Según un estudio, Colombia es el país de la región con consolas más baratas, pero, los distribuidores enfrentan a los informales

Andrés Venegas Loaiza - avenegas@larepublica.com.co

El mercado de los videojuegos en Colombia ha venido en crecimiento en los últimos años; prueba de ello es que las marcas creadoras de consolas como Play Station y Xbox, de Sony y Microsoft, respectivamente, tienen en el país una de las grandes apuestas de la región.

Sin embargo, por las mismas condiciones de alta demanda, los distribuidores de productos de estas marcas tienen el reto de luchar contra los mercados informales, los cuales ofrecen precios mucho más bajos.

LR hizo un sondeo en establecimientos especializados en ventas de consolas de videojuegos de San Andresito de la carrera 38 en Bogotá, comparando sus valores con los de mercados tradicionales como Almacenes Éxito, Alkosto o Falabella, y encontró que, en promedio, comprar una consola en los sanandresitos es $685.315 más económico.

Para este ejercicio se investigó el precio de las cinco principales consolas en ventas: Xbox One S, Xbox One X, PS4 Pro, PS4 Slim y Nintendo Switch; siguiendo una investigación de mercado hecha por Linio, en la que la firma de comercio electrónico encontró que Colombia es el país en donde las tiendas oficiales las venden más barato.

Y es que precisamente, según Linio, comprar alguna de estas consolas en nuestro país es US$71 más barato que el promedio de Latinoamérica, especialmente en los Play Station (ver gráfico), donde somos, después de Estados Unidos, el país más barato en el que se venden en América.

Sin embargo, con el ejercicio planteado por LR, se encuentra que en San Andresito el descuento puede ser mucho mayor, pues por ejemplo, para el caso de la Play Station Slim, la diferencia de precios llega hasta un promedio de $931.485.

La primera duda que surge entonces es, ¿por qué se dan tales diferencias de precios? A esta duda José García quien maneja múltiples clientes en San Andresito como técnico en sistemas y comerciante de este tipo de consolas, resaltó que “los comercios oficiales dicen cobrar más por pagar impuestos, retefuente, etc., pero hay muchos locales en donde pagan impuestos y tienen su rótulo de la Dian”.

El conocedor del mercado comentó además que “hay un problema con los almacenes de cadena y es que ellos inflan los precios; por ejemplo, hay una consola que vale $1.400.000 y tienen la estrategia de decir que antes costaba $1.600.000”.

Frente al hecho de que los comercios ofrecen precios en descuento, se encontró que en todos los consultados se daba esta situación, ya sea en el punto físico o en su oferta en línea, en donde casi siempre la diferencia entre el precio actual y el "valor original" del producto muestra un descuento de cerca de $200.000.

Sobre la legalidad de los establecimientos en San Andresito que tienen rótulo de la Dian, el exdirector de la institución Gustavo Cote, destacó que hay que tener en cuenta que “muchos de los almacenes que están ubicados allí se encuentran formalizados en términos de cumplir obligaciones tributarias y en algunos de esos establecimientos no se podría justificar que no estén cumpliendo en debida forma con deberes tributarios”.

LOS CONTRASTES

  • Gustavo CoteExdirector de la Dian

    “Siempre en el interés del consumidor está no solo la circunstancia de pagar un precio cómodo, sino lograr una garantía que no frustre sus aspiraciones al adquirir el producto”.

  • Efraín Gómez TorresAdministrador tienda virtual Vid Games

    “En comercios como San Andresito hay un margen de utilidad mínimo que ayuda a que ganen por ventas en cantidad, manteniendo los precios bajos y competitivos”.

Sin embargo, el exdirector de la entidad comentó que frente a los casos en donde los precios son casi $700.000 más baratos que en los mercados oficiales “nadie se puede decir mentiras, y es lógico que se están incumpliendo con las tributaciones de estos productos, lo que significa que seguramente están incurriendo en contrabando”.

Diego Páramo, vicepresidente ejecutivo de Épica dijo que si uno como persona trae las consolas, paga los impuestos y lo traduce al consumidor final pagando IVA y todo sobre la ley, tal vez los costos no estén tan alejados de los precios de los grandes supermercados.

Así mismo, el experto en tecnología comentó que “los costos asociados a tener un local en San Andresito son mucho menores a los de contar con una plataforma de tiendas en el sector retail, sin embargo, la diferencia de precios pasa por la evasión del impuesto al IVA que encarece en 19% el valor del producto”.

Sobre este punto se consultó a Falabella Colombia, a lo que la compañía respondió que no mencionaría las estrategias de otros comercios, pero aseguró que los precios que manejan en sus tiendas corresponden a “los precios del productor, los costos asociados a su importación, distribución, nuestra responsabilidad tributaria y la sana competencia entre empresas comercializadoras”.

Hay otras opciones en la baraja, como la que ofrece Vid Games, tienda virtual de consolas que de acuerdo con Efraín Gómez, su administrador, hace el proceso de importación.

Allí los valores de las consolas son similares a los de San Andresito, al menos en los productos Play Station en los cuales se especializan, además de los que traen al país por encargo. “El margen de utilidad es más bajo, por lo que los comercios en línea nos estamos acercando a los precios de San Andresito o a veces ofrecemos precios mejores y captamos más público; las garantías son las mismas de tres a seis meses por cada producto nuevo por defecto de fábrica”, explicó Gómez.

Un punto clave a revisar es la garantía que se ofrece sobre los productos en los diferentes tipos de comercio, pero se encontró que siempre varían entre seis meses y un año por factores de daños de fábrica. La diferencia radica en un cambio de consola inmediato en el comercio informal, mientras que en los oficiales, el cambio tiene un proceso más largo.