que ocuparse prioritariamente de que todos aquellos que quieren hacer las cosas bien, tener mejores planes de manejo ambiental, tengan una política clara. Esperamos que en eso aumentemos 50%.

¿Va a hacer algún cambio en la ANM para mejorar esa identificación de los tipos de minería y atenderlas?
Ya tenemos unos programas en curso que están bien enfocados. Tenemos varios pilotos en el país que están buscando qué áreas específicas se pueden tener para los mineros más pequeños, ver cómo pueden trabajar mineros más formales, de mayor escala con los más pequeños, para que haya transferencia de tecnología, conocimiento, buenas prácticas.

Sobre los atentados, ¿la aplicación del plan de choque nos regresó al millón de barriles en agosto?
Aún no tengo la cifra oficial de agosto, pero la producción va a reaccionar en la medida que este plan tiene éxito. Estas son todas medidas muy puntuales que tienen que ver con los campos particulares, con las zonas específicas en las que se hace la actividad. Mi expectativa es que a final del año volvamos al millón de barriles por día. Hoy estamos cerca de 980.000 y tenemos que recuperar la producción. Hay acciones a cargo del Ministerio de Defensa, que tienen que ver con la protección de la infraestructura, el Ministerio de Ambiente, con las licencias y permisos, y los ministerios del Interior y Trabajo, en el acompañamiento de las discusiones a nivel de las comunidades.

¿Qué efecto va a haber en los ingresos del país?
Para dar una idea, por cada 10.000 barriles que se dejen de producir al día, representan por año, en impuestos, contribuciones y regalías, cerca de $300.000 millones para inversión y gasto social.

Los interrogantes sobre la aplicación de la tecnología
Durante el debate que se dio ayer en la Comisión Quinta del Senado, uno de los interrogantes realizado por la senadora Maritza Martínez fue sobre lo rápido que Colombia está aplicando tecnologías que en países como Estados Unidos se han prohibido, por los riesgos ambientales que genera. “Aún no manejamos bien las tecnologías que ya hay, pero estamos volando en integrar otras. Lo único que pido es que esta sea una discusión abierta”.