El Emisor ha reducido 200 puntos básicos la tasa de interés, a 2,25%. El gerente dijo que las medidas que se han tomando ya tienen impacto en el mercado

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La respuesta oportuna del Banco de la República ante los choques externos y los efectos de la pandemia ya se está sintiendo en el mercado. Tras apostar por brindar mayor liquidez a la economía, introducir modernos mecanismos de intervención en el mercado cambiario y flexibilizar su política monetaria, el gerente del Emisor, Juan José Echavarría, confirmó ayer que todas estas medidas han sido necesarias para disminuir los impactos, así como impulsar la reactivación económica.

Aunque el directivo destacó en la Comisión Tercera del Senado que la reducción de las tasas de interés no es suficiente, advirtió que ya se han tomado grandes decisiones como respuesta de la desaceleración que han redundado en la irrigación de $40 billones a la economía. Así, explicó, por ejemplo, que “las tasas de interés se han transmitido en buena medida, pues del recorte de los 200 puntos básicos, la tasa activa ponderada ha bajado 177 puntos”.

Una de las prioridades a las que incluso el Emisor le sigue apostando es a proteger en el corto plazo el sistema de pagos y estabilizar mercados claves que estaban bajo presión. Esto debido a que, tal y como confirmó Echavarría, en el mediano y largo plazo se busca preservar la oferta de crédito, reducir la carga financiera de los hogares y las empresas, y estimular la economía.

“Las condiciones financieras han mejorado, y ahí quisiera referirme en particular a que el precio de la deuda privada volvió a rebotar. Ese era uno de los objetivos para tratar de resolver problemas. Los activos han crecido 25%, y cuando uno mira el crédito está creciendo”, explicó el gerente, quien además ratificó que las reservas internacionales netas llegaron a US$56.623 millones a finales de junio, con un aumento de US$3.456 millones frente al saldo de diciembre.

"En reservas internacionales, mencionaria algunas acciones como la compra de US$2.000 millones, y con esos se aumenta el stock de reservas. También la línea de crédito flexible del FMI (Fondo Monetario Internacional)", dijo.

Para alcanzar estos objetivos, el banco central ha irrigado a la economía más de $40 billones. Estos recursos, según un informe presentado al Congreso, constituyen nueva emisión que representa aproximadamente 35% de la base monetaria, 7% de la liquidez secundaria (M3), y 3,7% del PIB del país.

Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, explicó que “esta ha sido una política monetaria que le ha facilitado recursos al sector financiero. Estas son medidas que facilitan que los bancos presten plata, por lo que, en concreto, brindan liquidez al sistema y aportan en la consolidación fiscal”.

Si bien todas las medidas que se han tomado hasta el momento buscan disminuir el deterioro de la actividad productiva, el equipo técnico del Banco ratificó que la economía colombiana se podría contraer 16% este trimestre y 10% en el año, en línea con una tasa de desempleo que estaría en el rango de entre 16,5% y 19%. Así mismo, una inflación que no sería mayor a 2%.

Por ahora, desde el Banco se estima que estos indicadores mejorarán en la medida que se va dando una mayor reapertura económica. De lograrse las expectativas, el equipo proyecta que en 2021 vendría un repunte de 4,8% en el PIB.

Banco proyecta utilidad de $7,08 billones

El Banco de la República estima que para 2020 su utilidad neta será de $7,08 billones, lo que se traduciría en una pequeña reducción de 0,80% frente a $7,14 billones del año pasado.

Se prevé que los principales componentes de los ingresos sean el rendimiento de las reservas internacionales, el rendimiento de los títulos en moneda nacional en poder del Emisor (TES y deuda privada) y la utilidad por las operaciones de regulación cambiaria. Es de resaltar que al cierre de junio los activos del Banco registraron un saldo de $267.621 billones.