Con el Decreto 847 del 14 de junio de 2020, el Gobierno anunció algunas modificaciones para hacer reaperturas graduales

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

Una caída de 55% en los ingresos de las aerolíneas, según indicó un estudio de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata) entregado este fin de semana, es solo una parte del sombrío panorama que han tenido que vivir las aerolíneas por cuenta de la crisis económica.

No obstante, el Gobierno acaba de lanzar un pequeño salvavidas con el Decreto 847 del 14 de junio de 2020, aunque podría no ser del todo positivo.

En este documento se establece que “en los municipios y distritos que dentro de su jurisdicción territorial se encuentren localizados aeródromos o aeropuertos”, los alcaldes podrán solicitar un permiso especial para realizar un plan piloto.

Aunque en primera instancia se podría pensar que la reapertura sería rápida, el Gobierno declaró que esta aprobación deberá pasar por tres filtros: el Ministerio del Interior, el Ministerio de Transporte y por la Unidad Administrativa Especial de la Aeronáutica Civil para finalmente tener el aval de transporte doméstico aéreo.

Pero entonces, ¿cuál es la preocupación? Andrés Uribe, country manager de Iata, explicó que “este es un primer paso, es la única posibilidad para empezar a andar, pero preocupa el tiempo para poder implementar la Fase 1, que son 15 aeropuertos. Con planes pilotos que no incluyen a Bogotá, son rutas muy pequeñas, con pocos mercados que no alcanzan para, realmente, hacer una operación que sea mínimamente rentable”.

LOS CONTRASTES

  • Andrés UribeCountry manager de Iata Colombia

    “Este es un primer paso, es la única posibilidad, pero preocupa el tiempo para poder implementar la Fase 1 que es iniciar pilotos con 15 aeropuertos”.

Esta posición también la comparte Santiago Álvarez, presidente de Latam, quien manifestó que, aunque reciben este marco jurídico como una buena noticia, desde la organización creen que “no es el camino ideal. La lógica de apertura debería ser por tamaño del aeropuerto, como inicialmente lo planteó la Aerocivil, cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad dentro de los distintos procesos del viaje. Si no se abren los grandes mercados, hablar de recuperación en este sector es muy difícil”.

Las 15 ciudades que entrarían en el proceso de realizar planes piloto de apertura serán: Bogotá, Rionegro, Cali, Bucaramanga, Barranquilla, Cartagena, Medellín (EOH), San Andrés y Providencia para conectividad entre las islas, Santa Marta, Pereira, Cúcuta, Montería, Villavicencio y Pasto. No obstante, las preocupaciones del sector también se hacen evidentes ya que la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, ha sido enfática en decir que en Bogotá solo se permitirán pilotos a finales de julio.

Álvarez enfatizó que “el aeropuerto El Dorado es el más importante de Colombia y uno de los tres más grandes de Suramérica, por lo que hablar de reactivación del sector sin contar con este terminal es bastante difícil”. Según Iata, 76% de los viajeros nacionales e internacionales que viajaron en 2019, tocó Bogotá.

Lo que esperan es que el proceso de autorización no se convierta en un cuello de botella.