Durante la reunión de Duque y Pompeo, el presidente de Colombia instó a la comunidad internacional para tomar medidas contra Nicolás Maduro

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

La Casa de Nariño fue el punto de encuentro del presidente de Colombia, Iván Duque, con el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, en el que se resaltó la relación de cooperación entre los dos países.

Duque afirmó que "la iniciativa de América Crece, que en el marco bilateral es denominada Colombia crece, es nuevo capítulo de la relación bilateral, uno a partir del libre comercio, de la idea de que la inversión llegue a las regiones más produndas, encontrarnos con ventajas competitivas, comparativas pero sobre todo un trabajo en equipo".

El presidente también explicó que Estados Unidos aumentará la potencial de producción industrial que está dispersa en el mundo en las Américas, lo que podría ser una oportunidad única no solo para la región, sino para la recuperación.

"Colombia quiere ser el país líder de ese proceso en las Américas, consolidando el mercado, pero siendo atractivo para la inversión de Estados Unidos. Tenemos decenas de empresas, que tienen más de 50 años en Colombia generando empleo y transformando la economía", añadió Duque.

Durante su cuarta visita al país, Pompeo habló sobre la lucha contra el narcotráfico, pues "se han redicado 57% más de cultivos de coca que en los años anteriores. Todos necesitamos hacer más para alcanzar la meta de reducir los cultivos de coca a la mitad, y estoy seguro que ustedes lo lograrán".

Asimismo, condenaron las conductas de Nicolás Maduro e instaron a la comunidad internacional para tomar medidas contra él, "esta semana la Organización de Naciones Unidas, ONU, presentó una investigación con base en sus visitas en terreno donde mostraron que que Nicolás Maduro es un criminal de lesa humanidad y que su circulo cercano también, por esto invitamos a la comunidad internacional a tomar acciones en el marco de la justicia", afirmó Duque.

Pompeo celebró el apoyo brindado por Colombia al presidente interino, Juan Guaido, así como "el proceso de transformación hacia la democracia, para una Venezuela soberana, sin influencia maligna de Rusia Cuba e Irán. Usted es un verdadero líder para la región que representa la dignidad de todos los pueblos del emisferio".