El capital privado que destinan las empresas e inversionistas nacionales se duplicó en siete años y llegó a un acumulado de US$60.628 millones

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

Aunque una de las preocupaciones de los gobiernos de turno es generar las condiciones para que haya inversión extranjera en Colombia, el sector privado, por su parte, cada vez mira cómo otros territorios le pueden generar niveles de rentabilidad apropiados para invertir fuera del país.

Esto se refleja en que según el estudio de capital extranjero del Instituto de Comercio Exterior de España Exportación e Inversiones (Icex) y la Secretaría General Iberoamericana (Segib), Colombia y sus empresas, en siete años, llegó a un acumulado de US$60.628 millones en recursos inyectados en el extranjero.

De hecho, ahora las inversiones colombianas al año tienen niveles por arriba de US$5.000 millones. El dato de 2018, por ejemplo, cerró en US$5.122 millones, y se espera que para 2019 el nivel sea más alto y puedan acercarse a US$6.000 millones.

Con esto, el país, por lo menos en la última medición, logró entrar en el top tres de naciones con más inversión fuera de su territorio en 2018, detrás de Brasil con un promedio de $14.500 millones al año, y México, con poco más de US$10.000 millones.

“Hay que tener en cuenta que gran parte de esas inversiones se deben a temas como la construcción, servicios financieros, y energéticos”, dijo Gabriel Kirby, director de Family Services & Investments.

De hecho, el informe de medición de capital reconoce que los servicios financieros fueron el sector más importante en 2018, con 39 % del total, seguido por las manufacturas, con 21%.

LOS CONTRASTES

  • Mauricio MonteroAnalista de finanzas e inversión extranjera de la U. de los Andes

    “Más allá de posibilidades fiscales que tienen empresas locales en otros países, está el papel de sectores como el financiero en un proceso de expansión sólido que recién se está desarrollando”.

“Las multinacionales colombianas del sector financiero se destacan por tener una fuerte presencia en Centroamérica; Bancolombia ocupa posiciones de liderazgo en El Salvador, Guatemala y Panamá; Davivienda compró en 2012 los activos centroamericanos de Hsbc por US$830 millones, y desde entonces mantiene una presencia importante en Honduras, Costa Rica, El Salvador y Panamá; el Grupo Aval, la mayor empresa del sector en Colombia, está presente en todos los países de Centroamérica, donde mantiene casi un tercio de su actividad total”, incluyó el estudio.

“Hoy se están haciendo transacciones en América Latina, las cuales están pasando por los historiales y monitoreo de bancos que se controlan desde Bogotá o Medellín. El sistema financiero local en los que tiene que ver con banca y seguros está trabajando por seguir un proceso de expansión fuerte y año a año aparecen nuevos capítulos, ya sea con adquisiciones de empresas o con llegada directa”, agregó Kirby.

Para el monitoreo internacional de inversionistas, las empresas de infraestructura también están entre las más destacadas multinacionales colombianas. En 2018 resalta la expansión de la Grupo de Energía de Bogotá (GEB), a través de su filial de distribución de gas en Perú, que triplicó el número de clientes en los últimos cuatro años y en los que anunció inversiones por US$500 millones.

Lo mismo ocurre con ISA que entre transmisión eléctrica, carreteras y telecomunicaciones maneja proyectos de inversión por más de US$3.868 millones, tres cuartas partes de ellos se dividen entre Brasil, Chile y Perú.

Si bien el estudio de Icex y Segib tiene como fecha de corte 2018, y aunque no ha salido el de 2019, sí se estima que esa cifra de US$5.000 millones se supere porque hay ejemplos concretos de nuevos actores que están en procesos de expansión como Ecopetrol. Aunque no se trata de capital netamente privado, hay que tener en cuenta que la empresa estatal solamente el año pasado registró más de US$2.000 millones en inversiones no solo en proyectos de América Latina, especialmente Brasil, sino en Estados Unidos con el famoso joint venture con la firma Occidental.