La Asociación también dio a conocer las medidas que se deberían tomar para aportar liquidez al sector y evitar más afectaciones

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

El sector turístico, y como consecuencia el de transporte aéreo, ha sido uno de los más afectados como consecuencia de la crisis económica causada por la pandemia del covid-19, y es que ha sido un golpe no solo local, sino mundial. Por eso, las estrategias para una recuperación pronta, que aún no tiene definición absoluta de reactivación, no han dado espera.

Andrés Uribe, country manager para Colombia de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata), dio a conocer un panorama del reinicio del transporte aéreo en Colombia. En el informe se evidencia que, a nivel mundial, la frenada de las actividades implicó una caída de 55% en los ingresos de las aerolíneas, pero ¿cómo está el panorama local?

Al igual que en el mundo, la nube negra parece no disiparse en Colombia ya que, como explicó Uribe "la recuperación de los niveles observados en 2019 se esperan en el mercado doméstico para el 2022 y en el mercado internacional un año después". El impacto en la economía del sector, según datos de Iata, es de US$7.500 millones, y el que era considerado el posible nuevo petróleo, generaba un derrame de US$5.300 millones sobre el sector turístico.

Ahora, el panorama es completamente diferente. Iata afirma que la caída del sector será de 45% para 2020 en el mercado de transporte doméstico, y de 53% para el internacional. A pesar de estas estadísticas, hay un signo de esperanza, pues el mercado doméstico puede llegar a tener una recuperación más pronta, aunque Iata puntualiza que "no alcanzara la tasa de crecimiento de 41% entre el 2020 y 2026 estimada por la Aerocivil en el Plan 2030".

Como en los otros sectores, las propuestas para lograr una reactivación ideal han sido innumerables, pero Iata se enfocó en dos que, afirman, "aportarán liquidez. El financiamiento a las aerolíneas por medio de "créditos blandos o recursos gubernamentales directos con condiciones favorables (periodos de gracia y tasa de interés bajas) y plazos razonables para el pago de dicha obligación", es una de las primas propuestas.

La segunda, se enfoca en evaluar una extensión de las medidas que se tomaron por el Gobierno al inicio de la crisis; el aplazamiento del pago del IVA, impuestos de timbre, aranceles cero para repuestos, la tarifa cero para parqueos de largo plazo y otras, son algunas de las medidas que Uribe dio a conocer.

Uribe también aprovechó la oportunidad para hacer un llamado y afirmar que "se necesita apoyo del Gobierno central para la coordinación con autoridades locales. Además, las autoridades locales han solicitado un pronunciamiento oficial del gobierno para el reinicio de operaciones y así incorporarse a las rutas piloto".