La junta redujo en 50 puntos básicos la tasa de intervención. La decisión se tomó tras analizar expectativas de inflación y crecimiento económico

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Tal y como esperaba el mercado, los analistas y la academia, la Junta Directiva del Banco de la República redujo ayer su tasa de interés en medio punto porcentual, a 2,75%. La decisión se dio luego de analizar las expectativas de inflación, el desempeño de la economía y el mayor deterioro que se ha visto en el mercado laboral.

Con la reducción de 50 puntos básicos, la tasa de intervención llegó a su punto más bajo en la historia, muy por debajo de 3% que se dio en mayo de 2010. El gerente general del Banco de la República, Juan José Echavarría, explicó que esta determinación es el reflejo de las condiciones por las que atraviesa el mercado, que ya vislumbra el peor segundo trimestre de la historia, así como un deterioro en la confianza del consumidor.

“Es la tasa de interés más baja en la historia, y se da por las condiciones del mercado, y claro, por la reducción del crecimiento del desempleo, que va en línea con la economía (...)”, dijo Echavarría, quien añadió que “las expectativas de inflación continuaron reduciéndose como reflejo de una demanda agregada débil”.

La decisión que tomó la Junta se dio, según el gerente, por decisión mayoritaria y no unánime. Cinco miembros votaron a favor de reducir la tasa 0,50%, mientras que los dos restantes apoyaron una baja de 0,25%. Con esta determinación, el Emisor completó su tercer mes consecutivo de deducciones, pasando de 4,25% al inicio de año a 2,75% este mes.

Para Sergio Olarte, economista principal Scotiabank Colpatria, estas reducciones dan, de fondo, un mensaje claro. “Se va a ayudar a la economía. No obstante, cada vez estamos más cerca a ese nivel donde comienza a preocupar un poco lo que puede pasar con la inflación hacia el futuro y si es necesario seguir cortando”, dijo.

LOS CONTRASTES

  • Juan José EchavarríaGerente del Banco de la República

    “Es la tasa de interés más baja en la historia, y se da por las condiciones del mercado, y claro, por la reducción del crecimiento del desempleo, que va en línea con la economía”.

El economista añadió que, en adelante, se tendrán que analizar los próximos recortes, pues ya no solo los expertos, sino también los miembros de la Junta piden disminuir la velocidad en la que se relajan las tasas.

Por ahora Echavarría destacó que el equipo técnico del Banco, así como la Junta, seguirá analizando el comportamiento de la economía. De hecho, ratificó las expectativas para este año, que apuntan a una inflación cercana a 2%, y una contracción del PIB que puede ir desde un escenario de -2% hasta un -7%.

“Nos acercamos a un ciclo de recortes de tasas de interés y puede que reste una adicional. Dadas las condiciones actuales es posible que estemos llegando a ese fin de recortes, sin embargo, hay que seguir analizando ahora el comportamiento de la inflación”, destacó Juan David Ballén, director de análisis y estrategia de Casa de Bolsa.

Con este ciclo de recortes, el Emisor espera que esas bajas se trasladen en su totalidad a más tardar en un año. Si bien añadió que en algunos bancos comerciales ya han reducido sus tasas, otros, por su parte, aún las siguen ajustando. Todas las medidas prevén seguir dinamizando el consumo.

Las bajas tasas y una inflación de 3,51% a abril impulsan el consumo y el crédito

Con la reducción de medio punto porcentual a 2,75%, y tras reportarse una inflación en abril de 3,51% anual, se prevé que se continúe fomentando el acceso al crédito. Ese escenario es positivo debido a que brinda mayores incentivos al endeudamiento de personas y empresas, no solo porque los créditos tienen menores costos, sino, además, porque de fondo el costo del dinero es más barato. Con estos ajustes, los expertos consideran que la política monetaria está en terreno expansivo, por lo que es un detonante para el consumo y la inversión.