Los nuevos compromisos del Banco Mundial con Colombia en los primeros seis meses de 2020 alcanzaron US$1.250 millones

Reuters

El Banco Mundial aprobó el viernes un préstamo a Colombia por US$700 millones para apoyar la respuesta del país a la pandemia del coronavirus, informó el organismo multilateral.

Los recursos buscan fortalecer el sistema de salud, proporcionar ingresos y apoyo nutricional a los hogares más pobres y vulnerables, así como mantener la liquidez y el acceso al financiamiento a las empresas.

"Trabajamos rápidamente para que Colombia pueda contar con los recursos que necesita en estos tiempos difíciles para todos, especialmente para los más vulnerables", dijo Ulrich Zachau, director del Banco Mundial para Colombia y Venezuela.

"Con esta operación esperamos mitigar el impacto de la pandemia en el sector de la salud, la economía y primordialmente en proteger las vidas y el bienestar de las familias colombianas", explicó en un comunicado.

Con la aprobación de este préstamo, los nuevos compromisos totales del Banco Mundial con Colombia en los primeros seis meses de 2020 alcanzaron un total de US$1.250 millones, además de US$250 millones de financiamiento contingente previamente desembolsados para enfrentar la emergencia del covid-19.

Para la segunda mitad del año, se esperan importantes compromisos de financiamiento adicionales, relacionados con el apoyo de viviendas, así como infraestructura sostenible para impulsar la recuperación de la economía.

A comienzos de mayo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó, por un término de dos años, un crédito flexible a Colombia de 10.800 millones de dólares para ayudar al país a manejar los elevados riesgos externos y respaldar sus esfuerzos para enfrentar con eficacia la pandemia.

Colombia, que a la fecha reporta 84.442 casos de coronavirus y 2.811 muertos, está gastando millones de dólares para atender la emergencia en salud, apoyo a las personas vulnerables y a las empresas.

El Gobierno estima que la cuarta economía de América Latina se contraerá un 5,5% este año, desde una meta inicial que contemplaba un crecimiento de 3,7%, debido a la semiparálisis como consecuencia del aislamiento preventivo obligatorio en el que entró el país el 25 de marzo para contener el covid-19.