La proyección de la entidad sigue siendo menos optimista que la del Gobierno, que proyecta una caída del PI) de un 5,5% para año

Reuters

El Banco de la República mejoró el lunes su proyección sobre el desempeño de la economía para este año a una contracción de entre 6,5% y 9%, desde una estimación inicial de entre 6% y 10%, aunque volver a las cifras de antes de la pandemia del covid-19 demorará más allá de 2021.

La economía del país sudamericano fue impactada por una prolongada cuarentena de más de cinco meses decretada para controlar el contagio de coronavirus, que causó una semiparálisis de la actividad productiva y limitó el consumo, provocando el cierre de empresas y el repunte del desempleo.

"A partir del segundo semestre los niveles del producto se recuperarían de forma lenta, sin alcanzar en 2021 los valores previos a la pandemia, y en un entorno de amplia incertidumbre", precisó el banco en su informe trimestral.

"La apertura gradual de la economía continuaría y la oferta de los sectores más afectados por la pandemia se iría recuperando de forma lenta en la medida en que la flexibilización de las restricciones siga avanzando", agregó.

Pese a la mejora en la estimación del Banco de la República, sigue siendo menos optimista que la del Gobierno, que proyecta una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de un 5,5% para año.

Para 2021 el banco proyectó un crecimiento de entre un 3% y 7%, con un 4,6% como valor central, en contraste con la estimación del gobierno de 6,6%.

Además, el organismo consideró que el país acumularía una inflación cercana al 2%, en comparación con un rango anterior de entre 1% y 2%. No obstante, el indicador se ubicaría por debajo de la meta puntual de largo plazo de 3%.

"Con todo esto, a finales de 2020 y 2021 la inflación se situaría alrededor del 1,9% y 2,6%, respectivamente", precisó la autoridad monetaria.

"Los excesos de capacidad productiva seguirían amplios y contribuirían a que los ajustes de precios sean bajos", explicó.

En busca de apoyar la recuperación de la economía, el banco emisor redujo en 250 puntos base hasta un 1,75% su tasa de interés de referencia entre marzo y septiembre, tras lo cual dejó estable el indicador en su reunión de octubre.

Según la mediana de un sondeo de Reuters, la inflación acumularía un 1,84% este año, por encima del 1,7% previsto en una consulta previa.